Basural: otra vez, la peor cara de Mar del Plata

Un nuevo conflicto dejó en evidencia el abandono del predio donde cientos de personas intentan subsistir. La acumulación de bolsas en las calles y el humo en medio de la temporada fueron solo dos consecuencias colaterales que debieran encender alarmas urgentes.

04/01/2018

Por Joaquín Lledó | Imagen: Lucho Gargiulo

Esta vez, el panorama en el basural era tan desolador como hace tres semanas. El conflicto es otro completamente diferente, pero estar en el predio de disposición final de residuos hace siempre que todo se valore de otra manera, que lo impactante que supone ver montañas de basura en el centro de Mar del Plata en plena temporada turística pase a ser solo un problema muy menor al lado de gente que sobrevive entre la basura, entre la contaminación, y ahora también entre el intenso humo de un importante incendio de residuos.

En cada paso por el basural siempre también aparece un elemento común: la sensación de que ahí no hay Estado, que nunca llega, que ante cada conflicto se ponen parches desde una oficina de la Municipalidad -y en este caso ni desde ahí- y que nunca se habla de una solución de fondo, de qué hacer con las cientos de personas que subsisten de la basura, de cómo hacer un sistema lógico de disposición final, de cuándo en una ciudad tan grande se empezará a hablar de proyectos en serio y no de continuos e inservibles parches.

Mientras el país mira a Mar del Plata a través de los medios nacionales por las playas, por si llegaron turistas o no, por los precios, por las  nuevas tendencias, por las largas colas en las cervecerías, por los colectivos gratuitos puestos por la Provincia para desplazarse por la costa, en la ciudad hay un nuevo conflicto con la basura y el basural, dos de las palabras quizás más repetidas en 2017 en los medios locales a propósito de los permanentes y múltiples conflictos.

Esta vez, la falta de planificación y concreción de qué hacer cuando se le vencía un contrato diversas veces prorrogado a la conflictiva empresa Tecsan -del poderoso grupo Roggio- hizo que el Municipio volviera a verse superado por el reclamo de 50 trabajadores que querían seguir en sus puestos y con los mismos sueldos. El acuerdo alcanzado este jueves entre los gremios y la Provincia -la gran incógnita es el rol del gobierno municipal- sólo puso un parche más a una realidad urgente.

BASURAL PREDIO MAR DEL PLATA

Colapso. La palabra es usada por buena parte de los actores que tienen que ver con el proceso de la basura en Mar del Plata. Todos coinciden en la necesidad urgente de hacer obras en el predio. Por eso el gobierno presentó en enero de 2017 un proyecto de ordenanza para licitar no sólo las tareas operativas diarias en el lugar sino también obras. El expediente quedó trabado en el Concejo sin explicaciones -se aprobó en las comisiones de Medio Ambiente y Obras, pero quedó trabado en la de Legislación-, como si el destino de la basura en Mar del Plata no fuera urgente.

El colapso se advirtió hace tres semanas cuando por falta de policías el predio estuvo bloqueado y la basura se depositó sobre unos 500 metros en la calle de ingreso al predio. Este jueves el colapso se evidenció de otra manera, en el interior, con una intensísima columna de humo y basura por todos lados en el “nuevo” y en el viejo predio. También, con gente -se estima que diariamente hay unas 500 personas, entre ellos menores- en medio de la montaña de basura incendiada intentando a pesar de la paralización del predio hacerse de basura, de desechos, de cosas para vender y para subsistir.

Mientras el gobierno municipal suspendía dos conferencias de prensa convocadas en medio del conflicto y no se refería a la situación que terminó por emparchar la Provincia, en el predio había gente revolviendo basura entre el humo con la misma falta de respuestas que se mantiene hace años. Afuera, en tanto, también esperaban respuestas los trabajadores del predio, nucleados en la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (Uocra), el Sindicato de Camioneros y la Asociación Gremial Obreros y Empleados de la Conservación Ecológica Ambiental y Servicios Especiales (Agoec).

En medio del calor de pleno enero en la turística Mar del Plata, el humo, el olor y la mugre en las calles producto del nuevo conflicto volvieron a exhibir en el basural la repetida peor cara de la ciudad.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Comentarios