Cuáles son los vínculos entre el juez y el procesado por trata

La Protex sostiene que la relación de Ferrarello con el camarista Jorge Ferro derivó en “desvío de poder” y en proyecciones para afectar la función de la Cámara de Apelaciones. Además, se detectaron amenazas contra el juez de la causa Madaho’s.

10/10/2016
Cuáles son los vínculos entre el juez y el procesado por trata
En el centro, el juez Ferro (Foto: archivo / QUÉ Digital)

Planificación de medidas dirigidas a afectar la función jurisdiccional de la Cámara de Apelaciones, elaboración de un pedido de juicio político para uno de sus compañeros y de recusación para otros son algunos de los puntos por los cuales la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (Protex) apunta contra el camarista Jorge Ferro con un pedido de recusación y dos denuncias penales para que se investigue su accionar teniendo en cuenta su relación “personal y profesional” con Alejandro Ferrarello, uno de los cinco procesados en el marco de la causa por trata de personas que se centra en el funcionamiento del histórico prostíbulo Madaho’s.

Asimismo, una de las presentaciones contra Ferrarrelo da cuenta de la proyección de posibles represalias contra el juez interviniente en la causa, Santiago Inchausti, y su familia.

Semanas atrás, el escándalo judicial se hizo público en el programa Periodismo para Todos: la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (Protex) denunció al juez integrante de la Cámara Federal de Apelaciones Mar del Plata Jorge Ferro por tener una fuerte relación con el último procesado en la causa Madaho’s, Alejandro Ferrarello, quien tenía a cargo el fideicomiso de la empresa al momento del hecho imputado: trata de personas.

Las acusaciones tienen múltiples aristas con un punto en común: la “relación de afinidad personal y profesional” entre el juez y el procesado. Según consta en las actuaciones del Ministerio Público Fiscal esa relación “era aprovechada por el imputado (Ferrarello) para ejercer una influencia indebida sobre el magistrado”. Y sostiene: “Estos antecedentes pueden ser la muestra de una forma de abuso, de un desvío de poder, que perjudica la actuación de Ferro anulando su imparcialidad y con ello la objetividad que debe garantizar los procesos de decisión y gestión estatales”.

Esas conclusiones de los fiscales derivaron del análisis de lo incautado tras un allanamiento concretado el 25 de abril del año pasado en el domicilio laboral de Ferrarello, Colón al 3400, donde se secuestró una computadora y dos teléfonos celulares.

“Se destacan especialmente por su gravedad las comunicaciones que revelan a Ferro acordando con Ferrarello medidas dirigidas a afectar la función jurisdiccional de sus colegas en la cámara, (Eduardo) Jimenez y (Alejandro) Tazza. En algún caso promoviendo y alentando junto a Ferrarello la recusación de su colega de Sala, y en otros correos participando en la redacción de un pedido de juicio político para el otro”, puntualiza el expediente judicial.

En otro tramo, se destaca que las comunicaciones analizadas “dan cuenta de una muy fluida relación entre ambos, que denota una enorme grado de confianza, que no debió haberse pasado por alto al magistrado a la hora de actuar como juez en el caso (Madaho’s) en donde precisamente Alejandro Ferrarello es uno de los imputados y procesados”.

En este sentido, los fiscales puntualizan que Ferro “no se ha privado de actuar como juez, incluso, en planteos realizados directamente por el mismo Ferrarello”. Y grafican: “Quizás la intervención judicial que mejor ejemplifique y refleje esta dinámica de actuación conjunta y combinada sea su voto (el de Ferro) relacionado con el pedido de Ferrarello para apartar al juez Inchausti del proceso. Mientras sus dos colegas destacaron que no existía motivo alguno para dudar de la imparcialidad de Inchausti, Ferro, en soledad, sostuvo en términos especialmente beligerantes lo contrario”.

A partir de esta situación fue que los fiscales solicitaron la recusación de Ferro y pusieron en conocimiento de los hechos al Consejo de la Magistratura.

DENUNCIAS PENALES

En paralelo a estas actuaciones, desde la Protex formularon dos denuncias penales. Una por haberse verificado, según indicaron, el tráfico de información judicial. “Al margen de lo grave que resulta lo ya dicho, también existe información acerca de otros casos en los que Ferrarello trabajaría como asesor jurídico, dado que no es formalmente abogado, en los que Jorge Ferro se interesó, al punto de participar del diseño de estrategias de actuación y elaboración de presentaciones judiciales en casos que no estaban bajo su órbita de decisión como magistrado, desconociéndose si dicho interés conllevó o no un rédito patrimonial para el juez”, advirtieron los fiscales.

En este sentido, ejemplificaron que existen comunicaciones entre ambos que refieren a la presentación de una solicitud de medidas cautelares en el marco de un divorcio que se tramita en la justicia tucumana, donde el juez “aparece aportando datos sensibles para la presentación y colaborando para mediar con el abogado de la contraparte”.

De esta manera, señalan que “no sólo el juez y el abogado se conocían y mucho sino que ambos trabajaban conjuntamente cuestiones relacionadas con causas judiciales, muchas de éstas bajo la órbita de decisión del magistrado”. En definitiva, los fiscales entienden que el nivel y contenido de las comunicaciones devela “la participación de dos socios en la consolidación de medidas dirigidas a afectar la función jurisdiccional”.

Por otro lado, la segunda denuncia penal presentada se vincula a posibles represalias ideadas en contra del juez Santiago Inchausti, interviniente en la causa de Madaho’s, y de su familia, por parte de Alejandro Ferrarello en momentos posteriores a los allanamientos del prostíbulo Madaho’s.

“Se hallaron mensajes enviados por el nombrado que dan cuenta de una intención dañosa y un grado de conocimiento sobre la vida privada del juez, por lo que se solicitó la apertura de una investigación judicial para profundizar acerca de si aquellas manifestaciones han tenido alguna exteriorización al día de hoy, incluso frustrada”, explican los fiscales

CARBÓN BLANCO Y LA MONETA

Los datos obtenidos en aquel allanamiento no se limitan a la causa Madaho’s. Según los fiscales, de la información hasta ahora analizada surgieron elementos que podrían ser de utilidad para investigaciones en curso ante la Justicia Federal por delitos económicos de gran complejidad y vinculaciones con el narcotráfico.

La primera de estas investigaciones es la conocida como “Carbón Blanco”, que tramita ante el Juzgado Federal de Roque Sáenz Peña, Chaco, a cargo de la jueza Zunilda Niremperger, y la segunda se refiere a dos investigaciones vinculadas a la casa de cambio “La Moneta”.

En cada una de estas causas se intenta dilucidar maniobras delictivas de alta complejidad, transnacionales y vinculadas al crimen organizado, por lo que la información recolectada de Ferrarello “podría ser de utilidad para identificar otros partícipes de las organizaciones, vínculos entre ellas o episodios que hasta el momento no han sido registrados en esos expedientes”, advierten los fiscales.

A partir de esta situación, se enviaron oficios a los magistrados poniendo en su conocimiento la información detectada.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Comentarios