“Cada disco de La Vela es una radiografía de su presente”

Sebastián “Cebolla” Cebreiro, una de las voces de La Vela Puerca habló con QUÉ de Érase, el último trabajo de estudio de la banda. 12 canciones que van entre el rock, la balada y el pop con el fin de contar historias.

20/12/2014
“Cada disco de La Vela es una radiografía de su presente”
Foto facebook oficial La Vela Puerca.
Juan Manuel Salas

Autor: Juan Manuel Salas

jmsalas@quedigital.com.ar @juasalas

Érase una vez hace 20 años, hace muchos discos y canciones cuando la Vela Puerca se formó. Érase una vez, antes de las giras internacionales y los recitales para miles de personas cuando unos uruguayos cruzaron el charco que separa Montevideo de Buenos Aires para recorrer el circuito under porteño, bar por bar y cantarle a persona por persona. Érase una vez, antes de esos shows en Mar del Plata multitudinarios, cuando tocaron en la Vinoteca Perrier como soporte de otra banda. Érase una vez que nació el cariño, que el rock nacional argentino adoptó a La Vela. Érase una vez nuevas historias, nuevas canciones, un nuevo disco llamado Érase.

La Vela Puerca tiene disco nuevo. Corrijo. Todos tenemos disco nuevo de La Vela Puerca. Érase salió a la calle el 27 de noviembre, doce canciones maduras que cuentan historias como si se tratara de un libro infantil. En este disco, su sexto de estudio, los uruguayos vuelven a las canciones breves y concisas, simples, personales e íntimas. Con ritmos variados, se pasean cómodamente entre el rock, la balada y el pop.

“Han pasado muchos años, han pasado muchísimos discos”, es lo primero que dice Sebastián Cebolla Cebreiro, una de las voces de La Vela Puerca y agitador oficial en cada show en vivo de la banda y, sobre el disco, agrega: “A nosotros nos gusta contar historias y Érase es como casi todos los principios de los cuentos infantiles”.

-¿Cómo aparece el nombre del disco?

-Por primera vez tuvimos un nombre antes de tener el disco grabado. Siempre nos pasaba todo lo contrario y teníamos que ir a rebuscar entre las letras algún nombre que identificara con el concepto del disco. Desde que terminamos Piel y Huesos, que fue un disco larguísimo, teníamos claro la idea de que este sea un disco corto. Teníamos como base esos dos conceptos antes de grabar el disco.

-Érase es una de las palabras disparadores de la narrativa…

-Claro, a nosotros nos gusta contar historias y Érase es como casi todos los principios de los cuentos infantiles, creíamos que era fundamental para el nombre de este libro musical o disco libro. El disco, si bien no tiene un hilo conductor entre las canciones, cada historia es un mundo aparte, pero sí están enfocadas en contar historias. También decidimos dividir el disco en capítulos y que sea un libro musical.

-¿Por qué deciden hacer esos separadores instrumentales en el disco?

-Fue para darle esa idiosincrasia de libro. Decidimos dividir el disco en capítulos y, si bien esos separadores musicales cortan el disco, te dan una pausa para prepararte de lo que viene después. Es una especie de lo que hacemos nosotros en vivo que lo dividimos en bloque. Esta vez llevamos esa idiosincrasia del vivo al disco, dividir por energías. El disco empieza con una cosita tranqui y arranca después con cuatro temas allá arriba, de lo más rockero. Después viene otro bálsamo y te pone en un mundo totalmente diferente. Los capítulos son separadores de estados de ánimo.

-¿Cómo fue la composición de las canciones?

-Las letras básicamente las llevamos cada uno y hacemos una especie de taller literario para contar de qué van las canciones. Es un juego que está buenísimo, porque cada uno pone sus inquietudes sobre la mesa. Se compone como se compuso siempre: tratando de que solamente el compositor lleve una parte de la escritura y después todos armamos las canciones para que ya no tenga la personalidad de uno, sino de toda la banda.

-¿Quedaron temas afuera?

-Quedaron algunos afuera, pero como que ya estaba el concepto del disco de antemano compusimos para eso. Las canciones se fueron decantando solas. Fue un disco que empezamos a componer totalmente desestresados. Empezamos allá por febrero en una cabaña en Bariloche, donde armamos un estudio y empezamos a demear. Fue muy descontracturado todo el proceso.

-En el disco tienen como invitado a Jaime Ross ¿cómo fue contar con él?

-Fue un antes y un después en la vida de La Vela. Nosotros decimos jodiendo: `Un día te levantaste y tenías cinco discos grabados y otro día te levantaste y tenías una canción grabada con Jaime Ross´. Un antes y un después para la banda.

-¿Cómo surge la idea de invitarlo para “¿Ves?”?

-Lo de los invitados surgió una vez que tuvimos grabado el disco. La premisa era no invitar a nadie. Pero cuando empezó a sonar “¿Ves?” le dije al Enano: `Esta canción tiene un aire a Jaime Ross, por favor vamos a invitarlo´. Le convidamos a que grabara, fuimos a la casa, estuvimos hablando de la canción, dio sus opiniones de la letra y en lo musical. Estuvimos totalmente abiertos a sus comentarios, es Jaime Ross un ícono de la música uruguaya. Fue una experiencia buenísima, en el estudio fue un soldado de primera línea, con una muy buena disposición tanto para grabar como para hacer el video. Se puso a las órdenes con cualquier cosa. Cuando le dijimos que iba a ser el corte lo llamamos, nos dio el ok y aceptó sumarse al video.

En el arte del disco se ve a través de un ojo de buey a un buzo, con escafandra antigua, que se encuentra explorando una biblioteca. El ojo de buey parece como sostenido por cuatro elefantes. “Esos son los elefantes que sostienen el mundo. El arte hace un recuerdo de Little Nemo, un comic de Nueva York de los años 20. El diseñador manejo esa estética que tiene esa fábula de cuento infantil, lo que nosotros teníamos en la cabeza el dibujo lo acompañó”, dice el Cebolla.

la vela puerca 02

Las dos voces de La Vela. En el fondo, el Cebolla. (Foto: Kito Mendes)

 

20 AÑOS NO SON NADA

“Han pasado muchos años, han pasado muchísimos discos. Las primeras experiencias en los ensayos fueron muy relevantes, no sabíamos tocar mucho. Han pasado 20 años y hemos aprendido a entender nuestra idiosincrasia. Hemos tenido que estar las personas a la altura de la banda y hemos transitado este camino con algo de dificultad, pero con mucha convicción”, dice el Cebolla, sobre esta llegada a la madurez de la banda.

-¿Cuál es la diferencia entre el presente y el pasado?

-La gran diferencia creo que es que hemos aprendido a manejarnos y autoabastecernos de nosotros mismos y esa es la gran virtud de la banda. Otra es que cuando tenés 20 años y empezás a tocar tenés un descaro que te da para hacer cualquier cosa. Después, a los 40, la vida te ha cambiado, los libros, los discos, la gente y eso te deja enseñanza, una enseñanza que te da una responsabilidad en el escenario cuando estás frente a mucha gente.

-¿Qué sentís con que en Argentina los hayamos adoptado como “nacionales”?

-Ese cariño que nos ganamos fue creciendo muy de apoco. No me sorprende porque lo siento muy genuino. Nos respetan el camino que hacemos, las cosas que decimos, la música que hacemos y fundamentalmente como nos hemos manejado ideológicamente. Es un cariño que no me extraña, pero que sí me hace muy bien.

-Pasaron 20 años y siguen siendo coherentes con ustedes mismos. ¿Cómo se logra eso?

-La Vela ha tratado de representar su presente, de hacer una radiografía del presente de cada momento que ha vivido. Cada disco es una radiografía del presente. Estamos muy orgullosos de lo que hemos construido. Y lo que hemos construido fue con una ideología que hemos ido construyendo a lo largo del camino. Cuando nos equivocamos, nos equivocamos conscientemente y cuando acertamos, también lo hacemos conscientemente.

-En los shows lo dejás todo. ¿Cómo vivís cada recital de La Vela?

-Se viven con las tripas en la mano. Nosotros lo que intentamos hacer con el Enano es cantar las canciones como el primer día que las escribimos. Con la convicción necesaria de mirar a la gente a los ojos y contares nuestra historia. Para transmitir emotividad tenemos una postura muy pasional. Intentamos tener las tripas en las manos, intentamos emocionar a través de la interpretación. El privilegio es pararte en un escenario y que te escuchen y no hay otra manera de vivirlo que no sea pasionalmente.

La Vela Puerca cierra un gran año, con gira internacional, la edición del dvd Uno Para Todos y el disco Érase. El año que viene, el 16 de mayo, presentarán Érase en Montevideo y el 12 y 13 de junio lo harán en Capital Federal en Buenos Aires. “Todavía no sabemos cuándo vamos a ir a Mar del Plata, necesitamos armar algo que acompañe. Mar del Plata es una plaza fuerte para La Vela, es un lugar donde hemos ido a tocar fuera de temporada, porque sabemos que la gente local valora eso”.

 

ÉRASE, FICHA TÉCNICA

ERASEEGrabado y mezclado entre Julio y Octubre de 2014 en Romaphonic de Buenos Aires y Zumm City de Montevideo. Editado por Mi Semilla.

Producción artística: La Vela Puerca y Esteban Demelas.

Técnico de grabación, mezcla y mastering: Esteban Demelas.

Músicos invitados: Diego Méndez, Mauricio Ortiz, Denis Ramos, Charly Servetto, Patricia Ligia, Ernesto Tabárez, Gabriel Peluffo, Juan Casanova y Jaime Roos.

Producción ejecutiva: Juan Zas y Guillermo González.

Arte: Gonzalo Saavedra.

Foto: Gallo Bluguermann.

La Vela Puerca: Sebastián “Enano” Teysera, Sebastián “Cebolla” Cebreiro, Nicolás Lieutier, Santiago Butler, Rafael Di Bello, PP Canedo, Carlos Quijano y Alejandro Piccone.

Ver más: , , , , , , ,

Comentarios