El final es en donde partí

Unión descendió de la B Nacional en este 2015 y se desconoce si participará del Federal A el año próximo debido a las complicaciones económicas surgidas de la investigación por lavado de activos sobre Francisco Pagano, quien sostenía al plantel superior.

20/12/2015
El final es en donde partí
(Fotos: QUÉ Digital)
Germán Ronchi

Autor: Germán Ronchi

gronchi@quedigital.com.ar @germanronchi

El año próximo se cumpliría una década. Unión se coronó en 2006 como el mejor de Mar del Plata y ahí comenzó su meteórico crecimiento en los torneos de ascenso del interior, de la mano de Francisco Pagano. Pero “Cacho” quedó maniatado en este 2015 y todo se derrumbó a punto tal que el “Celeste” aún desconoce si participará del Federal A 2016, donde cayó tras el reciente descenso en la B Nacional. Así, aparentemente en 2016, la única representación del fútbol del club será en el ámbito local. Como hace 10 años, cuando empezó todo.

Realmente efímero. Así fue el paso de Unión en la B Nacional. Alternó buenas y malas. Sufrió la falta de experiencia en casi todas sus líneas. La salida de Gustavo Noto y la llegada de Walter Otta cuando ya no había mucho por hacer.

En los detalles perdió y empató muchos partidos. Ahí estuvo el factor de la experiencia. Un plantel rico en calidad, que intentó jugar pero sin el equilibrio que se requiere en esta categoría. Es que cuando debió defenderse en algunos partidos no supo hacerlo. Sus futbolistas eran más ofensivos que defensivos.

Por más análisis futbolístico que se haga, en el fútbol mandan los números. Y los de Unión fueron pésimos: ganó apenas 7 partidos, empató 16 y perdió 19. Además hizo solamente 36 goles y le marcaron 60.

La economía del club no está en su mejor momento. De hecho, el sostén principal Francisco Pagano debió soltarle la mano al plantel superior en gran parte por la investigación en su contra por el presunto intercambio de 20 mil cheques provenientes de fondos ilícitos. Por esto es que aún se desconoce cuál será el futuro de Unión en el fútbol, si participará o no del próximo Federal A.

 BUEN ARRANQUE 

Unión tuvo un comienzo a la altura de la B Nacional. En apenas tres fechas había demostrado poder competirle a cualquiera. La idea de juego propuesta por Gustavo Noto era por demás interesante. Porque a pesar de haber sido el benjamín de la categoría no se achicaba, por el contrario, era agresivo, intenso y buscaba siempre ser protagonista, en Mar del Plata o fuera de ella.

El ritmo propuesto desde el inicio fue muy difícil de extenderlo por 90 minutos, con lo cual su rendimiento declinaba por momentos, en los que apelaba al toque lateral y a la solidez defensiva. Pero si esta fallaba, el rival lo hacía evidente al lastimar.

Empató en el debut con Santamarina (hoy cerca del ascenso), perdió con Chacarita y venció a Guaraní Antonio Franco en sus primeros pasos.

 LA TORMENTA Y LA CALMA 

Unión había logrado una presentación completa como local. Consiguió un gran triunfo ante Guaraní Antonio Franco por 2 a 0 con una solvente actuación. Esta, su primera victoria en la B Nacional acrecentó la confianza de plantel que una semana después se trajo un punto en una visita importante ante Independiente Rivadavia de Mendoza.

Después llegó el comienzo de la caída. No se pudo sacar diferencias ante Juventud Unida de Gualeguaychú en Mar del Plata y a la semana siguiente recibió un golpazo al ser aplastado por 4 a o en Paraná ante Patronato. Pero había una chance de recuperarse rápido a los pocos días, cuando recibió a All Boys en el Minella. Aquí tuvo un gran primer tiempo, pero en el complemento se quedó, intentó liquidar el pleito a través de contraataques, no pudo y sobre el final la visita lo tuvo contra las cuerdas tras alcanzar el 2 a 1. Sufrió más de la cuenta, pero la solvencia defensiva fue un estandarte.

Un estandarte que se cayó a pedazos un par de días después en Pergamino, donde Douglas Haig lo humilló con un claro y contundente 5 a 0. Y en la vuelta a Mar del Plata, Gimnasia de Jujuy le ganó 3 a 2.

El futuro ya lo hacía temblar. Una nueva visita, algo que le venía saliendo muy mal. Gustavo Noto buscó un equipo combativo, pero que también tuviera respuestas ofensivas para dar el golpe en San Luis ante Estudiantes. No tuvo esa suerte, pero pudo reivindicarse con un empate sin goles, para frenar ese mal trago que venía soportando varias fechas atrás.

Al día siguiente llegó la noticia que sacudió el mundo “Celeste”: Francisco Pagano, fue detenido por efectivos de la agencia internacional de policía Interpol. Es que La Moneta es investigada en Estados Unidos en una causa por presunto lavado de dinero.

PAGANO EN EL JUZGADO 2

La fiscal de Montana Victoria Francis denunció en mayo del 2013 que los directivos de La Moneta habían cambiado 20 mil cheques en la sucursal neoyorquina del Banco Nación por 24 millones de dólares.

Nada cambió en lo inmediato dentro del campo de juego. La reivindicación se extendió a su siguiente encuentro en Mar del Plata. Y no sólo volvió a la victoria sobre Sportivo Belgrano, sino que además se despachó con un contundente 4 a 0, que le permitió apaciguar algo las heridas sufridas tanto en Paraná como en Pergamino.

 EL FANTASMA DEL DESCENSO 

Unión había logrado atravesar un fuerte temporal, en el que había acumulado tres derrotas casi consecutivas, habiendo recibido 12 goles. Se levantó con un empate en San Luis y una goleada sobre Sportivo Belgrano como local.

Parecía haberle encontrado la vuelta al asunto, a la categoría. No obstante, el siguiente tramo del certamen fue muy duro para el “Celeste” ya que recibió cuatro cachetazos y apenas una caricia. Situación que lo dejó inmerso en los últimos lugares de las posiciones en zona de descenso.

En su tabla, esa que disputa con los otros nueve equipos recién ascendidos a la categoría, lo esencial era estar en el lote de arriba, por eso eran trascendentales los enfrentamientos con ellos. Tras la goleada a Sportivo Belgrano, el elenco marplatense debió recibir a Atlético Paraná. Tuvo un mal desempeño y le tocó caer por la mínima diferencia.

Después tuvo que visitar a un encumbrado Los Andes. Y fue un gran espectáculo, para propios y extraños. Sobre todo para propios porque, aunque finalizó un tanto acorralado, Unión consiguió un notable triunfo por 3 a 2, dando muestras de su gran potencial ofensivo.

Al regreso, enfrente estaba Boca Unidos de Corrientes. Ahí se vio la diferencia de categoría, de experiencia. No hubo excusas, sólo reconocimiento para una situación evidente: la superioridad de los correntinos.

UNION (3) caruso

Una semana más tarde, el “Celeste” enfrentó a otro de esos rivales directos antes mencionados: Gimnasia de Mendoza. De visitante. No fue un mal rendimiento el del equipo en líneas generales, pero entre lesionados y modificaciones tácticas, Gustavo Noto debió realizar seis modificaciones. Y con todo lo que ello implica, no jugó mal, pero cayó otra vez por la mínima diferencia (1-0).

Unión fue después hasta Caballito, con la esperanza de volver a la senda victoriosa ante un golpeado Ferro. Pero pasó todo lo contrario. Aún con la vuelta de seis habituales titulares, el elenco de Gustavo Noto volvió a pagar muy caro dos errores y sucumbió ante los dirigidos por Marcelo Broggi. Y esta derrota terminó por hundirlo en la zona de descenso.

 SALIÓ A FLOTE 

La cuarta caída sucesiva, a manos de Villa Dálmine en el José María Minella, había calado hondo en el plantel y el cuerpo técnico. Fue el primer amague de Noto en cuanto a su continuidad. Y si bien Francisco Pagano ya había superado los 8 días en los que estuvo detenido, empezaron las complicaciones económicas. Había mucha incertidumbre al respecto y el panorama se fue oscureciendo.

Tácticamente hubo importantes modificaciones, más allá de los nombres propios. Encontró un equilibrio preciso para no exponerse demasiado, debido a la gran cantidad de jugadores ofensivos que tiene el plantel, ni se refugió exageradamente. Y los resultados fueron acompañándolo.

El “Celeste” sumó un buen punto frente a Atlético Tucumán. El cual parecía ratificarse en Mar del Plata ante Guillermo Brown, pero una mínima desatención, la pagó con el empate. Después llegó el triunfo en el duelo postergado ante Central Córdoba de Santiago del Estero. Volvió a sumar un punto de visitante, ante Instituto de Córdoba, para finalizar la primera rueda.

Pero lo más importante llegó después, con el resonante triunfo sobre el otrora líder Santamarina, en Tandil. Ahí dejó atrás el descenso. Y lo ratificó pocos días después, al golear a Chacarita por 4 a 1 en condición de local.

UNION 01

 EL PRINCIPIO DEL FIN 

Como una ironía del destino, ese triunfo ante Chacarita, que le permitió conseguir aire en su lucha por permanecer, fue el último en la categoría. Los resultados comenzaron a darle la espalda y nuevamente al fondo tras la derrota por 3 a 0 ante Atlético Paraná.

Pese al buen juego ejercido en la mayoría de los partidos, la falta de gol hizo que el “Celeste” no pudiera despegar del fondo de la tabla de posiciones. Fueron seis empates y cuatro derrotas, con apenas tres goles a favor.

 EL CAMBIO DE ENTRENADOR 

Esa racha de diez juegos sin ganar precipitó la salida de Gustavo Noto. Mejor dicho, su renuncia, esta vez indeclinable tras el 0-3 ante Atlético Paraná. Con nueve fechas por jugar, en un rápido movimiento dirigencial se contrataron los servicios de Walter Otta. Llegaba de dirigir a Acassuso, en la B Metropolitana, desde diciembre de 2013. Antes, registró un buen paso por  Villa Dálmine donde logró un ascenso a la B Metropolitana.

 EL FINAL 

Trabajó, buscó alternativas, pero nada cambió. Continuó mereciendo más de lo que consiguió. Los resultados son los que mandan y la realidad se mide en ellos. Y con Otta como entrenador, Unión acrecentó su racha negativa y descendió. Aun dependiendo de sí mismo, no hubiera permanecido porque perdió seis partidos de los nueves restantes. Y los otros tres los empató, inclusive el último juego ante Instituto, en el que se imponía por 2 a 0, pero dos errores le quitaron la sonrisa de irse de la categoría con menos dolor.

En definitiva, el 2015 de Unión fue totalmente opuesto a lo que acostumbraba. El “Celeste” creció de una manera fugaz en los últimos 10 años. Un crecimiento tan fugaz, como fue su paso por la B Nacional.

Ver más: , , , , , , , , ,

Comentarios