Cerveza artesanal: “Baum sigue creciendo por su gran equipo”

Leonardo Luffi, dueño la fábrica que ganó recientemente una medalla de oro y otra de bronce en Santiago de Chile, habló con QUÉ de la capacidad de la industria para generar empleo . “Lo que hacemos es parte de un sueño genuino”, aseguró.

29/10/2017
Cerveza artesanal: “Baum sigue creciendo por su gran equipo”
(Fotos: archivo/QUÉ Digital)

La cervecería Baum está todavía de festejo tras haber ganado dos importantes medallas, una de oro y otra de bronce en la Copa de Cervezas de América realizada en Chile. El dueño de la empresa marplatense que “no para de crecer”, Leonardo Luffi, habló con QUÉ del presente de la marca, de los próximos objetivos y de la capacidad de generar empleo que hoy está teniendo la industria de la cerveza artesanal.

De los nueve tipos de cerveza que produce Baum, dos obtuvieron medallas. La Old Ale, de origen inglés, con un gran sabor a malta y con altos niveles de alcohol (casi un 9%), ganó una medalla de bronce entre decenas del mismo tipo que compitieron por el reconocimiento, por decisión de un selecto equipo de jueces conocedores de la industria.

En tanto, la Brewja Pumpkin Ale se quedó con la medalla de oro. Se trata de una cerveza originada en Estados Unidos y traspolada a Latinoamérica. Está hecha a base de zapallo y tiene un agregado de canela. Fue elegida en Santiago de Chile como la mejor cerveza del continente.

Para el dueño de Baum, el reconocimiento es motivo de orgullo. “Uno recuerda los comienzos del proyecto y seguimos con el mismo espíritu, con las mismas ganas de crecer; seguimos fiel a las formas de producir y al formato artesanal. En mi caso no lo puedo creer”, dijo Leonardo Luffi.

Baum “ha crecido muchísimo en el segmento artesanal”, explicó su dueño y agregó: “Hoy tenemos 11 franquicias operativas y algunas más que se están proyectando. No paramos de crecer, es un fenómeno cultural a nivel Latinoamérica y mundial con un crecimiento muy rápido para nosotros”.

Mar del Plata es la ciudad con mayor desempleo del país. Las cifras, lejos de ser solo números, marcan una triste realidad en Mar del Plata. Un punto a remarcar de la industria de la cerveza artesanal, en sostenido crecimiento desde hace al menos tres años en la ciudad, es su capacidad para generar puestos de trabajo para acompañar ese desarrollo.

Las franquicias de Baum han generado empleo. Y tan solo en la fábrica, asentada en Mar del Plata, trabajan 35 personas. “Estoy súper contento con el equipo que tenemos. La gente joven que constituye Baum es increíble. Las empresas las hacen la gente que trabaja en ellas. Me siento muy representado por el formato que tiene toda la gente joven que trabaja. Hay un gran equipo que hace que sigamos creciendo desde hace más de dos años”.

Más allá de la gastronomía, para sostener su crecimiento Baum está dividida en múltiples áreas de trabajo: existe un equipo de personas que asiste a las franquicias; pero también personal abocado a la imagen, el diseño, la arquitectura, la cocina -con dos chefs a cargo-, un área de calidad, un sector de producción y otro de ingeniería en mantenimiento. Se suma también un equipo de diseño arte.

En concreto, oficios y profesiones que poco parecerían tener que ver con el mundo de la cerveza, se convierten en piezas necesarias y fundamentales para el crecimiento de las marcas que lideran el mercado.

“ES UN SUEÑO GENUINO”

El complejo proceso de producción que demanda semanas y en el que a través de los distintos ingredientes se logra variar el sabor, la textura y el aroma de los nueve estilos que se producen en la fábrica de Baum, tiene un origen por demás simple y a la vez motivador entre los productores que se lanzaron al mercado: hacer su propia cerveza.

“Fue y es todo parte de un sueño”, resumió el dueño. En estos años, la marca creció a la par de la industria y se volvió algo “todavía increíble”.

Baum1

Cuando algo lo vas tomando lentamente y se va transformando en algo que te gusta, es totalmente genuino, es parte de un sueño genuino”, explicó Luffi, quien además señaló en el mismo sentido que, a su entender, “el emprendedor tiene una gran ventaja con respecto al resto de los mortales: no solo sueña cuando está dormido, sino también cuando está despierto”.

“Nosotros estamos viviendo ese sueño que sigue. Hoy el objetivo principal es seguir desarrollando cervezas artesanales, crecer, mejorar mucho, seguir vinculando a mucha más gente. Hacer cerveza es parte de mi vida y hasta que me muera voy a hacer cerveza”, completó.

¿QUÉ FALTA?

El crecimiento de la industria es indiscutible. Nuevas marcas y locales siguen alimentado al sector. En simultáneo, la política ha buscado darle impulso a la cerveza artesanal ya sea buscando que Mar del Plata sea declarada capital nacional por su flamante impronta cervecera, o bien intentando ordenar la recarga de botellones o fomentando la producción de lúpulo. ¿Qué falta para que la industria siga creciendo?

Al respecto, Leonardo Luffi señaló que “a nivel político ya ha habido acercamientos y se está trabajando”, aunque aclaró que “eso a veces tiene un ritmo diferente a lo que la demanda del sector necesita”.

A modo de crítica constructiva, en cuanto a lo que falta, el dueño de Baum deslizó la necesidad que hoy tiene el sector de contar con un mayor acompañamiento del sector privado y público ligado al turismo, principalmente por parte del Ente Municipal de Turismo (Emtur).

“Estaría bueno que desde el sector turístico se contribuya a la promoción del circuito de cervezas artesanales, algo que no se está haciendo con la fuerzas que se podría. Porque más allá de los papeles, Mar del Plata es la capital de la cerveza artesanal y como ciudad turística hay mucho que puede hacerse y aprovecharse más en este sentido”, analizó.

Baum: un recorrido de la fábrica al bar

Ver más: , , , , , , , , , ,

Comentarios