Dos años de sangre y revoluciones

Por Juan Manuel Salas

04/12/2016
 

DOS AÑOS DE PERIODISMO EN LA CALLE MUESTRA (9)

Palabras dichas por el editor de QUÉ Digital y presidente de la Cooperativa de Trabajo La Redacción en la inauguración de la muestra gráfica interactiva “Dos años de periodismo en la calle”, que se puede ver del 3 al 11 de diciembre en el foyer del Teatro Auditorium.

El periodismo independiente es una rareza en el mundo, en Argentina, en Mar del Plata. Los medios fueron conquistados por las empresas y las noticias son tomadas como mercancías. Entonces la libertad de expresión existe cuando hay libertad de empresa y el periodismo independiente parece siempre depender de algo: de quién pone la plata.

Y la plata viene de tantos lugares como podemos pensar. Si viene de la política se vuelve periodismo propagandístico, que solo busca mandar un mensaje para conseguir apoyo del pueblo. Si viene de las grandes empresas se vuelve periodismo mercantil, que busca solo generar millones y millones.

¿Pero cómo trabajar de periodista? ¿Cómo lograr una alternativa?

No lo sé, no lo sabemos. Nuestra respuesta a la incógnita fue formar un medio independiente gestionado por periodistas y fotógrafos. Nuestra respuesta fue formar QUÉ Digital hace dos años.

El periodismo que nos interesa es el que está al servicio de la sociedad y eso es una postura política. Es mentira que noticia es solo lo que le pasa a esos pocos lindos y millonarios, es noticia eso que sale internet y se copia y pega desde un escritorio. Es mentira que noticia son los pobres solo cuando matan, cuando roban, violan, son asesinados de manera brutal o cuando les sucede una catástrofe. Es mentira que noticia es solo lo que entretiene, lo que genera visitas, lo que da clicks, lo que es trending topic y no le molesta a nadie.

El periodismo que nos interesa es el que le da voz a los que no tienen voz, es el que visibiliza a todos los que fueron desechados, el que refleja las historias de vidas individuales, que resumen la vida de todos. El periodismo que nos interesa es el que se refleja en el problema del otro, el que se hace piel con el otro, el que busca entender al otro.

El periodismo que nos interesa habla siempre de política, aunque esté hablando de otra cosa.

Hay todo el tiempo revoluciones y siempre llevan sangre. Y cada uno puede y tiene la obligación de hacer su propia revolución, que es en definitiva no solo pensar en que el mundo puede ser mejor, sino hacer lo posible para que eso suceda. Vayamos siempre por la utopía.

El periodismo independiente es una revolución cotidiana, una revolución a las prácticas en que funciona el mundo, ese mundo que todo lo compra, que todo lo vende, que todo lo usa y lo tira.

Y esa revolución lleva sangre.

Y entonces cómo no íbamos a contar lo que le pasó a Rosario, abusada por un violador serial al que el Estado dejó ir de la cárcel.

Cómo no vamos a meternos y contar la desprolijidad de la Universidad Técnica Nacional, que discriminó a un chico por ser ciego.

Cómo no contar sobre casos de mala praxis en el Hospital Privado de Comunidad, que se dice como uno de los mejores hospitales del continente y sin embargó le marcó la vida a un chiquito muy chiquito.

Cómo no contar la historia del Mapuche que vive en la calle ignorado por todos, de las personas a quienes les prometieron casas para irse de la Villa de Paso, de las personas de los barrios periféricos.

Cómo no vamos a contar las historias de las mujeres asesinadas víctimas de femicidios, de las chicas violadas, de las que tienen miedo de salir a la calle por culpa de hombres tan poco hombres.

Cómo no vamos a contar la historia de un trabajador de Hergo que estuvo en negro y por un accidente no puede volver a trabajar.

Entonces cómo no vamos a criticar al gobierno Carlos Arroyo, si el periodismo independiente que nos interesa es crítico y no es servil. Como no vamos a contar también todo el proceso judicial en el que está Gustavo Pulti.

Cómo no vamos a contar que las empresas de colectivos de la ciudad trucharon declaraciones juradas para conseguir subsidios.

Cómo no vamos a contar que en los campos siguen fumigando con veneno que afecta a miles de vecinos.

Cómo no vamos a hacer periodismo independiente, si esa debería ser la única manera de hacer periodismo.

El periodismo que nos interesa se hace con sangre todos los días, todas las noches. Y esta muestra es un reflejo de eso, son dos años de periodismo independiente, de periodismo en la calle.

Ver más: , , , , , , , , , , , , ,

Comentarios