Juzgarán a tres personas por engañar y prostituir menores

El debate comenzará el jueves 20 por el delito de trata de personas en Pinamar. Además, están imputados por haber captado a otra mujer, pero en este caso no llegó a concretarse la explotación sexual. 

16/08/2015
Juzgarán a tres personas por engañar y prostituir menores
El fiscal federal Adler será uno de los representantes del Ministerio Público Fiscal. (Foto: archivo / QUÉ Digital)

Un hombre, su hijo y una mujer comenzarán a ser juzgados el próximo jueves en el Tribunal Oral Federal de Mar del Plata acusados de haber captado en el verano de 2013 a dos adolescentes de 15 y 16 años en Florencio Varela y haberlas obligado a prostituirse en Pinamar. Además, están imputados por haber captado a otra mujer, pero cuya explotación sexual no llegó a consumarse.

En representación del Ministerio Público actuarán el fiscal federal de Distrito, Daniel Adler, y el fiscal federal de Dolores, Orlando Giménez. Los acusados son Alejandro Daniel Aguirre, de 57 años, Gonzalo Matías Aguirre, de 35, y Valeria Ester Giménez de 23, oriunda de Temperley.

Las actuaciones se iniciaron a partir de la denuncia de las adolescentes –cuyas identidades se preservan para evitar una revictimización-  en la estación de Policía Comunal de Pinamar, cuando escaparon del departamento donde eran alojadas, junto a otro hijo del principal imputado.

Desde la Fiscalía Federal, informaron que las víctimas relataron que el 19 de enero de 2013 Alejandro Aguirre pasó a buscarlas por su casa –en un Renault Logan azul a nombre de su hijo Gonzalo- con la falsa promesa de ir a Pinamar a cuidar niños y vender productos en la playa. El contacto a ellas les había llegado a través de un vecino del barrio, en Florencio Varela. Las adolescentes vivían con su abuela y hermanos, porque sus padres fallecieron, y “la necesidad económica las llevó a aceptar la propuesta”.

Durante el viaje, según relataron, Aguirre habría efectuado llamadas telefónicas “en código” -entre otras cuestiones habría dicho que llevaba “chicas para trabajar”- y les habría indicado a ambas que cuando llegaran a destino, debían usar nombres distintos y decir que tenían entre 18 y 20 años.

Ellas fueron alojadas en un departamento ubicado detrás de la terminal de ómnibus nueva –alquilado por Gonzalo Aguirre-, donde luego se sumó el otro hijo del captor, que finalmente las ayudó a escapar a raíz de una discusión con su padre. Por algunas horas, vieron pasar por allí a otras cuatro mujeres con la finalidad de allí mantener relaciones sexuales, una de ellas la tercera víctima de este juicio.

El segundo hecho por el que se juzgará a los imputados, incluye también a Valeria Giménez, quien habría engañado a una mujer a través de una promesa de trabajo en Pinamar para ser empleada doméstica a cambio de unos 4 mil pesos mensuales. Ella se encontraba desempleada, con cuatro hijos a cargo y separada de su expareja, víctima de violencia de género. Cuando llegaron desde el conurbano a Pinamar el 1° de febrero, Giménez la acompañó al departamento, donde estaban las víctimas adolescentes.

Ver más: , , , , , , ,

Comentarios