Instrucciones

Arrastrar Usar flechas Cambiar vista
img1

Anuario 2017 Mar del Plata

img2

Enero Arroyo y un conflicto inesperado: fiestas electrónicas blindadas

img3

Febrero Crisis en Cultura: el “vaciamiento” denunciado a todo el país

img4

Marzo Conventillo incendiado: resurgir tras la desolación

img5

Abril Mar del Plata, indefensa y expuesta en medio de los temporales

Mayo Caso Gianelli: juzgan y absuelven a la docente Analía Schwartz

img7

Junio Hundimiento del Repunte: el Estado volvió a naufragar

img8

Julio Choferes fantasmas: Inza y otros cinco empresarios, procesados

Agosto Barro en el sur: el impacto de la lluvia en barrios abandonados

Septiembre Acampe, cadenas y falta de respuestas: 17 días en Desarrollo Social

Octubre Ganó Cambiemos y se quedó con la mitad más uno del Concejo

img8

Noviembre Submarino ARA San Juan: búsqueda, tragedia y dolor

Diciembre Basura, un problema repetido y atravesado por la marginalidad

Anuario 2017 Mar del Plata

FOTOS DEL AÑO

NOTAS DEL AÑO

COBERTURA ELECCIONES 2017



Enero Arroyo y un conflicto inesperado: fiestas electrónicas blindadas

El primer mes del año empezó con un conflicto inesperado y sorpresivo: tras la tragedia ocurrida en Costa Salguero en 2016 y a tan solo días de la realización de los eventos ya convenidos por los empresarios, el gobierno de Carlos Arroyo decidió firmar un decreto para dejar “suspendidas” las fiestas de música electrónica en General Pueyrredon, con el objetivo de “preservar la salud de personas en un ámbito donde se produce consumo de drogas y alcohol”.

Como era de esperarse, la sorpresiva resolución del Municipio generó enojó y desconcierto; los empresarios dejaron en claro el impacto negativo –teniendo en cuenta que en muchas de las fiestas se anunciaba la presencia de artistas internacionales que ya estaban contratados, entre otros compromisos ya asumidos- y los propios jóvenes que asisten a estas fiestas dijeron sentirse discriminados por los dichos del gobierno y hasta hicieron un after frente al Municipio para exponer su descontento.

En medio de la expectativa creada y de la incertidumbre, el gobierno dio marcha atrás y adelante sobre sus propias decisiones y aunque en todo momento se intentó minimizar la situación -se buscaba a toda costa evitar que se hablara de una “prohibición”- lo cierto es que la orden del Ejecutivo era no autorizar la realización de las denominadas fiestas electrónicas.

Con cuestionamientos por parte de los empresarios y una gran repercusión a nivel nacional, el intendente decidió, tras la polémica, comenzar a dar algunas certezas: tras distintas reuniones con los empresarios, Arroyo informó que las dos primeras fiestas previstas en Mute y Destino Arena podrían realizarse a partir de un acuerdo alcanzado entre el gobierno y los productores y debido a que “estaban pedidas con anterioridad a la entrada en vigencia del decreto”.

En ese momento, y sobre las próximas fiestas anunciadas para el verano, se indicó que “no tenían autorización previa ni ningún contrato firmado con ningún particular que generara derechos consolidados”. Sin embargo, con el correr de las semanas, el resto de las fiestas anunciadas tendrían el mismo destino: serían autorizadas.

Un capítulo aparte merecen, sin dudas, los operativos de seguridad para las fiestas: más de 90 policías entre la Local y la Bonaerense, efectivos de Drogas Ilícitas con perros entrenados, policía motorizada y Policía Federal, además de personal de Defensa Civil e Inspección General y seguridad privada contratada por las empresas fueron de la partida.

El control fue exhaustivo para cada persona que quería entrar a las fiestas: los autos ingresaban de a uno y eran parados, les pedían a los conductores que apagaran el motor y a todos los ocupantes que bajaran. Revisaban el vehículo, baúl incluido, y a cada persona. En los controles, que buscaban drogas entre las pertenencias de las personas, fueron incautados elementos como desodorantes, perfumes, lápiz labial, encendedores, botellas de agua u otra bebida y hasta chicles.

Febrero Crisis en Cultura: el “vaciamiento” denunciado a todo el país

En los primeros días de febrero, la ciudad y el país pudieron observar en la pantalla de la Televisión Pública cómo un grupo de artistas marplatense subió al escenario del Teatro Auditorium a recibir un premio Estrella de Mar con una extensa bandera y un duro discurso en repudio al “vaciamiento” en la Secretaría de Cultura municipal, un conflicto que se mantuvo en el tiempo.

En simultáneo a lo que ocurría en el interior de la sala, en las afueras del edificio también permanecía un reclamo efusivo y con el mismo objetivo: exigir la renuncia de la responsable del área, Silvana Rojas, acusada desde que asumió de, por ejemplo, mantener los recortes en los programas barriales y del personal de prensa, el conflicto con el Club Español por el Teatro Colón y de las idas y vueltas contra el Circo La Audacia y la Comedia Municipal, entre diversos casos.

“Jamás (pensé en renunciar) y tengo el apoyo total del intendente y de mis compañeros de gabinete”, aseguró la funcionaria días después de los Estrella de Mar, al tiempo que cuestionó los métodos elegidos por los artistas para protestar.

Ante este panorama, los artistas se encolumnaron detrás de la “Asamblea en Defensa de la Cultura” para desarrollar distintas actividades y festivales en reclamo de una situación delicada, también reflejada en los ataques a los centros culturales Séptimo Fuego y Club del Teatro, en los capacitadores que quedaron sin trabajo o en los 220 talleres en los barrios que, según denunciaron, fueron desestructurados por el gobierno.

Otro de los focos de conflicto a lo largo del año fueron los artistas callejeros, a quienes desde el Municipio, en muchos casos, no les renovó o les rechazó el permiso para poder ejercer en los distintos paseos turísticos de la ciudad e incluso sufrían amedrentamiento por parte de inspectores del Municipio para evitar que siguieran en la vía pública. Tales fueron los casos de Juan José Agüero y Gabriel Pace, artistas que denunciaron a viva voz la desidia de la cartera municipal hacia los artistas.

Pasaron los meses, pero los conflictos, las denuncias y las manifestaciones de los artistas continuaron, al igual de Rojas en su cargo con el respaldo del intendente Carlos Arroyo.

Marzo Conventillo incendiado: resurgir tras la desolación

Paredes negras y otras derrumbadas, casas destruidas, escombros, cables cortados, vidrios rotos. En un paisaje de desolación, pero también de reconstrucción se transformó el conventillo ubicado en la zona de Chile y Moreno luego de que la noche del 7 de marzo un gran incendio afectara buena parte de las casas y casillas y unas 30 familias perdieran todo.

Aquella noche las llamas se desataron cerca de las 20 en el departamento 5 y los propios vecinos llamaron a los bomberos. Rápidamente, varias dotaciones arribaron al lugar, donde se encontraron con un incendio de gran dimensión, que combatieron durante algunas horas. Muchos de los afectados pasaron la noche en el lugar, no solo para custodiar sus pertenencias sino porque las llamas se reavivaron en algunos sectores y el miedo fue grande.

Horas después, la Justicia ordenaría la detención de Roberto Bazán, el hombre acusado de haber provocado el incendio del conventillo al prender fuego la casa de su expareja, luego de una discusión que habían maniendo ese mismo día a la tarde.

“Los bomberos no llegaron ni tarde ni tampoco rápido. Vino el primer camión y no tenía presión el agua; no sé si es nafta o gasoil lo que usan para darle presión al agua, y tuvo que esperar que viviera otro camión. Ya para esto se había propagado el fuego porque esto es una construcción vieja en la que se comunican los techos entre sí. Entonces donde agarró de un lado, agarró en todos. No se pudo parar más. Ni la billetera de la mesa pude agarrar, yo no saqué nada”, relataba Hernán, uno de los vecinos, al día siguiente.

Pasados dos meses, la reconstrucción de lo que se podía, empezó a avanzar lentamente. Los restos de algunas casillas o casas se tiraron abajo, otras se reconstruyeron. Todo el proceso se entendiócomo un mientras tanto permanente. Incluso, algunas familias volvieron a vivir en sus antiguos lugares, a fuerza de reconstrucción.

La situación de llevó a que el Municipio anunciara la tramitación de terrenos fiscales y la construcción de módulos habitacionales para los afectados, familias enteras que en pocos minutos se quedaron sin nada.

Abril Mar del Plata, indefensa y expuesta en medio de los temporales

Aunque los fenómenos de mal tiempo se sucedieron prácticamente durante todo el 2017, lo cierto es que abril fue un mes por demás difícil para Mar del Plata: por el fuerte temporal que azotó a la ciudad llegó a haber casi 200 evacuados, además de cientos de calles anegadas, barrios sin luz y casas y comercios afectados por el ingreso de agua, producto de las precipitaciones.

Al igual que sucedió en 2016, el mal tiempo fue característico en este 2017 y las tormentas y temporales con intensos vientos y gran cantidad de lluvia dejaron sus marcas, en especial en los barrios periféricos. En abril, el fenómeno duró varios días y por eso no solo se vieron suspendidas las clases sino que gran parte de la ciudad quedó paralizada.

Aunque los casi 200 evacuados pudieron regresar a sus hogares una vez finalizado el temporal, las familias afectadas sufrieron pérdidas muy grandes. Por ese motivo, e incluso varios meses después del fenómeno meteorológico, numerosas organizaciones barriales y sociales continuaron reclamándole al Estado la asistencia que en ese entonces fue prometida.

En números, durante el 2017 la caída de precipitaciones superó ampliamente el promedio anual histórico de Mar del Plata: para mediados de diciembre de este año ya se habían acumulado 1400 milímetros cuando el promedio de lluvias de los últimos 10 años es de 921. Y eso, naturalmente, se vio reflejado en las calles de la ciudad.

El temporal que azotó a Mar del Plata en abril dejó consecuencias que se sintieron más allá de los días o las semanas posteriores al fenómeno; hubo comercios que perdieron gran parte de su mercadería y los productores frutihortícolas hablaron de pérdidas millonarias como consecuencia del mal tiempo. Ambas situaciones motivaron que el Partido de General Pueyrredon fuera incluido en la declaración de emergencia productiva y social por inundaciones, en el marco de la Ley 27.355.

A modo de ejemplo, y en lo relativo a los comercios, por primera vez en muchos años el Centro Comercial del Puerto se vio colmado de agua, al igual que la calle 12 de Octubre y buena parte de la Avenida de los Trabajadores. Justamente en el centro comercial, Prefectura debió ingresar al sector con gomones y los efectivos trabajaron durante horas para evitar mayores inconvenientes, dado que resultaba imposible cruzar la calle sin mojarse al menos hasta las rodillas.

Mayo Caso Gianelli: juzgan y absuelven a la docente Analía Schwartz

Cuatro años después de presentadas las denuncias, y tras un proceso judicial por demás demorado, el Tribunal Oral en lo Criminal Nº1 absolvió en mayo de 2017 a la docente de música Analía Schwartz, quien llegó al debate imputada por 9 casos de abuso sexual infantil y 6 de corrupción de menores contra nenes de entre 3 y 5 años cuando eran alumnos de los colegios Fleming y Gianelli entre 2012 y 2013.

En lo que fue un extenso debate oral -el juicio comenzó el 23 de febrero y se extendió hasta el 16 de mayo, con algunas intermitencias-, la docente que estuvo representada por la polémica abogada Patricia Perelló defendió su inocencia, dijo sentir miedo por el accionar de los padres y admitió también haber creado un perfil trucho en redes sociales para defenderse, convocar marchas a su favor y denostar a los padres.

Por su parte, la querella y el Ministerio Público Fiscal basaron sus exposiciones en el testimonio de los menores, quienes en cámara gesell relataron los abusos denunciados, y además hicieron hincapié en lo verosímil de los dichos de los niños; en sus alegatos, la defensa de Schwartz pidió la absolución de la docente, en tanto las querellas solicitaron 28 años de prisión con detención inmediata para la imputada y el fiscal Fernando Castro pidió 24 años.

El día de la sentencia, el palacio de Tribunales estuvo blindado por efectivos policiales. Y las sensaciones conocida la decisión de los jueces Facundo Gómez Urso, Aldo Carnevale y Pablo Viñas fueron opuestas. “Se hizo justicia”, dijo Analía al retirarse de Tribunales, mientras los padres denunciantes dejaron a la vista su dolor, convencidos de que sus hijos fueron abusados y de que no hubo reparación de la Justicia.

En sus fundamentos, los magistrados criticaron duramente a la perito oficial que realizó las cámaras gesell -en consonancia con la postura de la defensa de la imputada-, cuestionaron al desempeño acusatorio del fiscal y sustentaron su decisión en la inexistencia de indicios físicos probatorios de abusos sexuales. Además, elevaron un pedido a la Procuración para que se revean los protocolos en las investigaciones de abuso sexual infantil.

Por fuera de las cuestiones judiciales, y tras la sentencia, para la docente de música comenzó una nueva etapa, pero para los padres también: lejos de bajar los brazos, organizaron marchas y concentraciones en defensa de los niños, con el objetivo de demostrarle a sus hijos que, pese a que Justicia no lo hizo, ellos sí les creen

Más allá de eso, tanto las querellas como el Ministerio Público Fiscal apelaron la decisión de los jueces por lo que aún resta la definición del Tribunal de Casación Penal. A mediados de diciembre se concretó una audiencia oral en la que las partes expusieron sus argumentos y hoy la expectativa de las familias está puesta en dos escenario posibles: que se revoque la sentencia y se condene a la docente o que se ordene la realización de un nuevo juicio oral.

Junio Hundimiento del Repunte: el Estado volvió a naufragar

El 17 de junio se hundió el buque fresquero marplatense “Repunte”. Pero no se hundió sólo: con su naufragio, el Estado volvió a demostrar las fisuras de una actividad económica tan clave como abandonada en la ciudad y que en los últimos 16 años registró 81 muertes de trabajadores.

La tragedia ocurrió a 80 kilómetros de la costa de Chubut y allí, de los 12 tripulantes, sólo sobrevivieron dos marplatenses de los diez que habían zarpado cuatro días atrás de Comodoro Rivadavia, junto a un marinero oriundo de Puerto Madryn y otro de Capital Federal. El avión, el helicóptero y los guardacostas que estaban involucrados en la búsqueda, sólo hallaron tres cuerpos y tras el cierre de la búsqueda siete permanecen desaparecidos.

Los familiares se manifestaron desde el primer día y lograron visibilizar la problemática al elevar sus reclamos a distintos estratos del Estado: desde reuniones con la gobernadora María Eugenia Vidal –quien admitió que el gobierno no había hecho lo suficiente-, la elevación de un pedido de informes y la realización una audiencia pública en la Cámara de Diputados, y el empleo de la Banca 25 en el Concejo Deliberante.

Sin embargo, aún continúan exigiendo el cambio de la carátula de la causa a “estrago doloso” y el reflotamiento del casco del buque, lo cual permitiría hacer las pericias pertinentes para saber lo que ocurrió. No obstante, según denuncian, son objetivos complicados por los intereses económicos que hay detrás del caso, como los del dueño del buque, el empresario Luis Caputo, quien aseguran no dio explicaciones a los familiares.

Además de las movilizaciones simultáneas con Puerto Madryn y Capital Federal, las expresiones artísticas y los festivales, la lucha candente de la multisectorial estuvo mes a mes en el Puerto, donde se manifestaron en cada una de las dependencias de Prefectura, fuerza a la que responsabilizan por el accionar durante la búsqueda y por la falta de control de los buques que zarpan. En ese sentido, los familiares destacan la labor del juez Gustavo Lleral, quien apartó a Prefectura de la investigación y se hizo cargo de la causa hasta su designación en el caso Santiago Maldonado.

El hundimiento del Repunte no fue uno más. Fue el que impulsó a decenas de familias de diversas tragedias marítimas a organizarse detrás de la multisectorial “Ni un hundimiento más”, y así el Repunte aglomeró el reclamo de decenas de familias sumidas en el dolor, y el de miles, que esperan semana a semana que los trabajadores del puerto, sostenes de la economía familiar, regresen a sus casas porque, tal como graficó la hermana del capitán, Fabiana Sánchez, pese a la situación estructural de la flota pesquera, “la necesidad es grande” y los barcos siguen saliendo.

Julio Choferes fantasmas: Inza y otros cinco empresarios, procesados

En el marco del avance de la investigación de los “choferes fantasmas”,  la Justicia Federal procesó a mediados de julio a seis de los empresarios implicados, entre ellos Juan Inza, por defraudación al Estado Nacional ya que están acusados de haber falseado declaraciones juradas en las que figuraban empleados en blanco que nunca fueron contratados –y eran desocupados- para el cobro de más de $16 millones correspondientes a subsidios entre enero, febrero y marzo de 2016.

El juez Santiago Inchausti procesó sin prisión preventiva a Juan Inza -el titular de las empresas de transporte 25 de Mayo, 12 de Octubre y Libertador-, Diego Basílico -de la Peralta Ramos-, Juan Inza -padre-, Federico José Pomero -contador-, José Alberto Ferraresi y Carlos Málaga por considerarlos “prima facie” coautores penalmente responsables en orden a la presunta comisión del delito de defraudación en perjuicio de la administración pública por doce hechos en concurso real. Para ellos, ordenó trabar embargos hasta cubrir la suma de $20 millones.

Indujeron al error al Estado Nacional, concretamente al Ministerio de Transporte de la Nación, inscribiendo a 357 personas como choferes con la única intención de acceder al cobro del subsidio conocido como Compensación Complementaria Provincial, lo que generó una defraudación a la administración pública por un monto superior a los 16 millones de pesos aproximadamente”, estableció el juez en sintonía con lo revelado por QUÉ Digital desde el inicio de la causa judicial.

Previo a que se dictara el procesamiento, Juan Inza se negó a declarar y sólo lo hizo a través de un escrito en el que presentó una postura insólita y pidió que la Justicia tuviera en cuenta ciertos reparos por “lo dificultoso que resulta dirigir empresas de transporte con una amplitud de servicios en tres partidos, General Pueyrredón, General Alvarado y Mar Chiquita”. Asimismo, reconoció que fue él quien decidió la operatoria, aunque sostuvo que no fue su “intención perjudicar las arcas públicas”.

Meses antes, y en el preciso momento en que se conocía la imputación de los empresarios, el ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich, sorprendía, de alguna manera, al declarar que quien debía controlar las declaraciones juradas presentadas por los empresarios era el gobierno municipal. Esos dichos no hicieron otra cosa más que ser coincidentes con las declaraciones que distintos funcionarios del área brindaron después ante la Justicia, donde ratificaron que “el organismo de control sobre las empresas del interior resulta ser cada Municipio”.

Tras el procesamiento de los seis empresarios, ahora se espera la resolución de la Cámara a partir de las respectivas apelaciones presentadas por las defensas.

Agosto Barro en el sur: el impacto de la lluvia en barrios abandonados

Agosto fue otro mes golpeado por las fuertes lluvias en Mar del Plata. Y el agua combinada con la falta de mantenimiento básico de las calles de barro en los barrios del sur hizo que los reclamos se sucedieran y crecieran en intensidad luego de que a poco de terminar julio un grupo de vecinalistas llevara el barro hasta la puerta del despacho del intendente Carlos Arroyo para hacerle notar la problemática y exigirle respuestas.

Luego de aquella particular protesta que descolocó al gobierno, un nuevo temporal en agosto volvió a colapsar una gran cantidad de calles en el sur, una zona en la que se reitera la falta de trabajos a cargo de la Delegación Vieja Usina, y que hasta ha derivado en presentaciones formales de la Defensoría del Pueblo advirtiendo sobre una virtual “paralización” por falta fondos.

San Jacinto, Playa Serena, Nuevo Golf y Parque Independencia fueron algunos de los barrios en los que no se podía circular por la acumulación de barro y agua. Entonces, un nuevo reclamo: “Huellas de la ciudadanía invisible”. Así se tituló la protesta que montaron el 23 de agosto un grupo de vecinalistas del sur en el hall de la Municipalidad, y consistió en exhibir zapatillas embarradas para mostrar cómo se vive en el sur.

Dos días después, el intendente recorrió San Jacinto, Playa Serena y San Patricio y dijo que “estos barrios padecen las lluvias porque, en realidad, nunca se ha planificado nada”. Además, les comunicó a los vecinos: “Estamos abocados a dar una solución porque sabemos el problema que hay”.

Pasadas las semanas, y de considerar como “insuficientes” las respuestas dadas por el gobierno municipal, un grupo de vecinalistas del sur decidió elevar un petitorio a la Provincia con el objetivo que desde allí se proyecten obras hídricas y de urbanización para diversos barrios de la zona sur.

Con el paso del tiempo, y ante nuevas lluvias, se volvió común ver cómo camiones y colectivos se encajan en los barrios o cómo el transporte público suspende sus servicios por no poder circular por determinadas zonas. Conflictos reiterados de este tipo han llevado hasta que un vecinalista de Nuevo Golf se encadene durante un día de la Municipalidad para que mejoren las calles.

Septiembre Acampe, cadenas y falta de respuestas: 17 días en Desarrollo Social

El 13 de septiembre, las cooperativas nucleadas en la Agrupación Nueva Esperanza comenzaron un acampe en la delegación local del Ministerio de Desarrollo social, en representación de alrededor de 160 familias que reclamaban respuestas después de las consecuencias que les dejaron los fuertes temporales a los hogares en situación de vulnerabilidad de la periferia.

Las afueras del Asilo Unzué fueron durante 17 días la base de los reclamos de decenas de personas, el epicentro de la falta de soluciones por parte del Estado al problema habitacional y el objetivo de las fuerzas de seguridad, que en más de una oportunidad se hicieron presentes para “amedrentar” a los manifestantes, según denunciaron.

La falta de respuestas se evidenció desde el primer día, cuando la responsable del área y excandidata a concejala por Cambiemos, Florencia Ranellucci, cerró las puertas de la delegación y, según denunciaron desde la organización social, los amenazó con iniciarles una causa penal. No obstante, incluso los propios trabajadores de la dependencia criticaron la decisión y se solidarizaron con la protesta.

Además, desde las organizaciones relataron que a las 5 de la mañana del primer día de manifestación, les enviaron seis móviles de Infantería y formaron columnas con sus escudos a modo de “amedrentamiento”, hasta que comenzaron a llamar a los medios de comunicación y se retiraron, aunque no fue la única oportunidad en la que recibieron tal visita.

A partir del sexto día de acampe, el reclamo llegó a las puertas de la Municipalidad, donde cinco mujeres se encadenaron y una de ellas debió ser hospitalizada. Cuatro días después, esta vez parte de la organización llegó hasta el hall del Palacio comunal y otro grupo se manifestó en la calle, mientras que en el despacho del intendente, el secretario de Hacienda, Gustavo Schroeder, presentaba su renuncia. 

En el decimosexto día de acampe, fue clave para destrabar el conflicto ya que un grupo de mujeres llevó el reclamo al Parque Industrial, donde la ministra Carolina Stanley participó de un acto oficial. Pese a que la funcionaria dijo no estar al tanto del conflicto de su propia cartera, las mujeres lograron que se las cite para horas después, donde se comprometieron a gestionar en tiempo razonable las ayudas directas y trabajo a las 159 familias en situación de vulnerabilidad, hecho que derivó en que el prolongado acampe finalizara.

Octubre Ganó Cambiemos y se quedó con la mitad más uno del Concejo

Sin dudas, el gran ganador de las elecciones legislativas de octubre en Mar del Plata fue Cambiemos, con el 48% de los votos, lo que se tradujo en el dominio que mantendrá en el nuevo Concejo Deliberante que quedó conformado el 10 de diciembre. De las doce bancas en juego, el oficialismo se quedó con seis y eso le permitió sumar doce en total, más un “aliado” del cercano bloque Crear. La otra buena elección fue para el kirchnerismo que ganó cuatro bancas y así pasará a tener seis. Quien también logró entrar al Cuerpo fue 1País, que ingresó dos ediles al nuevo deliberativo. Acción Marplatense hizo su peor elección en años.

Cambiemos sumó más de 187 mil votos en la ciudad de la mano de la lista encabezada por Vilma Baragiola, quien llegó al 10 de diciembre para renovar su banca tomándose repetidas licencias hasta entonces desde que dejó su cargo como secretaria de Desarrollo Social para “abocarse a la campaña”. Al asumir, se abrazó con Carlos Arroyo como si las diferencias políticas no existieran, pero están a la vista. Las doce bancas del oficialismo las ocupan Guillermo Saenz Saralegui -reelegido como presidente del HCD-; Guillermo Arroyo; Patricia Serventich; Natalia Vezzi; Mario Rodríguez; Marcelo Carrara; Vilma Baragiola; Guillermo Volponi; Angélica González; Ariel Martínez Bordaisco; Cristina Coria; Mauricio Loria. Su bloque aliado, Crear, solo está representado por Alejandro Carrancio.

El kirchnerismo, por su parte parte, llevó a Marcos Gutiérrez como primer candidato, sacó cerca del 26%, más de 103 mil votos y sumó cuatro concejales, por lo que el bloque del Frente para la Victoria / Unidad Ciudadana quedará con seis integrantes: Marina Santoro; Balut Tarifa Arenas; Marcos Gutiérrez; María Virginia Sívori; Daniel Rodríguez; Verónica Silvina Lagos.

Además, la tercera fuerza que logró ingresar concejales tras los comicios es 1País. Lo que hasta ahora era el Frente Renovador puso en juego dos bancas al terminarse los mandatos de Cristian Azcona y Héctor Rosso. Y ahora ocupan esas bancas Ariel Ciano y Mercedes Morro, primero y segundo de la lista, respectivamente, tras obtener el 10,45% y más de 40 mil votos.

Sin dudas, el gran perdedor del 22 de octubre fue Acción Marplatense, el partido vecinal que fuera comandado por el exintendente Gustavo Pulti y que no solo no logró superó el piso del 8.33% de los votos para ingresar concejales, sino que quedó último en cantidad de votos: poco más de 15 mil, el 4,05%. De esta manera, AM perdió una banca -la que hasta diciembre ocupó Alejandro Ferro- y se quedó con tan solo tres lugares: Claudia Rodríguez; Marcelo Fernández; Santiago Bonifatti.

La fuerza que quedó más cerca de ingresar pero no pudo fue el Frente de Izquierda -encabezado con Alejandro Martínez- con un notable crecimiento electoral, aunque no le alcanzó: 21.546 votos, es decir el 5,60%. En tanto, en quinto lugar y sin poder ingresar concejales quedó Cumplir, que encabezó Fernando Maraude, lista que cosechó 17.286 votos, el 4,49%.

Noviembre Submarino ARA San Juan: búsqueda, tragedia y dolor

El 15 de noviembre de 2017 el submarino ARA San Juan, que había partido desde Ushuaia de regreso a Mar del Plata, perdió comunicación con la Armada Argentina. Su desaparición desató un megaoperativo de búsqueda con apoyo de fuerzas internacionales sin precedentes en la historia argentina, pero las esperanzas de hallar con vida a sus 44 tripulantes se diluyeron con el paso de las semanas. Pasado el mes de incertidumbre, con nulas probabilidades de rescate, las familias exigen que la búsqueda no cese, que se investigue lo que ocurrió y que haya justicia.

La última posición conocida del ARA San Juan fue en el área de operaciones a través del Golfo San Jorge, a 240 millas náuticas, el equivalente a 432 kilómetros. Los esfuerzos de exploración se mantuvieron durante las 24 horas. Aeronaves y barcos de más de una decena de países trabajaron en la zona de búsqueda, con tecnología traída hasta el Puerto de Comodoro Rivadavia que asombró por su avance hasta a la propia Armada. El presidente Mauricio Macri viajó a Mar del Plata para hablar con los familiares en la Base Naval de Mar del Plata y días después envió al ministro Oscar Aguad.

“Explosión”. Esa fue la palabra que marcó un antes y un después en la tragedia del ARA San Juan. Enrique Balbi, vocero de la fuerza nacional, la pronunció el 23 de noviembre por la mañana. En el extenso parte de ese día, fue la única palabra que sobresalió. Los familiares de los tripulantes, que desde las primeras horas de búsqueda aguardaron por los 44 en la Base Naval de Mar del Plata, entraron en llanto; algunos se descompensaron; otros destrozaron parte de las instalaciones de la Base y gritaron: “Los mataron”. Ambulancias, abrazos, consternación, dolor.

De allí en adelante la búsqueda continuó entre la especulación mediática amarillista, la bronca de los familiares y las respuestas de la Armada que ya dejaron de alimentar la esperanza. Días después, se dio por finalizado el operativo de rescate ante la escasa probabilidad de hallar con vida a la tripulación del submarino.

Al cumplirse un mes desde la última comunicación, el pasado 15 de diciembre, la Armada informó que fueron detectados 27 contactos por los buques que operan el área, pero ninguno se correspondió con el submarino. Actualmente sólo hay tres unidades en operación en la zona de tareas. En el día 30, los familiares volvieron a salir a las calles. “Búsqueda y rescate”, gritaron una y otra vez a lo largo de los casi 7 kilómetros de recorrido de una marcha que comenzó en la Base Naval y terminó en la Catedral repitiendo a viva voz esa exigencia entre banderas argentinas, remeras y carteles con el rostro y los nombres de algunos de los 44 tripulantes con la necesidad de saber qué fue lo que ocurrió, algo que al día de hoy, un mes días después, todavía no está claro.

La tragedia del submarino ARA San Juan enfrentó a los familiares de su tripulación con la Armada Argentina. El jefe de la Base Naval de Mar del Plata pasó a retiro y ahora exigen que en el Congreso Nacional se cree una comisión organizadora que investigue lo que ocurrido, pero sin que la fuerza participe. El intendente Carlos Arroyo se quebró cada vez que habló del tema y resumió el dolor que le generó la tragedia con una frase: “Es una placa de plomo en nuestras almas”. El alambrado perimetral de la Base Naval está plegado de mensajes, fotos, banderas argentinas, dibujos del submarino, plegarias por los 44 tripulantes del submarino que todavía no ha podido ser localizado. La tragedia se convirtió en otro capítulo negro de la historia, pero los familiares exigen que la última palabra del relato, sea justicia.

Diciembre Basura, un problema repetido y atravesado por la marginalidad

Carlos Arroyo lleva dos años en el poder y la basura sigue siendo un problema pendiente de resolución. Acuerdos con Hugo Moyano para pagarle a los recolectores, un repetido anuncio “ilegal” de a arrestar a quienes arrojaran residuos, conflicto con los trabajadores de limpieza de centros de salud, luego con los empleados municipales, más recientemente con los policías que trabajan en el Predio de Disposición Final y antes con los recuperadores informales. La separación de residuos en origen disminuyó en la gestión y el viejo basural sigue exponiendo la foto más marginal de una Mar del Plata que sigue sucia.

En los primeros meses de gestión el conflicto estuvo centrado con la empresa 9 de Julio, lo que derivó en repetidos paros que dejaron por días a la ciudad sin recolección. Pero en el 2017, el problema con la basura sumó nuevas aristas: los recuperadores informales, hartos de las condiciones en las que están los playones del Predio, bloquearon en más de una oportunidad el acceso al lugar, impidiendo así que los camiones pudieran descargar. Pese a las protestas, se cumplió hace poco un año de las promesas hechas por el gobierno, pero se incumplió lo que se prometió.

A principios de octubre, por segundo mes consecutivo, el funcionamiento de los centros de salud se vieron afectados por un problema entre el Municipio y la empresa Fumigación y Limpieza, a cargo de la limpieza de los mismos. Los trabajadores hicieron paros y protestas por falta de pago de sus salarios. En medio del problema, Arroyo convocó a sus funcionarios para que limpiaran los centros de salud y a través de las redes sociales, la gestión mostró con orgullo a sus secretarios y secretarias de Salud, Cultura, Desarrollo Social y de Inspección General con trapeadores, baldes y cepillos limpiando, mientras el personal contratado pedía en las calles cobrar su sueldo.

El basural, mientras tanto, es tierra de nadie. Lo reconocen quienes allí trabajan. En noviembre de este año, el basural estuvo paralizado por más de 24 horas partir de un reclamo salarial de efectivos que cumplen en el lugar horas de Policía Adicional (Polad). En diciembre, por el mismo motivo, la recolección se vio afectada durante seis días consecutivos y algunas horas. Fue el conflicto más extenso del año por este tema. La postura de los gremios, Camioneros y Uocra, respectivamente, era que sin seguridad no podían trabajar y que el paliativo de la seguridad privada no funcionaba. Entonces, en la zona del basural sólo persistieron por esas horas los recuperadores informales, a quienes nadie escuchó y nadie dio respuestas. Mientras tanto, en 24 meses y por el mismo servicio, el intendente Arroyo le aumentó el canon a la empresa 9 de Julio más de un 42% y actualmente paga casi 65 millones de pesos por mes.

Trabajo infantil en el basural. Este flagelo tristemente naturalizado, según los recuperadores, ha cambiado. Mejor dicho, se ha agravado. Antes se calculaba que había unas 300 familias que “trabajaban” con la basura. Las gestiones que se venían haciendo para que los menores dejaran de ir, se cayeron hace por lo menos dos años. Hoy, de día hay unas 300 familias con chicos y por las noches otras 200 más.

A días de comenzar el 2018, en la puerta de una nueva temporada de verano y tras dos años de gestión de Cambiemos, la basura sigue siendo un problema. Ni la seguridad en el predio ni la recolección están 100% garantizados. El basural, a pesar del tiempo, sigue albergando a menores y adultos que revuelven las bolsas en busca de subsistir y sigue exponiendo la cara más pobre y marginal que conserva Mar del Plata en el siglo XXI.