Macri: incidentes y escándalo

Una visita del presidente y la gobernadora María Eugenia Vidal al barrio Belisario Roldán incluyó represión policial, gritos, insultos y piedrazos. Tras todo eso, la interna judicial se convirtió en protagonista.

18/12/2016
Macri: incidentes y escándalo
(Fotos: Lucho Gargiulo / QUÉ Digital)

El paso por el barrio Belisario Roldán del presidente Mauricio Macri y la gobernadora María Eugenia Vidal el pasado 12 de agosto quedará registrado quizás como uno de los más hostiles y violentos que vivió el gobierno. Es que en la previa, durante y en el después hubo incidentes, insultos, cantos en contra, piedras que volaron y tensión.

Todo empezó antes de que se iniciara el acto en el que las autoridades anunciaron $24 millones en obras de hábitat para el barrio Belisario Roldán y otros $41 millones para El Martillo.

Mientras el acto se organizaba en el terreno de Roca y Calaza, a cuatro cuadras, sobre San Lorenzo, una columna de Votamos Luchar marchaba e intentaba llegar hasta donde ya había apostado otro grupo del movimiento y otras organizaciones sociales y políticas dispuestas a escrachar a las autoridades.

Mientras avanzaban, una decena de efectivos del Grupo de Ayuda Departamental (GAD) –que supervisa cada una de las movilizaciones que se producen en la ciudad- llegó y se desplegó sobre la calle para impedir que la columna avanzara.  En ese momento, entre algunos insultos, los efectivos sacaron sus palos, lanzaron gases lacrimógenos y luego comenzaron a disparar balas de goma.

Tras ello, una vez comenzado el acto a unas pocas cuadras de la represión, diferentes agrupaciones sociales escracharon a los funcionarios ni bien comenzaron a hablar. Cada palabra era respondida con cantos e insultos. “Macri, basura, vos sos la dictadura”, fue uno de los cantos que se escuchaba desde el fondo del terreno por parte de organismos de derechos humanos que rodearon el lugar con una bandera con fotos de los desaparecidos.

Producto del clima que se vivía, los discursos fueron escuetos, y por momentos desafiantes con frases como “gracias por aprender a vivir en democracia y saber que en la democracia se elige, se ganan y se pierden elecciones”,  de María Eugenia Vidal. Eso hizo que los ánimos se caldearan aún más. Y al momento de la retirada de los funcionarios hubo más gritos, empujones, discusiones entre los que estaban a favor y en contra, piedrazos contra la policía y golpes.

Cuando Macri y Vidal ya habían dejado el lugar, los enfrentamientos siguieron, la policía intentó llevarse detenidos a algunos jóvenes, pero luego desistió y volvieron a volar algunos piedrazos contra la fuerza, que comenzó a replegarse.

Tras ello, la marcha de buena parte de los manifestantes se dirigió hasta la avenida Alió donde permanecería cortado el tránsito por algunas horas con una intensa quema de gomas.

anuario MACRI Y VIDAL EN MAR DEL PLATA ACTO INCIDENTES Y REPRESION   (9)
anuario MACRI Y VIDAL EN MAR DEL PLATA ACTO INCIDENTES Y REPRESION   (5)
anuario MACRI Y VIDAL EN MAR DEL PLATA ACTO INCIDENTES Y REPRESION   (10)
anuario MACRI Y VIDAL EN MAR DEL PLATA ACTO INCIDENTES Y REPRESION   (4)
anuario MACRI Y VIDAL EN MAR DEL PLATA ACTO INCIDENTES Y REPRESION   (6)
anuario MACRI Y VIDAL EN MAR DEL PLATA ACTO INCIDENTES Y REPRESION   (7)
anuario MACRI Y VIDAL EN MAR DEL PLATA ACTO INCIDENTES Y REPRESION   (8)

 TRAS EL ESCÁNDALO, OTRO ESCÁNDALO: EL JUDICIAL 

“Son delitos graves, afectan la convivencia en democracia”, fueron algunas de las primeras apreciaciones del fiscal federal general de Mar del Plata, Daniel Adler, horas después de los incidentes y al confirmar el inicio de una investigación por parte de la fiscal Laura Mazzaferri con intervención del juez subrogante Alfredo López. A lo largo de los días, quedaría expuesta una rivalidad manifiesta entre la fiscalía y el magistrado.

El inicio de la investigación mantuvo por parte de los actores judiciales acusaciones cruzadas entre ellos con la interna de “Justicia Legítima” de fondo.

El enfrentamiento por medidas investigativas que consideraron desacertadas de un lado y del otro derivaron en que el magistrado denunciara a los tres fiscales federales de la ciudad por “incumplimiento de deberes de funcionario público”, dado que los acusó de entorpecer la investigación.

En el medio, el diario Clarín publicó un supuesto informe de inteligencia que buscaba vinculaciones políticas en los ataques y el propio juez decía que eso no estaba en el expediente y que no sabía de la existencia de tal informe.

Pero si algo por demás insólito tuvo esta causa en el medio fueron movilizaciones a favor y en contra del juez López, que durante días se convirtió en figura excluyente de la ciudad. Primero, agrupaciones de izquierda se manifestaron en la puerta de su juzgado luego de que López nombrara en los medios al dirigente Ricardo Berrozpe como uno de los responsables, y después tuviera que rectificarse cuando un grupo de abogados intentó asumir su defensa al argumentar que el dirigente no era parte del proceso.

A eso, le siguió una marcha en apoyo: cientos de marplatenses, entre ellos dirigentes políticos de Cambiemos, apoyaron al juez con una marcha frente a su juzgado. Antes, el intendente Carlos Arroyo y su gabinete lo visitaron para entregarle una carta de respaldo. Lo propio hizo el ministro de Seguridad provincial, Cristian Ritondo.

anuario VOTAMOS LUCHAR PROTESTA JUEZ LOPEZ CORREPI INCIDENTES MACRI  (19)
anuario VOTAMOS LUCHAR PROTESTA JUEZ LOPEZ CORREPI INCIDENTES MACRI  (20)
anuario VOTAMOS LUCHAR PROTESTA JUEZ LOPEZ CORREPI INCIDENTES MACRI  (21)
anuario VOTAMOS LUCHAR PROTESTA JUEZ LOPEZ CORREPI INCIDENTES MACRI  (17)
anuario APOYO JUEZ LOPEZ JUZGADO (2)
anuario APOYO JUEZ LOPEZ JUZGADO (1)
anuario APOYO JUEZ LOPEZ JUZGADO (3)

En el terreno judicial, López rápidamente dejó de estar al frente de la causa a partir de la reincorporación del juez al que estaba subrogando, Santiago Inchausti, que lo primero que hizo fue ponerle fin a la exposición pública de la causa.

Meses después se conoció un dictamen de un cuerpo especial de fiscales que se creó en el que se le pidió al juez que identifique al sospechoso de haber arrojado un objeto contra el auto presidencial y ordene su captura además de lanzar duras críticas contra el accionar de la Policía Bonaerense en aquella jornada y hasta solicitar que se investiguen los delitos de incumplimiento de deberes y malversación de caudales, dado que fue destinada una menor cantidad de efectivos en relación a lo convocado oficialmente.

Ante este escenario, aquel silencio elegido por Inchausti y su juzgado llegó a tal extremo que ante publicaciones oficiales del Ministerio Público Fiscal que dieron cuenta de que había un detenido no salieron ni a corregir que eso no era así. Lo que hubo fue un menor identificado y convocado a declarar. Hasta ahí llegó la información, y hasta el día de hoy desde la fiscalía federal y desde el juzgado se niegan a dar información de una causa que generó semejante escándalo.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Comentarios