Pinos de Anchorena

Encanto y sentimiento, Las Pelotas de siempre

La banda liderada por Germán Daffunchio presentó este viernes en Mar del Plata su último disco “Brindando por Nada”. Un repaso de una hora y media por lo nuevo y lo viejo ante un GAP con buen marco.

28/05/2016
Encanto y sentimiento, Las Pelotas de siempre
(Fotos: Lucho Gargiulo)
Joaquín Lledó

Autor: Joaquín Lledó

jlledo@quedigital.com.ar @joaquinlledo

Todo el tiempo se moverá, nuestra vida es como un río”. La definición -toda una definición- del momento de Las Pelotas está en el arranque del nuevo disco, Brindado por Nada, la excusa que este viernes trajo una vez más a la banda de Germán Daffunchio a Mar del Plata, y también es un resumen de su show: un recorrido con idas y vueltas permanentes entre lo nuevo y los recuerdos, a esos himnos que siguen sonando como si el tiempo no pasara, pero sí pasa y Las Pelotas, desde su sentimiento y su encanto, tan bien saben reflejarlo. “No es posible que sea igual, no hay razón para temerle”.

En un recital de una hora y media clavada en un GAP con un buen marco, Las Pelotas demostró su continuo avance, su interés por seguir buscando algo más, que es justamente lo que expone disco a disco y que traslada a su presentaciones. Esta vez los clásicos y “los nuevos” fueron mechados en bloques como si la banda se refugiara en el presente para tomar impulso otra vez. Y es tanto el material  -este último es el disco de estudio número once- que el propio Daffunchio se preguntará en el recital ante el pedido de temas cómo hacer y cuánto tocar para alcanzar todo ese camino.

“Desaparecido”, “Saben”, “Qué podés dar” y -el himno- “Ya no estás” abrieron el show y el set combativo y emotivo. Siempre, con una base tan prolija y tan trabajada -Gabriela Martinez en bajo y Gustavo Jove en batería-, y con una guitarra, la Tomas Sussmann, que suena a tanto camino recorrido, a experiencia y claridad.

El repaso por la nueva etapa se inició con “Algún día será mejor” y el canto a esas cosas bellas que son mejor que ayer. Así, la banda empezó a mostrar un disco profundo y positivo que le canta a todas las víctimas del cielo -que somos todos nosotros, dirá Germán-, que transita algunos lugares oscuros y que recuerda a los que ya no están pero promete que “volveremos a vernos de nuevo”.

las pelotas 07
las pelotas 06
las pelotas 04
las pelotas 05
las pelotas 02

Sebastian Schachtel es desde los teclados la guía de este momento de Las Pelotas, desde el fondo al lado de la batería y sin estridencia da en la clave de cada tema y ubica a la banda en ese nuevo sonido que empezó algunos discos atrás y que con el paso del trabajo fue ganando protagonismo, aquel que fueron perdiendo gradualmente los vientos -a cargo de Alejandro Gómez Ferrero-,  que cuando aparecen en el show traen los recuerdos, los hits, los himnos como “Si Supieras”, “Hawai” y, sobre el final, “Capitán América”.

La escenografía, el despliegue, las superpantallas no es algo que se destaque para nada en este show de Las Pelota en Mar del Plata y tampoco es necesario. Son ellos. Son su mensaje. Son su forma de decir eso que siempre dijeron, sostuvieron y defendieron. La diferencia sólo está en la mirada a partir del paso de los años. Y entonces, ese mensaje aparece en “Esperando el milagro” y Daffunchio se queja de que “ahora parece que está de moda pedir justicia”. De todas manera, dice, “seguimos esperando el milagro”.

La presencia espiritual de Alejandro Sokol se vuelve inevitable, y “Bombachitas Rosas” -el punto alto de la noche en el festejo del público-, “Sin hilo” y “El Cazador” son los mejores exponentes. Y para el cierre, la banda guarda cartuchos de siempre: “Cuándo podrás amar”, “Capitán América” y “Shine”. El encanto sigue intacto. Y el sentimiento, mucho más.

Ver más: , , , , , , , , , , ,

Comentarios