Pinos de Anchorena

Crimen de Lucía

El brutal femicidio de la adolescente de 16 años conmocionó al país y fue el disparador del histórico y multitudinario #ParoDeMujeres. Matías Farías, Juan Pablo Offidani y Alejandro Maciel están detenidos, acusados del aberrante hecho.

19/12/2016
Crimen de Lucía
(Fotos: QUÉ Digital)

Su rostro se transformó en pancarta, en bandera; el dolor de su familia se hizo carne en toda la sociedad; su historia fue, es y será la de las miles de mujeres que ya no tienen voz. Después del #NiUnaMenos, y mientras el movimiento de mujeres avanza paso a paso y conquista a conquista, el aberrante crimen de Lucía Pérez –ocurrido el 8 de octubre en la zona sur de la ciudad- no solo conmocionó a Mar del Plata, sino a todo el país.

Lucía Pérez tenía 16 años y el 8 de octubre de 2016 fue su último día de vida. De acuerdo a la hipótesis que maneja el el Ministerio Público Fiscal, la adolescente fue violada, brutalmente asesinada en una casa ubicada en el barrio Alfar y trasladada por los presuntos autores del crimen al Centro de Salud de Playa Serena, ya sin signos vitales.

Su muerte conmocionó a la ciudad, primero, y al país después. Y no fue para menos: sin ir más lejos, la descripción de la fiscal a cargo de la causa, María Isabel Sánchez, fue contundente. “Hubo una agresión sexual infrahumana”, dijo la funcionaria ante los medios, luego de que el caso transcendiera –inicialmente- como una presunta sobredosis accidental.

Por el hecho hay tres hombres detenidos: Matías Gabriel Farías, de 23 años; Juan Pablo Offidani, de 41; y Alejandro Maciel, de 61. Por fuera de las diferencias de edad y las posibles vinculaciones entre ellos, el factor común que los une tiene que ver con un historial vinculado al consumo de estupefacientes y al rol de las adicciones en la sociedad; incluso Maciel se desempeñaba dentro de un Centro Provincial de Atención en Adicciones (CPA), dependiente del Estado.

OFFIDANI 02

En el caso de Farías y Offidani, quienes fueron detenidos horas después del hecho, ambos están imputados por abuso sexual seguido de muerte y venta de estupefacientes a menores, en tanto que Maciel está acusado de encubrimiento agravado. Los tres permanecen detenidos en la Unidad Penal 44 de Batán luego de que la Justicia de Garantías confirmara su prisión preventiva.

Pese a que el crimen ocurrió hace poco más de tres meses, lo cierto es que todavía no fue definido el causal de la muerte; sin embargo, lo que sí está claro -al menos para la fiscal Sánchez- fue el proceso de captación de los acusados en la previa al femicidio.

De acuerdo a su hipótesis, fueron Farías y Offidani quienes le vendieron droga en la puerta de la escuela a la adolescente y, al otro día, la trasladaron a la casa del barrio Alfar donde la obligaron a consumir drogas y la violaron hasta que murió a causa, presuntamente, del dolor sufrido. Luego, ayudados por Maciel, lavaron el cuerpo, lo vistieron y lo trasladaron a la sala de salud de Playa Serena donde dijeron que la menor había colapsado por el consumo de drogas.

En ese marco, y durante su paso por Tribunales, dos de los acusados –Offidani y Maciel- dijeron ser inocentes, ya que aseguraron una y otra vez solo haber trasladado a la menor a la sala de salud, tras su descompensación. En el caso de Farías, el imputado se negó a declarar y para la fiscal Sánchez el joven de 23 años es el autor material del hecho, aunque todavía restan los resultados del cotejo de ADN y los estudios complementarios.

 DEL ABERRANTE CRIMEN AL PARO DE MUJERES 

En tiempos de empoderamiento femenino, y con las consignas #NiUnaMenos y #VivasNosQueremos más que instaladas, el crimen de Lucía traspasó las fronteras no solo de la ciudad sino del país: su historia llegó a las portadas y primeras planas de medios internacionales que, horrorizados, reflejaron el brutal homicidio de la adolescente.

MARCHA POR LUCÍA SERENA 06

En Mar del Plata, fueron Matías, Marta y Guillermo quienes se pusieron al hombro el pedido de Justicia. Es que, tanto el hermano de Lucía como sus padres –en medio de tanto dolor e incluso tras ser amenazados, días después de la muerte de la joven- decidieron hablar, gritar y hacerse escuchar, para así encontrar respuestas. Así fue cómo encabezaron las distintas y multitudinarias movilizaciones que se realizaron en la ciudad, y que en definitiva fueron la antesala de un hecho histórico: el primer #ParoDeMujeres, que se concretó el 19 de octubre en todo el país.

Según estimaciones oficiales, ese día más de 20 mil personas salieron a la calle en la ciudad, vestidas de negro, con carteles y un solo deseo: terminar de una vez por todas con la violencia machista.  A simple vista, la multitud se extendió a lo largo de unas diez cuadras, casi un kilómetro de asfalto. Y esa misma escena se repitió en el país y hasta en el mundo.

“Tenía una hija con futuro, ahora no tengo nada”, decía en una entrevista Marta, la mamá de Lucía. En sus palabras, y en su mirada perdida, el reflejo de tantas historias: las que llegan a los medios, las que se diluyen en el camino, las que nunca obtienen Justicia. El crimen de Lucía se transformó en un caso testigo, en una muestra de todo lo mal que está la sociedad. Sin embargo, y pese a que son tres los detenidos, lo cierto es que para ella el tiempo ya se detuvo y no volverá. Por eso, y a tres meses de su femicidio, solo queda que haya Justicia.

NI UNA MENOS PARO DE MUJERES LUCIA

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Comentarios