Pinos de Anchorena
BLOG

Misterios de la vida: broches

Misterios de la vida: broches

Sigo develando misterios de la vida cotidiana (1), de la vida chiquita que pasa durante la gran vida. Porque uno puede recordar el día de su boda, pero también recuerda que ese mismo día también se quemó la lengua con el café o tuvo que apretar bien el pomo de pasta de dientes para sustraer las últimas moléculas de sustancia.

En esta oportunidad, vamos a indagar sobre un misterio al que no se le da tanta importancia como tal vez debería: los broches de ropa. Pequeñas pincitas de madera o plástico que son reutilizables, duraderas y resistentes, pero que siempre estamos comprando.

Es algo que siempre tenemos y al mismo tiempo siempre tenemos que comprar más. A continuación mis teorías con altísimo valor científico.

TEORÍA A: SON ROBADOS POR LAS AVES

Bien se sabe que las aves hacen sus nidos con ramitas que encuentran por ahí (2). Si tenemos en cuenta que los broches de madera son algo así como ramitas con formas, no sería descabellado pensar que nuestros broches son utilizados por esos seres para empollar sus huevos.

No por ser aves tienen que resignarse a tener un nido sin un buen deck en la entrada para poner unas reposeras y tomarse una fresca en las noches de verano.

Blog Lucia Broches

 

TEORÍA B: DESAPARECEN DEBIDO A LA MIGRACIÓN ESTACIONAL

Debido al crudo invierno, los broches comienzan la marcha migratoria a tendederos más cálidos. Estos llegan a alguna soga en algún lugar con clima más agradable y allí tienen a sus crías.

El problema es que en Mar del Plata siempre hace frío y les pinta no volver, y uno se queda con la ropa húmeda en la mano sin saber qué hacer.

Blog Lucia Broches1

 

TEORÍA C: CAEN AL SUELO Y SE TRANSFORMAN EN YUYOS

Siempre tenemos algún “culito de perro” en el jardín, pero… ¿Cómo llego allí? ¿Alguna vez alguien vio una semilla de esa florcita?

Pues mi teoría es que estos yuyos coloridos nacen de broches que al estar en contacto con la tierra pasan por un proceso de transformación en el cual pasan de ser broches a plantas.

Blog Lucia Broches3

 

Una vez más los invito a colaborar con sus propias teorías en la sección de comentarios, porque si hay algo que le gusta a la humanidad es develar sus misterios.

(1) Digo develando misterios porque si pongo que sigo al pedo queda mal.

(2) Como nosotros cuando encontramos palets en la calle y al toque queremos hacer sillones, mesas, naves espaciales, baños químicos o un especiero que suplante el especiero que hicimos con el cajón de verduras.

 

Fauna marina

Fauna marina

Considerando que el verano está por llegar, hoy les vengo a presentar la fauna marina que he descubierto durante las temporadas veraniles (si, veraniles) en mi Mar del Plata natal.

Mucha gente piensa que en las playas de mi ciudad solo hay turistas, mallas pérdidas y hombres buscando a las dueñas de dichas mallas. Pero no, también hay otras cosas. Hay seres vivos que van más allá de las merluzas y los lobos marinos. Hay criaturas como estas:

El Pez Jeringa:

Blog Lucia1

El pez Jeringa habita las costas marplatenses todo el año. Suele vivir entre las piedras y su pasatiempo favorito es clavarse en los pies de la gente y contagiar curiosas enfermedades.

Las Medubolsas:

Blog Lucia5

Las Medubolsas son también residentes todo el año de la ciudad. Aunque hay más cantidad y variedad durante el verano, ya que la llegada de turistas anuncia la época de apareamiento de estas criaturas invertebradas.

El Cangrepucho:

Blog Lucia3

El Cangrepucho, simpático crustáceo, producto el vicio humano de puchear, que habita en casi toda la playa, mayormente en la orilla, debajo de la arena y en cúmulos cercanos a tachos de basura, donde desarrolla una especie de simbiosis con las pequeñas colonias de yerbas usadas.

La Preservanguila:

Blog Lucia2

La temible preservanguila suele aparecer por las mañanas, luego de las noches calurosas donde turistas y locales aprovechan la oscuridad de la playa para… conocerse mejor.

Cardúmenes de Colillas:

Blog Lucia4

Los cardúmenes de Colillas siempre se mueven en conjunto. Más allá de que al nacer están solas, por alguna extraña razón (el viento, la marea o el destino) estos bichitos se reúnen en la espuma del mar y en sectores específicos de la playa en sí. Formando simpáticos cardúmenes.

Aunque estos animalitos son dentro de todo gente piola, no es buena señal su abundancia. Así que ya saben… este verano, cuando vayamos a la playa, no olvidemos llevarnos todo lo que nos trajimos.

Triples y adaptadores

Triples y adaptadores

Una habla de misterios de la vida y al toque la gente piensa en el amor verdadero, la salsa del Big Mac o por qué el sueldo se cobra por mes si solo dura 15 días. Pero los misterios de la vida son más pequeños y universales. Son situaciones que vivimos todos, cosas que nos pasan a todos sin distinción. estoy

En esta ocasión trataremos de develar el misterio de por qué vivimos yendo a la ferretería amiga a comprar triples y adaptadores ya que nunca hay uno a mano cuando lo necesitamos. No importa cuántos recordamos haber comprado, siempre hay uno solo y lo estamos usando para el router de la compu o para enchufar la depiladora eléctrica que nos trajeron de Noruega y tiene cinco patitas en forma de triángulo.

No podemos sentarnos a pensar qué es lo que sucede con estos chirimbolitos tan necesarios en la vida doméstica, porque tenemos que trabajar, hacer nuestras actividades, atender a nuestras familias. Por suerte hay gente como yo que supo hacer todo en la vida para poder tener estos ratos “al pepe” para pensar en las cosas que la gente ocupada no puede, pese a que también son afectados.

Mis teorías son las siguientes:

TEORÍA A: “SE PERDIERON SOLOS”

A veces la respuesta más simple es la correcta. Basándonos en este enunciado podemos decir que los triples y adaptadores están en una isla varados viendo como les crece la barba, sin saber que en alguna casa, algún reproductor de DVD los necesita. Quizás simplemente salieron del tercer cajón de la cocina (1) a explorar o a comprar puchos y luego no supieron volver, ponele… que se yo.

Blog lucia enchufes

TEORÍA B: “SE ENCUENTRAN, SE ESCAPAN Y SE CASAN”

Con esto de que ahora todos se pueden casar con todos, estos pequeños objetos lo aprovechan para vivir su amor plenamente. Mi teoría es que una vez juntos, adaptadores y triples se enamoran y se casan. Al triple le cuesta conseguir una pareja que acepte su gusto por los tríos, pero el adaptador, por su condición, se adapta fácilmente a los gustos peculiares de su cónyuge. Y ¿por qué se escapan? Bueno, para mí es porque temen ser separados en el uso doméstico.

Blog lucia enchufes1

TEORÍA C “ESTÁN TODOS EN UN TRENCITO INTERMINABLE”

Una de mis teorías más controversiales sobre este fenómeno cotidiano es que estos pequeños chiches domésticos se cruzan en algún momento con un “trencito” (2) y por su condición de “encastrables” se enganchan fácilmente a esta fiestita lineal e infinita en la que una vez hecho el contacto ya no pueden salir jamás. Aun no termino de concluir si la pasan bien o mal pero vamos a imaginarnos que están de fiesta, mientras nosotros buscamos desesperados alguno que haya safado y nos ayude a unir el cargador del celular con el toma de la pared.

Blog lucia enchufes2

Espero que mi trabajo de investigación les haya despejado (3) las dudas sobre el tema. Igualmente están invitados a dejarme sus teorías en la sección de comentarios, juntos con sus bellas y hermosas palabras hacia mi persona.

 

(1) Se sabe que el primer cajón es de los cubiertos, el segundo de los repasadores y por descarte en el tercero tenemos triples, adaptadores, cachitos de cable, cinta scotch y partes de cosas que se rompieron, guardadas allí con la intención de “pegarlas después con la gotita”.

(2) Cabe mencionar que lo más curioso de los trencitos es que el promotor de dicho fenómeno presente en todo tipo de festicholas siempre es el segundo de la fila. Para reflexionar…

(3) Igual, vieron como es Mardel, está despejado y de pronto se nubló, empezaron a caer zapatos talle 48 del cielo y un maremoto se comió a los lobos de La Rambla.

Echador de ambientes

El poder creativo de la humanidad se pone a prueba a la hora de inventar fragancias en aerosol que luego venden las fábricas de artículos de limpieza.

El mundo ya no huele solo a jazmín y lavanda, y no pensemos en tiempos más remotos que de pronto todos los recuerdos de infancia a lo sumo huelen a Espadol.

Ahora tenemos fragancias aromatizadoras de nuestro hogares como “amanecer en la montaña” o “caricias de algodón” y más abstractas como “espíritu de juventud” o “deja-vu” (1).

Todo en pos de que nuestro hogar huela bien, sobre todo a la hora de recibir visitas. Visitas que nosotros nos empeñamos en conservar cómodos y contentos en nuestra casa.

Pero, ¿qué pasa cuando las visitas que recibimos no son de las que nosotros preferimos que se queden? A veces la gente que se acerca a nuestra casa no es de nuestro agrado. Una suegra, un cobrador, la vecina charlatana, el vendedor de libros (2) o aquel tipo que escupe mucho al hablar (y habla muy de cerca).

Para estos casos y muchos más, falta por parte de las empresas dedicadas a la limpieza del hogar una propuesta distinta que cumpla estas demandas que nadie tuvo en cuenta. Algo que nos permita ahuyentar de forma sutil y silenciosa a aquellas visitas no deseadas. Un aroma que los invite pero a irse.

Mis propuestas (3):

“Campos de Azufre”, ideal para vecinas chot(epa!), suegras con pretensiones y cobradores de impuestos. Deléitese viendo cómo esta gente se aleja sin prisa pero sin pausa del umbral de su casa mientras fruncen algo más que la cara.

03

“Praderas del Basural”. Un fétido aroma que podemos aprovechar para cuando viene esa parentela que se hace la refinada y nos critica la vajilla. Haga sentir a sus visitantes como si estuvieran sentados tomando el té sobre el más oloriento monte de desperdicios del depósito de residuos local.

04

“Chiquero en verano”. No se dejen engañar por el nombre, este hedor espantador de cuñados pesados y mangueadores de favores se puede usar todo el año. Haciendo sentir al intruso como si hubiera acabado de enterrar las botas Pampero en el más inmundo barro hervido de la más apestosa pocilga (4).

02

“Sobaco de Parrillero”. Producto “de-luxe” de acción rápida. insuperable a la hora echar gente que te cae a comer de imprevisto y tenes que echar dos cajas mas de ravioles a último momento. El apetito de nuestra visita “paracaidista” queda totalmente arruinado.

01

“Vómito de Fernet”. solo para entendidos. Uno de los mejores exponentes de aromas asquerosos. Ideal para esas visitas que, más allá de las indirectas, no se van nunca. Con ese espantoso aroma, esta gente levanta campamento en no más de 10 minutos. Poder de “limpieza” de visitas indeseadas garantizado.

05

 

Espero haber hecho un bien para la humanidad y me voy retirando, porque acá medio que empezó a oler mal.

(1) El olor a deja-vu es un olor que sentimos que en algún lado ya lo habíamos olido.

(2) Si no ubicás al vendedor de libros, es porque sos muy joven, no te asustes.

(3) Donde dice “propuestas” indico mi voluntad de recibir a los CEO de cualquier empresa multinacional para charlar la producción de cualquiera de las fragancias. Donde dice “Mis” dejo claro que las ideas son mías y me tienen que dar plata. Gracias.

(4) Pocilga, además de describir perfectamente la habitación de un adolescente, también es sinónimo de chiquero.

De gatos…

De gatos…

Un día, hace como 6000 años, fuimos visitados por extraños seres que exploraban la galaxia buscando un planeta piola para quedarse a vivir.

Cayeron en un terreno baldío muy cerca de las cosechas de los antiguos egipcios, que con arduo trabajo recolectaban la cebada para poder hacer la birra que tanto les gustaba escabiar en aquellos tiempos; en estos tiempos también, pero eso son dos pesos aparte. (1)*

Los gatos eran seres de lo más perezosos. La mayoría de ellos, cansados de trabajar en su planeta, tramitaban la doble ciudadanía y se las tomaban a buscar otros planetas donde hubieran otros seres cuasi-inteligentes a los que pudieran explotar, someter y finalmente dominar y así regodearse en su crapulencia.

Los exploradores gatunos al llegar a un nuevo planeta se separan en grupos y realizan tareas de campo con el objetivo de detectar a la especie de mayor facilidad de dominar. Así empezar a hacer fiaca lo antes posible.

Bueno, ya conocemos todos el final de esta historia. En pocos años pasaron de cazarnos las lauchas en el maizal a dormir en nuestros sillones, todos ultrajados por sus uñas, mientras nos maúllan que quieren morfar. Nosotros no podemos atender a su llamado, porque estamos ocupados recogiendo sus “cosas” (2)* de un sanitario improvisado donde el gato decide casi desde el primer pis que ahí nos va a dejar esas “cosas” para que se las limpiemos.

Son parte de la familia, están de moda y dominan el pilar principal de la humanidad, Internet. Son venerados por las ancianas, al punto de saber que podemos encontrar a una geronte junta-gatos en cada barrio. Y a veces pareciera que a modo de asegurar la subsistencia, cada gato que nace ya tiene asignado una mujer soltera mayor de 35 que lo va a adoptar.

Y lo mejor es que de alguna forma nos tienen engañados, desde el principio. Los egipcios están hace miles de años secos y momificados y se deben seguir comiendo el bolazo de que los gatos eran dioses divinos, intocables, incuestionables, capos de la vida. Cuando todo el tiempo fueron y serán nuestros sometedores. Seres cósmicos que nos tienen bajo su poder, hipnotizados con sus largos bigotes. Nosotros queremos doblegarlos. Nosotros los adoptamos, los recibimos en nuestras casas y les hacemos sentir que la casa es de ellos.

Mucha gente se preocupa por si alguna vez van a venir extraterrestres de otras galaxias y van a esclavizar a la humanidad. Todos somos unos tontos, crease o no, algunos se dieron cuenta y otros siguen pensando. Señores, esto ya paso y sigue pasando. Estén alerta!

*(1)- Si usted gusta, puede acercarse a mi casa con dos pesos y con gusto debatimos sobre lo mucho que gusta escabiar en estos tiempos, pero ahora hablamos de los gatos.

*(2) Si, estamos hablando de caca.