“Mi desafío fue convertir a Mar del Plata en un lugar de ficción”

El escritor Carlos Balmaceda habló con QUÉ de su muestra “Un marplatense internacional” que se expone en la ciudad, del lugar que ocupa Mar del Plata en la ficción literaria y de “Contigo a la distancia”, su novela recién publicada.

10/09/2017
“Mi desafío fue convertir a Mar del Plata en un lugar de ficción”

Carlos Balmaceda, uno de los escritores marplatenses que mayor trascendencia nacional e internacional ha logrado, acaba de publicar su nueva novela “Contigo a la distancia” (editorial Planeta) en medio de la realización de una gran muestra de arte y literatura a lo largo y ancho del shopping Los Gallegos, denominada “Carlos Balmaceda: un marplatense internacional”, abierta al público durante todo septiembre.

En diálogo con QUÉ, analizó el lugar que ocupa Mar del Plata como escenario de ficción y reconoció que el posicionamiento de la ciudad en ese rol ha sido uno de los máximos desafíos de su extensa carrera.

Sostiene en ese sentido, la necesidad de indagar en “lo que no se cuenta, lo que no se ve y lo que nos parece que es de una manera pero en realidad es de otra” para transformar en ficción lo misterioso y atrapante que esconde la ciudad.

La muestra “Carlos Balmaceda: Un marplatense internacional” tiene tres ejes: gráfico, audiovisual y performático. Se podrá ver hasta fines de septiembre en el shopping Los Gallegos, con la organización de la Fundación Osde. Luego se presentará en La Plata y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Se promoverá llevarla al resto del país y el exterior.

-¿Qué sintetiza esta muestra?

-La muestra busca contarle a los marplatenses el recorrido de un sueño mío, que era ser escritor y que a lo largo del tiempo se fue consolidando desde la publicación de novelas, la puesta en escena de obras de teatro y la realización de películas. Todo esto está contado de modo gráfico en una muestra de arte y literatura con objetos, imágenes y testimonios en distintos espacios del shopping.

-¿Cuál fue el criterio para armarla?

-Se ocuparon entradas de las escaleras con paneles. Son 50 piezas y en el nivel cines se hizo un tótem con gigantofagrías, al igual que en las boleterías con banners explicativos. Está hecho con un criterio estético, lúdico, que permite abordar el desarrollo de esta historia narrativa tan particular que yo desarrollo alrededor de Mar del Plata con momentos clave como las traducciones y las presentaciones internacionales de las obras. Empezamos a trabajar desde febrero con los diseñadores, que son de la Fundación Osde. Hay un trabajo muy cuidado para mostrar algo particular como es mostrar la obra de un autor vivo, porque en general se hacen exposiciones de autores que ya no están. Y esto se junta con la presentación de mi nueva novela, que es “Contigo a la distancia”, de la editorial Planeta.

Contigo a la distancia Carlos Balmaceda-¿De qué se trata esta nueva novela?

-Cuenta la historia de amistad entre el escritor Manuel Puig y Carmen Acuña. Es una amistad que nació en el cine del pueblo de ellos, que es General Villegas, y que se extendió hasta su desaparición física. La novela parte del sentimiento, de la emoción, desde una historia muy tierna y que nos muestra cómo a lo largo del tiempo, más allá de la distancia, esas cartas permiten mantener un vínculo a lo largo de 50 años.

 

 

 

-Cuando repasás lo que escribías en los ‘80 y lo comparás con lo más reciente, teniendo en cuenta todo lo que ha pasado en estos años en Mar del Plata, en el país y seguramente en tu vida personal, ¿con qué similitudes y diferencias te encontrás?

-Hay un estilo y un anhelo mío que fue convertir a Mar del Plata en un objeto simbólico literario, porque antes no era así. Mar del Plata no estaba tratada por los escritores, que sí venían y se reunían acá, pero surgían desde acá cuestiones vinculadas con la sociología, la política, la crónica periodística. Pero no era un lugar tomado por la ficción. Ese fue mi desafío, el cual sostengo al día de hoy. Pero hay un cambio, en esta última novela hay un cambio fuerte en la manera de contar, en relación a los sentimientos, los contrastes y los problemas que se van generando en dos vidas tan distintas como la de un escritor reconocido internacionalmente como Manuel Puig y “Carmencita”, que leía mucho pero era una mujer de clase media y trabajaba en el campo con su marido. El proyecto literario que se mantiene es el de convertir a Mar del Plata en una ciudad de ficción con la novedad de contar otro tipo de sensaciones humanas y sociales que se reflejan en la historia.

-Durante muchos años fue casi imposible para los autores marplatenses llegar a publicar en las grandes editoriales ¿Hoy es más simple ese camino?

-Antes era muy difícil. Yo me acuerdo que la primera novela que publiqué en Planeta fue por haber sido finalista de un concurso de novela de la editorial. Y una de las observaciones era que tal vez a los lectores no les interesaba mucho conocer sobre la historia de Mar del Plata, por ser una ciudad más que nada conocida por lo turístico. Pero “La plegaria del vidente” fue sobre el llamado “loco de la ruta” y se pudo. Hoy hay cierta posibilidad de acceso.

Las grandes editoriales siguen filtrando mucho, se fijan muchísimo en la calidad. Hoy es un poco distinto, pero cualquier autor que vaya a una gran editorial de principio tiene un no como respuesta. Pero sí es cierto que hoy hay mayor visibilidad para mostrar la obra que uno hace, sobre todo con los blogs y las redes sociales. Y eso puede generar que a algún editor le interese. Los libros de María Dueñas primero circularon por internet y después lo tomaron las editoriales. Con “50 sombras de Grey” pasó algo similar. Sigue siendo muy difícil publicar en las grandes editoriales.

-A partir de estos cambios, ¿es el escritor el que tiene que moldearse a las nuevas necesidades del lector o es el lector quien debe buscar más? ¿Hay un cambio interno desde el cómo se escribe?

-Para los grandes grupos editoriales el factor clave sigue siendo la calidad de la escritura y las posibilidades económicas de esa calidad. Lo que más se vende son libros que tienen conexiones con los lectores, pero que además son productos literarios muy bien realizados. La crítica nunca es ingenua ni inocente, no habla de la calidad. Hay libros que venden cifras extraordinarias pero que para la crítica no son buenas. Uno de los libros más criticados fue “El Código Da Vinci” y vendió millones de ejemplares. El lector sigue buscando historias atractivas, que gusten y que tengan un imán. Nadie sabe de antemano qué va a funcionar y eso sigue siendo lo misterioso y atrapante del mundo editorial.

-¿Qué es lo que más te inspira de Mar del Plata?

-Lo que no se cuenta, lo que no se ve. Lo que no está a la vista, lo que nos parece que es de una manera pero en realidad es de otra. Ese creo que es el espacio de la ficción, el del mundo posible. ¿Qué pasa en esta ciudad que no se cuenta? Solo cuando nos lo cuentan lo descubrimos y eso es apasionante para lanzarse a escribir.

Ver más: , , , , , , , , , ,

Comentarios