Acompañantes terapéuticos, entre la precarización y el reconocimiento

Con ese panorama se encuentran los profesionales que contienen y sostienen a pacientes con diferentes patologías. Deudas de obras sociales y frenos a los tratamientos, los principales reclamos. Piden una ley que los regule.

28/07/2016
Acompañantes terapéuticos, entre la precarización y el reconocimiento
(Foto: ilustrativa / QUÉ Digital)

Deudas de obras sociales, frenos a los tratamientos y falta de reconocimiento para profesionales con un rol fundamental: contener y sostener a pacientes con diferentes patologías, en el ámbito de la cotidianeidad. La situación se repite, cuentan los acompañantes terapéuticos en la ciudad, y por eso los profesionales decidieron nuclearse en asambleas, para luchar en conjunto. “Hay precarización y empobrecimiento de los acompañantes”, señalaron.

Los acompañantes terapéuticos son agentes que trabajan, muchos en el área de salud mental, y que tienen como función asignada “contener y sostener a las personas con problemáticas en la cotidianidad y en situaciones de crisis. “Trabajamos insertos en un equipo interdisciplinario y la función depende mucho de la problemática específica de cada persona con la que se trabaja; es muy variado según la edad y la especificidad”, explicó Estefanía Galacho, profesional de la ciudad y una de las impulsoras de la organización en asambleas.

En diálogo con QUÉ, en la radio, la joven se refirió a la situación en la ciudad, donde abunda la precarización laboral y no hay un reconocimiento a los profesionales. “Hay varias cuestiones puntuales, como la falta de una ley que regule y que permita la matriculación de los acompañantes”, expuso y dijo que en cuanto a la precarización, los problemas se suscitan en instituciones y con las obras sociales, en su mayoría IOMA.

“Muchas veces no se aprueban los tratamientos y está la falta de pago, los atrasos. Eso lleva a que haya precarización y empobrecimiento de los acompañantes”, enfatizó Galacho, quien explicó que a partir de estas situaciones nació la idea de convocarse en asambleas, para luchar en conjunto con el objetivo de “lograr un reconocimiento tanto institucional, como estatal y social”.

Consultada respecto al panorama con el que se encuentran los trabajadores, la acompañante advirtió que la situación se repite y que la mayoría de las obras sociales se atrasa en los pagos. “Hay profesionales que no cobran desde febrero”, graficó y destacó también el hecho de que muchas veces no se aprueban los tratamientos y solo resta esperar “que las familias de los pacientes recurran a recursos de amparo para que se reconozca la figura del acompañante”.

UNA LEY QUE RECONOZCA AL ACOMPAÑANTE

En cuanto a las soluciones de fondo, la profesional destacó la importancia de que se sancione una ley que los reconozca puntualmente, porque pese a que la figura del acompañante está enmarcada en las leyes de Salud Mental y Derechos de Pacientes con Discapacidad, eso no siempre implica que el trabajo sea reconocido.

“La solución de fondo sería una ley específica, porque el acompañante terapéutico es necesario, el tema es cómo debería ser esa ley porque hay muchos puntos importantes”, consideró y dijo que por eso se están debatiendo las leyes en asamblea. Justamente en ese marco, el próximo sábado 6 de agosto a las 10 habrá un encuentro en la sede del Sindicato de Luz y Fuerza (25 de Mayo 4115). 

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Comentarios