Suboficial acusado de abuso: “Es un hecho sumamente grave”

Lo dijo el fiscal federal Daniel Adler en una audiencia realizada en la Cámara de Apelaciones en la que sostuvo la acusación contra el planteo de la defensa de dejar sin efecto el procesamiento.

19/12/2017
Suboficial acusado de abuso: “Es un hecho sumamente grave”
El fiscal federal Daniel Adler (Foto: archivo / QUÉ Digital)

El fiscal general ante la Cámara Federal de Apelaciones de Mar del Plata, Daniel Adler, sostuvo en audiencia pública la acusación contra un suboficial del Ejército que acusado de un caso de abuso sexual con acceso carnal contra una soldado voluntaria producido en el ámbito del Grupo de Artillería de Antiaérea -GADA- 601. “Estamos ante un hecho sumamente grave”, sostuvo, y pidió al tribunal habilitar la instancia de juicio oral y público.

Ante los jueces Alejandro Tazza, Eduardo Jiménez y Martín Bava el abogado defensor del suboficial, Gonzalo La Menza, pidió se deje sin efecto el procesamiento, adujo que no se encuentra acreditada la materialidad delictiva y que no habría más elementos que “la mera denuncia” de la víctima. El militar está detenido desde el pasado 20 de octubre.

A su turno, Adler -ante también la presencia del abogado de la víctima constituida en querellante, Ariel Ciano- señaló que la víctima debió relatar tres veces lo sucedido: en la Comisaría de la Mujer, en sede administrativa del Ejército y en Cámara Gesell en el marco del proceso penal, y su testimonio “mantuvo una cohesión no sólo interna, sino que también se vio respaldada por diversos elementos”.

En este sentido, el fiscal se refirió a la pericia médica que habla de una escoriación compatible con una abuso sexual con penetración, los mensajes de Whatsapp que envió a una amiga cuando salió del GADA contando lo sucedido, y el testimonio que está sumado en el expediente sobre lo extraño de que haya salido tres horas después de su horario, lo que también consta en las cámaras de seguridad del lugar.

Por otro lado, desestimó lo dicho por el abogado defensor acerca de que no habría habido indicios de violencia o forcejeos. “Es mentira que no gritó, quiso hacerlo y le taparon la boca, según nos dice su relato; quiso salir corriendo y la sujetaron”, señaló luego. Y en este sentido, reparó en que el acusado admitió ser especialista en artes marciales, aunque se negó a declarar en el Juzgado cuando fue citado a indagatoria.

Adler amplió la visión e hizo referencia en la condición de género de la víctima. “Las mujeres son quienes especialmente sufren situaciones de abuso”, sostuvo y reparó en las convenciones internacionales que obligan al Estado a actuar ante estos casos. A su vez, marcó la situación de subordinación de la víctima respecto al imputado, y reparó en que el testimonio de la mujer dio cuenta de situaciones de acoso previas al hecho. En este sentido, es que pidió poner atención en este tipo de situaciones que se dan en contextos donde hay situaciones de mando o jerárquicas.

Por último, se refirió a la peligrosidad procesal que el magistrado de primera instancia tuvo en consideración para dictar sobre el imputado la prisión preventiva, y entre distintos elementos reparó en dos: por un lado la investigación por falso testimonio que se abrió respecto a un soldado por su declaración contradictoria en el marco de la causa, y por otro lado, más allá de que se encuentra suspendido en la fuerza, comprendió que puede tener acceso a armas de fuego.

Ver más: , , , , , , , , , ,

Comentarios