Las orillas opuestas de Río

Mariano Mastromarino y Ayelén Tarabini tuvieron un 2015 a puro brillo, pero con finales dispares: el atleta clasificó a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, mientras que la gimnasta quedó en el umbral por una grave lesión.

21/12/2015
Las orillas opuestas de Río
(Foto: archivo / QUÉ Digital )
Germán Ronchi

Autor: Germán Ronchi

redaccion@quedigital.com.ar @germanronchi

Mariano Mastromarino y Ayelén Tarabini. Los marplatenses tuvieron un desempeño sobresaliente en sus respectivas disciplinas. No sólo en este 2015, sino en el año anterior también. Un cúmulo de éxitos para poder meterse en la gran cita del deporte mundial, como son los Juegos Olímpicos que se desarrollará el año próximo en Río de Janeiro. El atleta cruzó hasta la otra orilla y llegó; la gimnasta se lesionó en el camino y quedó del este lado. Las dos caras de la moneda.

A fines de 2014, Mastromarino dio el primer indicio de lo que se concretaría este año: se impuso en el Maratón de Buenos Aires, clasificándose al Mundial de Beijing y a los Juegos Panamericano de Toronto. Afuera de Londres 2012 por tan sólo veintiséis centésimas, el fondista marplatense ya se perfilaba para convertirse en atleta olímpico.

Luego llegó la competencia en casa, el Maratón de Mar del Plata, pero el “Colo” compitió en los 21K. Y, lógico, se subió a lo más alto del podio. Por entonces, en una charla con QUÉ, Mastromarino apuntó que no iría a Beijing y que su mirada estaba puesta en Canadá para lograr la marca exigida para las olimpíadas.

Esos éxitos se prolongaron en este 2015. De hecho en el primer mes volvió a correr 21K y se impuso en las calles de Miami. Y en marzo se destacó en la primera fecha del Grand Prix Sudamericano al ganar por tercera vez consecutiva en los 10000 metros. Ya en junio, pensando en Toronto, se adjudicó otro Medio Maratón.

En los Panamericanos volvió a hacer historia Mastromarino. Logró subirse al tercer escalón en el Maratón, pero no pudo hacer la marca mínima y comenzó a buscar nuevos horizontes donde poder conseguir la ansiada clasificación a Río 2016.

Y le apostó todo a Valencia. En el Maratón español, el marplatense pudo festejar: con un tiempo de 2 horas, 15 minutos y 36 segundos consiguió el ansiado pasaje a los Juegos Olímpicos, a los que otra marplatense como María de los Ángeles Peralta ya había conseguido dos meses antes en Berlín.

tarabini

La carrera de Ayelén Tarabini estuvo signada por éxitos y lesiones. Estas últimas marcaron también su vida deportiva. Lesión, recuperación, éxito y lesión. Así, como si se tratara de un ciclo ineludible. La gimnasta marplatense de apenas 23 años tuvo un 2015 brillante. Pero hasta octubre. Sí, ahí, a un paso de los Juegos Olímpico de Río.

Rotura del tendón de Aquiles derecho. La misma lesión que la dejó fuera de Londres 2012, pero en la otra pierna. Como si se tratara de un plan macabro del destino. Durante la rutina de suelo en su debut en el 46to. Mundial de la especialidad en Glasgow, se acabó el sueño de llegar a Río 2016.

La marplatense accedió a siete finales en 2015: Cottbus, Alemania (cuarta en suelo y octava en viga) y de la Copa del Mundo de Doha, Qatar, de marzo pasado (quinta en suelo, séptima en viga y sexta en salto), y cuarta en salto en Eslovenia.

En mayo, la gimnasta artística obtuvo el segundo puesto en Suelo y Viga y se mantuvo como la número 1 del mundo en Suelo. En julio participó en los Juegos Panamericanos de Toronto. Y aunque se metió en la final All Arround, no tuvo podio. Pero en septiembre su nombre apareció en todos lados: La Federación Internacional confirmó que terminó el año en el primer lugar del ranking mundial en Suelo y Viga, sin competir en Croacia.

Al mes siguiente, en el Mundial de Escocia se le cayó el sueño. Ocho plazas a las olimpiadas estuvieron en juego y Ayelén se despidió de todo en el debut. No sólo no pudo en Glasgow, sino que la lesión la marginó del preolímpico.

 

En el 2016, Mastromarino estará en Río, mientras que Ayelén Tarabini estará en la otra orilla como le pasara previo a Londres 2012, recuperándose de una lesión y buscando revancha. Su corta edad le permite soñar que es posible.

Ver más: , , , , , , , , ,

Comentarios