Horizontes de deseo, la nueva muestra del Museo MAR

Obras coloridas de artistas, arquitectos y diseñadores que representan la voluntad de transformación y cambio que tienen las personas. “Implica pensar y reflexionar sobre la realidad”, dice Rodrigo Alonso, curador de la exposición.

29/12/2014
Horizontes de deseo, la nueva muestra del Museo MAR
Cada cinta representa el deseo de una persona. (Foto Lucho Gargiulo).
Juan Manuel Salas

Autor: Juan Manuel Salas

jmsalas@quedigital.com.ar @juasalas

Horizontes de deseo es el nombre de la muestra que hoy fue inaugurada en el Museo MAR. Obras coloridas de artistas, arquitectos y diseñadores que representan la voluntad de transformación y cambio que tienen las personas. “Horizontes de deseo implica pensar y reflexionar sobre la realidad”, dice Rodrigo Alonso, curador de la exposición.

El Museo MAR cambió por completo. El arte se trata de eso, de cambio. La Moria Casán gigante de Martha Minujín que se encontraba en el hall fue reemplazada por una instalación hecha con 68 mil broches para colgar ropa que forman una especie de vórtice creado por el arquitecto experimental Martín Huberman.

“Como todas las exposiciones es un desafío porque implica un trabajo bastante importante de investigación, de pensar en la gente, en lo que le interesa encontrar en el museo, en el público que viene, que por ser verano la mayoría es turista”, cuenta el curador de la muestra, Rodrigo Alonso y agrega: “Tratamos de buscar un tema que le pueda interesar a un público muy amplio, como es el crecimiento de la ciudad, de Argentina y de los trabajadores”.

CURADOR MUSEO MAR 00

Mientras Alonso habla mira hacia todas las direcciones que los ojos le permiten, fija la vista en un detalle, da indicaciones, pide perdón y vuelve a hablar.

-¿Cuál es la gran diferencia entre Horizontes de deseo y la muestra anterior?

-Es una muestra muy distinta. La idea era que la gente se encontrara con una exposición totalmente diferente. La anterior fue muy onírica, basada en la imaginación, la fantasía, el sueño y mostraba al museo de una manera bastante oscura. En esta exposición, lo que hacemos es irnos al otro lugar, un museo que está prácticamente abierto, donde las salas están muy a la vista. Horizontes de deseo trata un tema difícil porque implica pensar y reflexionar sobre la realidad, la naturaleza, la tecnología y qué queremos hacer con el planeta.

-En esta muestra están los artistas marplatenses Ignacio Mendía y Miguel Canatakis ¿Se puede pensar en que haya una sala de artistas de la ciudad?

-La idea de este museo es ir de a poco. No sectorizar el arte. Si uno hace una muestra de artistas marplatenses el público será solo de marplatenses y el resto del país ni se enterará. Es mucho más interesante hacer una exposición nacional en donde uno incluye artistas marplatenses. Esto atrae atención de todo el país y están más favorecidos. Siempre digo que uno tiene que pensar que este museo va a durar 100 años, en algún momento les va a tocar exponer a todos. En cada muestra incluimos artistas marplatenses para que se vaya viendo el arte de Mar del Plata, pero en el contexto de todo lo que se hace en el país.

Alonso corre por todo el museo. Faltan dos horas para la inauguración oficial y una hora para que Daniel Scioli haga un poco de política con el arte. “Esta muestra tiene cosas que tienen un poquito que ver con una agenda política, pensando un poco que es un año electoral y mucho de estos temas se van a discutir. El museo hace su aporte mostrando esta discusión, pero desde el lado de los artistas”, explica Alonso.

-¿El arte no puede ser ajeno a la política?

-El arte no es ajeno para nada de la política. En este caso, lo que tratamos de mostrar son artistas que se interesen, no en lo político en el sentido partidario sino en la relación con la comunidad, en lo que es necesario hacer para cambiar las cosas, con los problemas que le preocupan a la gente. Ese es el sentido de lo político que buscamos aquí.

“El arte no está ajeno para nada de la política”, dice Rodrigo Alonso, que viste casualmente una camisa naranja y se va a darle indicaciones a unos chicos que trabajan en el museo, con mamelucos naranjas también. Scioli llegará pronto para hacer su acto, hacer un poco de política. Y el arte está ahí a pesar de todo el color naranja, a pesar de que no es ajeno a la política y tal vez, y con suerte, el museo dure 100 años más, como dijo Alonso.

HORIZONTES DE DESEO

La muestra está dividida en cuatro partes: el hall y las salas 1, 2 y 3. La temática es el deseo, es el anhelo de cambiar el mundo, de imaginar y pensar el mundo. El arte, en esta muestra, se inspira en utopías y en un futuro mejor y más brillante. El arte, esta vez, plantea un futuro mejor y más brillante.

En el hall está la instalación de Martín Huberman, es vórtice extraño hecho de 68 mil broches de madera. Durante la muestra planea agregarle más y más broches para que sea un tender gigante hecho de 220 mil piezas.

La sala 1 gira en torno a desear y proyectar. Hay un homenaje al arquitecto Amancio Williams y se expone el modelo de una utopía que llegó a concretar: la Casa del Puente. También hay obras que destacan los vínculos entre las personas, la naturaleza y la tecnología. Además hay un mural hecho de cintas de colores en donde figuran deseos de personas; la idea es que uno puede escribir un deseo y que el mismo integre el mural en el futuro. Exponen Diana Aisenberg, Manuel Archain, Juan Doffo, Joaquín Fargas, Patricio Gil Flood, Fernando Livschitz, Munguía/Chávez, Rivane Neuenschwander y Amancio Williams.

La sala 2 es un tanto laberíntica y se centra en la construcción y modificación de la realidad, en el trabajo. Se pueden ver obras del Proyecto Anda, propuesta integrada por quienes restauran y modifican azulejos, como así también la estación de tren presentada por ABTE (Asociación Boletos Tipo Edmondson). Además hay obras que muestran el trabajo en el puerto del reconocido artista Benito Quinquela Martín. En esta sala también exponen Manuel Archain, Gabriel Baggio, Fabiana Barreda, Azul Blaseotto, Miguel Canatakis, Martín Carrizo, Marcelo Coglitore, Pío Collivadino, Leonardo Damonte, Claudio Gallina, Rodolfo Marqués, Juan Mathé, Ignacio Mendía, Mariano Molina, Leo Núñez, Juan José Tirigall.

En la sala 3 vuelve la idea de deseo y libertad. La artista Mariana Telleri escenifica un naufragio, con una obra que tal vez se vuelva la estrella de la muestra. Charly Nijensohn propone una sala oscura en la que proyecta videos de espacios naturales con sus sonidos ambiente, donde uno se siente pequeño, muy pequeño, perdido entre imágenes y sonidos de una calidad altísima. El otro artista que participa en esta sala es Nicolás Trombetta, con una exposición fotográfica.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Comentarios