Alvarado y Giganti empezaron los playoffs con el pie izquierdo

El Torito perdió 2 a 0 ante Villa Mitre esta tarde en el José María Minella y deberá ir la próxima semana a Bahía Blanca a jugarse la continuidad en la lucha por el ascenso a la B Nacional.

13/05/2017
Alvarado y Giganti empezaron los playoffs con el pie izquierdo
(Foto: archivo/QUÉ Digital)

Alvarado jugó mal y cayó por 2 a 0 ante Villa Mitre en la tarde nublada del José María Minella y puso en jaque su continuidad en los playoffs del Torneo Federal A. La semana próxima será la revancha en Bahía Blanca. Ezequiel Ceballos jugó 20 minutos.

Villa Mitre de Bahía Blanca fue un rival incómodo de principio a fin y la diferencia de dos goles lo dejan muy bien parado de cara a la revancha de la primera fase de playoffs.. Alvarado sabía lo que tenía que hacer, pero le duró la primera media hora del encuentro y, tras el penal que le atajaron a Molina y el primer tanto rival, se desmoronó y ya no tuvo argumentos. Encima, el 2 a 0 definitivo a poco del final, complicaron el panorama de cara a lo que viene.

El arranque del “torito” fue muy bueno. una continuidad de lo que había sido la victoria sobre Las Parejas, con buena circulación de pelota, presionando bien alto y tratando de atacar por las bandas, principalmente con Francisco Molina, el mejor en ese tramo. El hombre de Miramar desniveló permanentemente por la izquierda y generó la primera acción clara cuando metió el centro bajo que Susvielles pivoteó para Gáspari y García “se jugó la vida” para tirarse y desviar el remate que tenía destino de red. Enseguida, el exFerro de Pico ganó en las alturas pero no le pudo dar dirección al cabezazo.

El trámite favorecía ampliamente al local que en el fondo no pasaba sobresaltos, porque Villa Mitre no intentaba demasiado, cargaba y tiraba para que se la rebusquen De Hoyos y Manchado contra los centrales que ganaron siempre. A los 20′, Alvarado se encontró con la ocasión más neta de abrir el marcador. Albarracín se metió al área por derecha, Héctor González lo derribó y Molina fue el que tomó la pelota para empezar a abrir el partido y la serie. Pero Facundo Tavolieri adivinó la intención, voló contra su caño izquierdo y despejó el fuerte remate cruzado del “10” albiazul que vio escapar una gran posibilidad.

Esa acción golpeó, pero el desarrollo no se modificó. Con menos claridad y profundidad, el local siguió buscando y otra vez con Molina generó riesgo en un buen desborde que García sacó al córner con lo justo. Lo que no pudo aprovechar a favor, lo sufrió en contra. En el primer ataque de la tarde, a los 33′, De Hoyos ganó un tiro de esquina por la derecha y González, el que había hecho el penal, se redimió con un cabezazo perfecto, al ángulo derecho de Beltramella que nada pudo hacer.

En el complemento fue otra cosa. Priseajniuc puso un lateral por un delantero y reforzó aún más la zona defensiva. Entonces, los espacios para entrar se reducían cada vez más. Sobre todo cuando los minutos corrían y el local entraba en la desesperación por no poder llegar a la igualdad. En los primeros minutos, hubo una clara por lado. De Hoyos tuvo la chance de empezar a definir la historia pero perdió con el rápido achique de Beltramella y, del otro lado, Tavoliere no quiso ser menos y respondió de manera brillante en una misma jugada ante un remate lejano de Castro y luego ante Susvielles que se había quedado con el rebote.

Los minutos corrían y Alvarado no podía empatarlo, pero tampoco llegaba. Villa Mitre enfriaba permanentemente el juego y el apuro se apoderó de los marplatenses. El ingreso de Verón le dio algo más de profundidad y la entrada de Ezequiel Ceballos, el as del banco, le aportó la claridad que al resto le faltaba. Con lo justo desde lo físico, el “trapo” mostró por qué es diferente y le dio una visión distinta al ataque en los metros finales, aunque faltó el último toque para poner un delantero de cara al gol.

Y como si fuera poco, en un contra ataque se fue diluyendo, que Verón hizo bien la recuperación para pasar la línea de la pelota, Formigo la manejó bien, López no fue egoista y Ricardo Chavarri solo por el segundo palo únicamente tuvo que empujar al gol para el 2 a 0 que fue letal, que significó un golpe de nock out para Alvarado que tendrá que ir por la hazaña a Bahía Blanca.

Ver más: , , , , ,

Comentarios