“En dos años, Cambiemos batió todos los récords de gatillo fácil”

María Del Carmen Verdú encabezó el lanzamiento de la Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (Correpi) en la ciudad. “Mar del Plata es uno de los centros con mayor incidencia represiva”, advirtió.

12/08/2018
“En dos años, Cambiemos batió todos los récords de gatillo fácil”
(Foto: QUÉ Digital)

Del asesinato de Cristian Domínguez Domenichetti en la cárcel de Batán en manos de uniformados del Servicio Penitenciario, pasando por la Contra Cumbre de las Américas, el 30° Encuentro de Mujeres, el acto que encabezó Mauricio Macri en Belisario Roldán o los balazos de goma en Desarrollo Social, los hechos indican que Mar del Plata -tal como mencionó María del Carmen Verdú este sábado en el lanzamiento de la Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (Correpi) a nivel local- “es uno de los centros con mayor incidencia represiva”.

En ese contexto y con las exigencias que impone el contexto actual a nivel nacional, la organización empezó un proceso de nacionalización para llegar a distintos puntos del país y darle pelea a la violencia policial e institucional, y eligió Mar del Plata como uno de los primeros destinos. El lanzamiento se dio a sala llena en el marco de una charla debate en el Centro Cultural Séptimo Fuego, donde Verdú, referente de la organización, dejó en claro las razones que motivan la llegada y el crecimiento de Correpi, también en la ciudad.

“En Batán recuerdo el caso de Cristian Domínguez Domenichetti, que sigue siendo hasta el día de hoy el cuerpo torturado, con más golpes y más ferocidad que yo haya visto en 30 años de militancia antirrepresiva, en el cual además empezamos a ver las estrategias judiciales para esquivar el castigo. O las constantes persecuciones contra el activista Chacho Berrozpe. Hay razones objetivas que nos exigen y nos obligan a estar acá”, comenzó en su discurso.

 POR QUÉ MAR DEL PLATA 

En diálogo con QUÉ Digital, Verdú agregó al proyecto de nacionalizar la organización, la coyuntura actual represiva que también se replica en la ciudad como razón para instalarse en la ciudad, al igual que lo hicieron en Córdoba y Mendoza: “Mar del Plata fue elegida como parte de este primer trío por razones bien concretas que tienen que ver con su historia represiva, con su realidad actual pero sobre todo con la coyuntura nacional, con un momento que caracterizamos como un estado de excepción, con suspensión de derechos y garantías, el avance de la militarización de los barrios, con el incremento exponencial del gatillo fácil y muertes en lugar de retención, la represión a trabajadores organizados, y con reformas profundas que tienen que ver con todo el sistema normativo penal, el procesal penal y los códigos contravencionales”.

“En ese escenario Mar del Plata es uno de los centros con mayor incidencia represiva de la provincia y llegamos para articular con organizaciones locales de larga experiencia en los barrios”, sumó.

Como organización, con más de 25 años en la calle, la Correpi tiene la convicción de insertarse en los territorios para avanzar en una verdadera militancia antirrepresiva; por eso funcionarán en la ciudad a través de la articulación con organizaciones que ya están trabajando en los barrios y con quienes tienen directa relación. “Los marplatenses van a encontrar a Correpi en cada conflicto en la calle, en cada comisaría donde haya presos o presos políticos, en donde haya una movilización, en cada toma de fábrica en cada lugar donde sea necesario ponerle el pecho a la represión”, agregó Verdú.

anuario MACRI Y VIDAL EN MAR DEL PLATA ACTO INCIDENTES Y REPRESION   (5)

 EL APARATO REPRESIVO ACTUAL COMO POLÍTICA DE ESTADO 

“No la tenemos fácil, está bastante fulera, dijo Verdú en el comienzo de su discurso de inauguración en relación al recrudecimiento de la actividad represiva desde diciembre de 2015. “Hoy nos encontramos desde hace dos años y medio en la peor combinación de toda nuestra historia posterior al ’83. Hemos tenido a lo largo de estos años distintos tipos de gobierno, más menos explícitamente represores, de derecha, con un perfil más progresista, pero lo cierto es que desde diciembre de 2015 enfrentamos la peor combinación. Un plan de gobierno basado en el saqueo, en la entrega, en el ajuste, en la opresión y que para llevar adelante ese plan extremo, como nunca antes tan explícitamente lo habíamos visto, también pone en juego todas las herramientas represivas en su máxima expresión, y va por más”, analizó.

Comenzando por la declaración de Emergencia en Seguridad nacional y la implementación del protocolo “antipiquetes”, la Negra Verdú pasó a enumerar las medidas que tomó Cambiemos desde el comienzo de su gobierno para llegar al estado actual: “Las detenciones arbitrarias se incrementaron de tal manera que se empiezan a ver incluso en lugares donde antes no ocurrían, lejos de villas o barrios populares. Se militarizaron los barrios con fuerzas de distintos colores, con un verdadero ejército de ocupación que provocó dos consecuencias: más poder de fuego en las calles con el que batieron todos los récords de gatillo fácil en menos de dos años, se cruzó la línea de una muerte por día”, advirtió.

 TRES HITOS QUE MARCARON LA ESCALADA REPRESIVA 

“La desaparición seguida de muerte de Santiago Maldonado sin dudas marcó un punto de inflexión en esa administración del aparato represivo del poder estatal, que no fue la primera en democracia, porque son más de 200 las desapariciones desde el ’83. Sí fue el primer desaparecido en el marco de una represión de una fuerza federal en el marco de un conflicto social. A partir de allí, lo que en otros gobiernos hubiera significado algún tipo de “gimnasia periodística” para eludir, acá nos encontramos con un gobierno que salió en masa a decir barbaridades”, continuó.

Dos meses después, Prefectura fusiló a Rafael Nahuel por la espalda y redoblaron la apuesta con la doctrina Bullrich: “La versión de las Fuerzas es versión de verdad”, que después usaron para justificar las casusas judiciales que siguieron”, continuó.

El tercer y último episodio que evidencia la escalada represiva, para la Correpi, ocurrió con el caso Chocobar: “Con la doctrina Chocobar llegó la legalización y judicialización del gatillo fácil, que se va a plasmar con el anteproyecto de reforma del código penal, donde se establecerá el uso reglamentario del arma de fuego. Es decir, lisa y llanamente, la no punibilidad de los fusilamientos producidos por efectivos de las fuerzas de seguridad”.

El último gran anuncio del gobierno nacional en la temática tiene que ver con el uso de las Fuerzas Armadas para lo que llamaron “seguridad interior”, pero desde la agrupación  insisten en hablar de “represión interna” y consideran la política “de una gravedad tremenda”.

 LA NACIONALIZACIÓN 

“Todo este escenario es el que nos ha llevado a caracterizar desde agosto del año pasado la situación represiva en Argentina como un estado de excepción, es decir, la medida extrema de un gobernante que está ante una situación de tal gravedad que recurre a suspender derechos y garantías. No está declarado formalmente pero sí es reconocido”, advirtió la referente de la Correpi.

El escenario que describió María del Carmen Verdú resume por completo las razones que motivaron a la organización a instalarse en Mar del Plata, bajo la consigna de “unidad, organización y lucha” frente a la represión en una Mar del Plata donde las experiencias de abuso de las fuerzas de seguridad, sin dudas, aparecen rápidamente en la retina de cualquier marplatense.

CORREPI MARIA DEL CARMEN VERDU

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Comentarios