El homicidio que no fue: el hombre murió por causas naturales

Se trata del caso ocurrido en la zona de las calles 210 y 25 en la noche del martes. La fiscalía comprobó que no existió una herida de arma de fuego y que la lesión en el ojo fue post mortem. Más temprano habían liberado al acusado por el supuesto hecho.

28/12/2016
El homicidio que no fue: el hombre murió por causas naturales

Un homicidio que dejó de ser homicidio o que en realidad nunca fue, pese  a la interpretación inicial de la policía. El hombre de 48 años que falleció en la noche del martes en una vivienda de las calles 210 y 25 no murió en el marco de un ataque con un arma de fuego sino que el deceso se produjo por causas naturales. Así lo establecieron desde la fiscalía a partir de los informes médicos cotejados a lo largo de la jornada. Más temprano, el anciano que había sido detenido por el supuesto crimen había sido liberado por la fiscal al considerar que no existían pruebas para su imputación.

De acuerdo a la primera información oficial que se había conocido, la muerte de Carlos Aníbal Techera (48) se había dado en el marco una discusión en la que recibió un disparo en su ojo izquierdo por parte del inquilino del inmueble en el que vivía. Sin embargo, con el correr de las horas y de las distintas pruebas recogidas la fiscal del caso, María Isabel Sánchez, descartó ese escenario a partir de que la muerte de Techera se dio por causas naturales. Así lo estableció la autopsia practicada este miércoles en la que se descartó que el hombre haya sido atacado con algún arma blanca o de fuego.

De todas maneras, para determinar las causas naturales del deceso la fiscalía deberá esperar los resultados de  las pericias histopatológicas. Por otro lado, en la autopsia se reveló que la herida que presentaba el cuerpo en el ojo no era compatible con la de un disparo y se estableció que se produjo una vez que el hombre ya estaba fallecido y que podría ser la mordedura de un perro.

Según le explicó la fiscal María Isabel Sánchez a QUÉ, en todos los testimonios recogidos a lo largo de la jornada ningún vecino dio cuenta de la existencia de una pelea o de faltantes en la casa.

“Era imposible que el detenido hubiera podido agredir a la víctima”, resumió la fiscal, que más temprano había decidido liberar al acusado -de 78 años- luego de no imputarlo por falta de pruebas y de tomarle sólo una declaración testimonial en la que el hombre negó una y otra vez que haya podido estar en el lugar. Asimismo, la fiscal tuvo en cuenta la diferencia en la contextura física de víctima y victimario, que el acusado se encuentra en recuperación tras haber sufrido un ACV meses atrás y que es prácticamente nula la movilidad de su mano derecha.

Ver más: , , , , , , , , , , , , ,

Comentarios