Septiembre: el conflicto y la lucha en el Emhsa  

Fue un largo camino el emprendido por los trabajadores tras la quiebra de la clínica a comienzos de 2015: hubo reclamos, se logró la ley de expropiación, crecieron las dudas y finalmente llegó la tan esperada reapertura.

21/12/2015
Septiembre: el conflicto y la lucha en el Emhsa  
(Fotos: QUÉ Digital)

Cuando los trabajadores del Emhsa se enteraron, en febrero de este año, que la clínica cerraba sus puertas, los invadió la desesperación, la tristeza, el desconcierto. Es que, pese a que las cosas no venían bien desde hacía tiempo, la situación ahora era mucho peor: una clínica sin pacientes, profesionales sin certezas a futuro y un sinfín de trabas burocráticas y económicas a la orden del día.

El caso del Emhsa es un ejemplo de como la convicción y la lucha pueden tener resultados favorables. Justamente a fines de diciembre de 2015, y casi un año después de iniciado el conflicto, aquello que los trabajadores tanto anhelaban se hizo realidad: la clínica, ahora denominada “Sanatorio Eva Duarte,” reabrió sus puertas y muchos, finalmente, volvieron a trabajar.

El camino no fue fácil y mucho menos ligero: fueron meses de lucha, de trabajo para visibilizar un conflicto y de decenas de reuniones para lograr la intervención del Poder Legislativo y concretar la expropiación del inmueble, luego de un intento de compra fallido por parte del empresario Luis Barrionuevo y de numerosos idas y vueltas.

En el medio estuvieron los trabajadores, hubo desencuentros y hubo divisiones, pero sobre todo hubo empuje: el de más de 300 familias que lucharon por recuperar sus puestos de trabajo y su dignidad. Cuando en febrero se anunció el cierre, en el marco de un proceso judicial de quiebra, el primero en aparecer fue Luis Barrionuevo, quien se comprometió a hacerse cargo del sanatorio y de los puestos de trabajo.

Sin embargo un mes después el propio Barrionuevo se echó para atrás y justificó su decisión al mencionar la existencia de “demoras, trabas y manoseo” por parte de la Superintendencia de Salud y de la Asociación de Obras Sociales (ADOS), propietaria del inmueble. Luego, comenzaría a rumorearse con la posible intervención de PAMI, que algunas semanas antes había sido acusada de adeudarle fondos a la clínica.

En el medio, esta vez no solo estuvieron los trabajadores: la falta de atención en la clínica derivó en mayor demanda en los hospitales públicos y se comenzó a hablar de una “crisis en salud”, en la que los principales afectados fueron los jubilados, ya que muchos se atendían en el Emhsa.

EMHSA EN GASTRONOMICOS 02

 

 EXPROPIACIÓN Y REAPERTURA 

Finalmente, el Ejecutivo nacional decidió ingresar al Congreso un proyecto de expropiación del inmueble, con el objetivo de que luego PAMI se hiciera cargo de la explotación de la clínica. Luego de tres meses de debate la iniciativa obtuvo el visto bueno y en julio se aprobó la ley de expropiación. Sin embargo, su reglamentación tardaría en llegar dos meses más y recién en septiembre PAMI recibió las llaves para hacerse cargo de la administración.

A partir de ese momento, la obra social comenzó a dar indicios respecto a la reapertura: tras comenzar a firmarse los contratos de reincorporación de los más de 300 trabajadores -quienes ya cobraron dos sueldos- el Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados contrató a los médicos a cargo de las especialidades y el pasado 21 de diciembre se concretó la apertura del Centro de Promoción y Promoción del “Sanatorio Eva Duarte”. Ahora, resta el avance para que, en algunos meses más, el nuevo sanatorio esté operativo en su totalidad.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , ,

Comentarios