Arte callejero: “Esta gestión le sacó el lugar a los artistas”

Gabriel Pace, un “hombre estatua” que trabaja en el centro de Mar del Plata, denuncia que Cultura dejó de entregar permisos y que es “maltratado” por Inspección General: “Nos sacan como si fuéramos perros o vendiéramos droga”.

10/09/2017
Arte callejero: “Esta gestión le sacó el lugar a los artistas”
(Fotos: QUÉ Digital)

Durante los últimos meses se redujo la cantidad de artistas callejeros en el centro de Mar del Plata. Por fuera del verano, la cultura ocupa hoy un menor espacio en la Peatonal San Martín y la calle Rivadavia, dos sectores emblemáticos para el arte urbano: los mismos artistas advierten que la Secretaría de Cultura no les está entregando permisos para trabajar en la vía pública y que además, los inspectores municipales los sacan “de manera prepotente”, dejándolos prácticamente sin trabajo.

Gabriel Pace es uno de los artistas de la Peatonal afectados por esta situación. El “hombre estatua” que le da vida con su cuerpo a distintos personajes desde hace varios años, denuncia que no lo dejan trabajar. “Desde que asumió Arroyo no nos dieron más permisos y los cuestionamientos que nos hace Inspección General son insólitos”, explicó en diálogo con QUÉ.

A veces en la Peatonal y San Luis, frente a la fuente; otras, sobre Rivadavia. De vez en cuando, por San Martín, más cerca del mar. “Nos van corriendo, los inspectores te sacan como a un perro o como si estuvieras vendiendo droga y somos muchos los que nos quedamos afuera”, contó. En medio de la charla con este medio, otros artistas se acercaron y ratificaron los dichos de Gabriel.

Sin música, sin hablar, sin pedir dinero. El rostro pintado de dorado o de verde, la vestimenta con la que caracteriza a sus personajes, una pequeña tarima que ocupa menos de un metro cuadrado y un títere que toma con sus manos. Gabriel permanece quieto, en silencio, inmóvil, estático, a la espera de una colaboración, con la cual subsiste y le da de comer a sus hijos.

ARTISTAS CALLEJEROS PEATONAL (2)

“Antes los permisos los renovábamos mes a mes, o cada tres meses. Desde que llegó Arroyo no nos dan nada. Un funcionario de Cultura, de la Dirección de Ferias, incluso nos cuestionó a mí y a mi mujer por mandar a nuestro hijo a un colegio privado, como si tuviera que ser pobre por ser artista”, manifestó.

Según denuncia, no fue la única crítica que le hizo el mismo funcionario (Adrián Álvarez). “Me llegó a decir que yo no era una estatua clásica, porque además uso un títere. Una estupidez”, dijo el hombre estatua.

Meses atrás QUÉ contó la historia de Martín Falkenhagen, otro de los artistas de la Peatonal, padre de dos hijos adolescentes e hipoacúsico. Además de no renovarle los permisos, el mismo funcionario de la Dirección de Feria del área de Cultura, lo cuestionaba por pintar copias de superhéroes de origen estadounidense, aunque los diseños fueran exclusivos y de gran calidad, además de ser este talento su principal sustento de vida.

Asimismo, Gabriel menciona, repite y cuestiona el “mal trato” del personal municipal de Inspección General. “No nos dan el permiso pero nosotros tenemos que trabajar y no hacemos más que nuestro arte. Últimamente los inspectores nos sacan como perros; no entran a los comercios, solo sacan a los manteros y a los artistas, como si fuéramos lo mismo”, contó.

“El trato es muy prepotente, te tratan como si vendieras droga. Una vez incluso me quisieron secuestrar el títere que uso, es insólito lo que hacen. He visto cómo secuestran equipos de sonido de otros artistas. Y a mí me han sacado delante de la gente, de nenes que miran con asombro a una estatua y no les importa romperles cualquier ilusión”, agregó.

“NO VIVIMOS DE LA TEMPORADA”

La temporada de verano es, debido al movimiento turístico, el momento de auge de artistas callejeros en el centro de Mar del Plata. Sin embargo, para aquellos que viven todo el año en la ciudad, no alcanza con poder trabajar entre diciembre y marzo. “El último permiso me lo dieron en verano, pero a mí lo que me importa es el resto del año, yo no vivo de la temporada, ninguno de los artistas que estamos acá vivimos de la temporada”, indicó Gabriel Pace.

El “hombre estatua” fue adquiriendo conocimiento, oficio y experiencia para hacer su arte. “No soy un improvisado, conozco muy bien mi trabajo”, admitió. Pero al mismo tiempo remarcó: “Yo no soy kirchnerista, ni anti Macri ni nada. Quiero que me dejen trabajar, no jodo a nadie y a la gente le gusta lo que hago, nunca una persona se quejó”.

ARTISTAS CALLEJEROS PEATONAL (5)

Aseguró también que en otras ciudades en las que ha trabajado no ha tenido este tipo de inconvenientes. “En otras partes de Argentina el permiso te lo otorgan enseguida, sobre todo si no utilizás equipos de sonido o algo que pueda obstruir el paso”, dijo y comentó indignado: “Acá en Mar del Plata es todo lo contrario. Yo uso menos de un metro cuadrado, no hablo, no uso música, no molesto, no pido plata, necesito poder trabajar todo el año”.

Después del “maltrato” que sufrió este último tiempo por parte de Inspección General y tras las negativas “sin argumentos” de la Secretaría de Cultura para otorgarle un permiso, Gabriel Pace aclaró: “Nunca había tenido problemas pero desde que cambió el gobierno, esta gestión le sacó el lugar a los artistas. Yo hago teatro, soy artista y con esto comen mis hijos”.

Ver más: , , , , , , , , , ,

Comentarios