El regreso del único turista

Editorial QUÉ, en la radio

07/02/2017
 

La temporada en Mar del Plata no le parece tanto una temporada al único turista, ni tampoco le parece mucho Mar del Plata. Qué cosa rara esto de estar en una ciudad turística, que tanto desprecia al turista.

Enero pasó sin gloria y con algunas penas. Eso de prohibir las fiestas electrónicas le parece raro, todavía no lo convence. Pero podría ser peor, podríamos estar en Necochea y que en vez de las fiestas estén prohibidas las tetas, piensa el único turista.

Hay, de todas maneras, algo siempre encantador en la temporada. Y no son  los premios Estrella de Mar, con tantas obras que se bajaron en protesta, no es el récord de desocupación, de trabajo en negro, no es el exjefe de la policía denunciado por la gobernadora, ni los empresarios de colectivos que estafan por subsidios, ni la seguidilla de días de 35 grados.

No, lo encantador de la temporada para el único turista es la falta de personas para algunos, el exceso de personas para otros. Es el fracaso evidente para tantos, es el éxito incomparable para otros.

Mar del Plata en temporada tiene de todo, está llena de contradicciones, sobre todo contradicciones de quienes la gobiernan, que hacen de todo para que una ciudad turística expulse a sus turistas.

Ahora el único turista pasea, quiere comprarse un souvenir en la peatonal, uno de esos caballitos de mar que dicen Mar del Plata y predicen el clima, pero no entiende el precio entre al contado y la tarjeta y los comerciantes hace mucho que no le fían al único turista.

Ver más: , , , ,

Comentarios