“Esta es mi casa y acá me voy a quedar”

Leo Gutiérrez jugó su último partido como profesional con Peñarol y lo hizo con una victoria frente a Quilmes en el clásico de la Liga Nacional de Básquet. El 10 de Peñarol compartió vestuario por única vez con su hijo Francisco.

14/05/2017
“Esta es mi casa y acá me voy a quedar”
(Fotos: Lucho Gargiulo / QUÉ Digital)
Neri Del Huerto

Autor: Neri Del Huerto

redaccion@quedigital.com.ar @NeridelHuerto

“Esta es mi casa y acá me voy a quedar”, explicó Gutiérrez en el final de su carrera como basquetbolista. El astro Milrayitas cumplió con todo como jugador profesional e hizo verdadero el deseo de compartir un vestuario con su hijo Francisco. Fue una noche de elogios, homenajes y lagrimas de todos los hinchas del único club tricampeón de la Liga Nacional de Básquet.

Seguramente la 10 de Peñarol quede colgada y sino es de esta manera, quien la tenga que usar en las próximas temporadas sabrá que va a tener una carga importante. No es una camiseta más, es una Milrayitas que ganó 12 torneos, nacionales e internaciones, y entre ellos un tricampeonato, algo que hizo único al club que ahora tiene como ídolo a Gutiérrez.

La llegada de Leo Gutiérrez a Mar del Plata en 2009 causo una revolución en Peñarol y todo lo conseguido por el recordman, fueron los títulos más importantes del club. Diez trofeos de Liga Nacional (últimos cuatro con Peñarol), seis logros a nivel internacional y el mismo número en Copas Argentinas, cuatro de ellas con los marplatenses. Lo mejor del cordobés, el Oro alcanzado en Atenas 2004 con la Generación Dorada.

No es casualidad que Leo haya elegido Peñarol para su retiro. El ala pivot es cordobés, pero su corazón le dice que también es marplatense. Llegó al club entre puteadas y gritos, pero al tiempo se ganó el respeto y luego tuvo sus fanáticos. Hoy es un emblema del club, y los Milrayitas rindieron homenaje a un jugador que, a pesar de pasar por mil lesiones, siempre empujo el carro, fiel a su estilo, un líder por naturaleza, una personalidad que nunca le permitió bajar la cabeza.

SUPER CLASICO PEÑAROL QUILMES LEO GUTIERREZ ULTIMO PARTIDO (6)
SUPER CLASICO PEÑAROL QUILMES LEO GUTIERREZ ULTIMO PARTIDO (8)
SUPER CLASICO PEÑAROL QUILMES LEO GUTIERREZ ULTIMO PARTIDO (7)
SUPER CLASICO PEÑAROL QUILMES LEO GUTIERREZ ULTIMO PARTIDO (9)
LEO GUTIERREZ ULTIMO PARTIDO PEÑAROL QUILMES (3)
SUPER CLASICO PEÑAROL QUILMES LEO GUTIERREZ ULTIMO PARTIDO (3)
LEO GUTIERREZ ULTIMO PARTIDO PEÑAROL QUILMES (1)
LEO GUTIERREZ

“Quiero ser entrenador y seguramente lo haga en mi casa, en Peñarol”, manifestó Leo una vez terminado el clásico. No le dijo chau al club, le dijo un hasta luego al rectángulo de juego que ofrece la Liga Nacional de Básquet. Se retiró con 38 años sabiendo que ya alcanzó todo lo que alguna vez imagino. Los tantos torneos ganados, a esta altura ya serían una pieza más, pero este año consiguió algo que nunca había logrado, compartir un viaje con su hijo Francisco, actual jugador de las inferiores Milrayitas.

Leo seguirá caminando por todo Peñarol, como suele hacerlo día a día. Llegó como un jugador más y luego se ganó el cariño de toda una ciudad. Hace años que alienta y da charla a los chicos de cantera. Su próximo rol puede que sea de entrenador, quizás ayudante, pero lo importante es que lo hará en la ciudad, en el club que decidió finalizar esta rica carrera basquebolística.

La última vez como profesional fue en la victoria sobre Quilmes, pero la despedida del astro será en el Polideportivo Islas Malvinas el 29 de julio cuando Leo Gutiérrez haga su partido homenaje con amigos. Será un espectáculo más para todos los aficionados del básquet, habrá sorpresas y ya hicieron su confirmación más de cuarenta amigos, entre ellos, Chapu Nocioni con quien ganó un título internacional con Peñarol y Luis Scola, capitán de la selección Argentina.

Ver más: , , , , , , , ,

Comentarios