Teatro Salvaje: “No creamos para un único espectador”

En el marco de la apuesta de verano en el Centro Cultural América Libre, el grupo estrena el unipersonal “Hasta el fin del mundo”.  Una entrevista para comprender el trasfondo de las creaciones colectivas y conocer más sobre el teatro independiente local. 

10/01/2018
Teatro Salvaje: “No creamos para un único espectador”
(Foto: Prensa Teatro Salvaje)
Alina Rodríguez Martín

Autor: Alina Rodríguez Martín

redaccion@quedigital.com.ar @AlinaNahime

En el marco de la variada cartelera de propuestas artísticas en Mar del Plata, desde este viernes 12 y durante todo enero y febrero a las 21 el grupo independiente Teatro Salvaje apuesta con un unipersonal a la la gorra en el Centro Cultural América Libre. “Hasta el fin del mundo” es el nombre de la pieza, que cuenta con la actuación de  Sol Flores y la dirección de Lucas Capurro. “No creamos para un único espectador”, advirtieron los artistas.

Teatro Salvaje fue fundado por Lucas Capurro en el año 2006 en la ciudad, con la intención de emprender un camino grupal de aprendizaje y convocar a jóvenes interesados en formar parte de un grupo de investigación y experimentación teatral, que centre su trabajo en el desarrollo del arte del actor como la clave de todo trabajo teatral.

En contraposición al teatro convencional, donde primero se selecciona un texto dramático que luego deberá ser representado, el grupo no define ni el texto ni la historia hasta que la partitura física no esté creada. En esta oportunidad presentan “Hasta el fin del mundo”, un unipersonal interpretado por Sol Flores, dirigido por Lucas Capurro y con la asistencia de dirección de Fernando Osuna.

“El espectáculo tuvo alrededor de nueve meses de gestación, como un bebé humano. Aunque hay material preexistente de la actriz que luego se incluyó en la obra”, aseguraron, en la previa del estreno y de cara a al temporada de verano. En una entrevista con QUÉ Digital, los artistas ahondaron acerca de los desafíos de este unipersonal y las proyecciones de cara al 2018.

- ¿Cómo fue el proceso creativo detrás de “Hasta el fin del mundo”?

-El proceso fue en principio bastante personal en el hecho de que la actriz elaboró su material físico para luego presentárselo al director. Este material se elabora en base a distintos estímulos que a la actriz le provocan algo especial o la conectan con una vía creativa amplia en posibilidades. Luego de acumular diversidad de materiales físicos, ingresa el director como creador o más bien transformador de esos materiales físicos, para convertirlos en montajes que comiencen a significar algo.

A partir de ahí se trabaja en simultáneo y en base al material generado, la partitura física y vocal, y en este caso se pasó también a encausar el texto previamente seleccionado y reelaborado. Esto se va realizando al tiempo que se comienza a trabajar con las ideas que surgen del color y la temperatura del material presentado por la actriz:  elementos escenográficos, objetos dramáticos, vestuarios, luces. Una vez ensamblados todos los elementos, se trabaja para homogeneizar el montaje final, que es la obra que se ve. 

- ¿Qué buscan provocar  en el espectador?

-En Teatro Salvaje no se busca provocar una sensación determinada en el espectador. Sí se lo tiene en cuenta, y se trabaja para ponerlo en riesgo y a salvo, dependiendo de los momentos del espectáculo. Se elaboran nudos dramáticos para que el espectador encuentre dificultades y no pueda permanecer pasivo frente a lo que ve. No creamos para un único espectador, sino que intentamos generar por distintas vías un vínculo multiforme que al menos en algunas ocasiones le permita al espectador realizar asociaciones personales en relación a lo que ve y oye.

¿Por qué apostaron a un unipersonal esta vez?

-Es el tercer unipersonal del grupo Teatro Salvaje: los otros dos fueron encarnados por actores y actrices que ya no están. Y como en aquellos casos, el unipersonal no fue decidido y elegido, sino que se fue generando a partir de la parte humana del grupo y de las necesidades tanto personales de la actriz como grupales. Venimos de realizar dos obras con todos los integrantes del grupo (cuatro) y en este caso las prioridades y las necesidades nos fueron llevando al unipersonal. De todos modos como en toda creación colectiva, es el grupo el que sostiene el trabajo y la vida de la actriz que el espectador ve en la escena.

– ¿Están trabajando en otros proyectos?

-Hay otros proyectos en gestación que requieren un tiempo más de maduración y cuyo estreno es incierto hasta el momento. Pero  seguramente en el 2018 estrenemos un espectáculo nuevo.

Por fuera de “Hasta el fin del mundo”, el grupo ha presentado otros cinco espectáculos: “Amor” (2007), “La danza de las cenizas” (2010), “Mis hijos eran mis relatos” (2012) , “La casa oscura” (2015) y “Cuentos Argentinos” (2016). También desarrolla una importante labor formativa y pedagógica a través de seminarios intensivos y talleres anuales que abarcan tanto la creación y composición escénica, como el entrenamiento teatral psicofísico y vocal.

Ver más: , , , , , , , , , ,

Comentarios