Chapadmalal: el desafío de crecer y mantener la identidad

Desde la Barranca de Los Lobos hasta el arroyo Las Brusquitas, el sector comprende siete barrios con características y problemas similares. El estado de los caminos, la falta de luces y la inseguridad encabezan la lista de necesidades.

03/07/2016
Chapadmalal: el desafío de crecer y mantener la identidad
(Fotos: QUÉ Digital)

Pensar en Chapadmalal conlleva a visualizar, casi inevitablemente, la tradicional postal del Complejo Turístico, con esos grandes hoteles costeros que dependen del gobierno nacional y suelen albergar importantes contingentes en época estival. Sin embargo, hablar de Chapadmalal es, en realidad, hablar de un distrito en pleno desarrollo, comprendido por siete barrios diferentes, aunque con características y problemáticas similares.

Desde La Arboleda hasta San Eduardo del Mar, pasando por Playa Los Lobos, Playa Chapadmalal, Santa Isabel, Highland Park, San Eduardo y El Marquesado, Chapadmalal abarca más de 24 mil hectáreas, en las que la naturaleza convive con el desarrollo urbano. Con ingreso por la Ruta 11, y un recorrido que combina el verde con el mar, los vecinos están atravesados por problemáticas similares: el estado de los caminos, la falta de luces y la inseguridad.

Daniel Deserti es vecino de la zona, vive hace más de treinta años en una casa en Playa Chapadmalal y conoce de cerca los pormenores, no solo de su barrio sino de todo el sector. Para Daniel, el crecimiento en los últimos años ha sido exponencial y eso se ve reflejado en la cantidad de construcciones y la extensión de los núcleos urbanos.

 SEGURIDAD, RECLAMOS Y COMPROMISO 

En las últimas semanas, Chapadmalal estuvo en el foco de la noticia a partir de numerosos hechos de inseguridad, que derivaron en los reclamos de los vecinos. Hubo cortes de ruta, reuniones con autoridades policiales y el propio intendente Carlos Arroyo debió hacerse presente en el lugar, a partir de la intensidad de los reclamos.

Según contó Daniel, fueron diez los violentos robos que se registraron en la zona, todos con un modus operandi similar y un importante grado de violencia. Por eso, la exigencia de presencia policial. Es que, hasta antes de los reclamos, un solo patrullero de la Policía Bonaerense estaba a cargo de recorrer toda la cuadrícula; ahora, lograron que sean dos y que se sumen al menos seis nuevos efectivos.

De acuerdo al relato del vecino, la Policía local está presente, pero con una salvedad: opera de 8 a 23, a diferencia de lo que sucede en el centro, donde se trabaja las 24 horas. Ese es otro de los reclamos, en especial si se tiene en cuenta que por las características de los barrios, hace falta presencia constante y la única manera de tenerla es con camionetas o móviles; caminar o utilizar motos es prácticamente imposible.

POLICIA LOCAL CHAPADMALAL

“Después de los reclamos logramos más presencia policial, se patrulla de noche, pero es insuficiente”, expuso José Luis Tamalet, presidente de la Asociación Vecinal de Fomento Playa Chapadmalal, respecto a la inseguridad, y desatacó la organización vecinal, a través de grupos de Whatsapp o Facebook.

En ese sentido, reparó en la importancia de la comunicación, en especial en un ámbito en el que los vecinos no son muchos y se conocen muy bien. “Es fundamental el cuidado entre nosotros, pero sabemos que no depende de lo que hagamos sino que hace falta presencia policial, porque el sector es muy amplio y muy descampado y no se puede mandar a la gente caminando ni en moto”, graficó.

 LUCES, CALLES Y TURISMO 

Los barrios que comprenden el Distrito Descentralizado Chapadmalal comparten dos grandes problemáticas: el mal estado de los caminos y la falta de iluminación, dos aspectos que quedan en evidencia con una simple y breve recorrida al caer el sol. Respecto a lo primero, desde la asociación vecinal -a la que se le adeudan ocho meses del convenio- precisaron que desde el cambio e autoridades no se volvió a colocar granza, algo fundamental para los caminos de tierra.

“Sabemos que se está trabajando, están los pedidos presentados y es un gobierno nuevo que no tiene los recursos por ahora”, sostuvo Tamalet, en cuanto al rol del Municipio. En ese sentido, entendió que “hay que darles tiempo y esperar”, destacó “la muy buena predisposición” y consideró que el problema es la falta de recursos.

En cuanto a la necesidad de luminarias, se trata de un problema histórico, que se ve agudizado por el crecimiento poblacional y la extensión de las construcciones –muchas gracias al Procrear-, cada vez más alejadas de los centros urbanos de cada barrio. “Pareciera que todo esto se va a reactivar, mientras tanto lo vamos llevando como se puede”, admitió el titular de la entidad vecinal.

Quienes residen todo el año en Chapadmalal dependen, en un gran porcentaje, del turismo. Por eso, el resultado negativo de la temporada que se fue impactó fuertemente en la comunidad de la zona. “Mucha gente vive del turismo, la temporada fue mala y ahora el invierno se complica”, sostuvo Daniel, quien destacó que quienes viven en la zona lo hacen por elección y no sin antes tener en cuenta los desafíos y las dificultades.

CALLE CHAPADMALAL (3)

“El que elige venir acá lo hace por elección; acá no tenés ni agua, ni gas ni cloacas, todo depende de vos, tenés que tener los recursos para hacerlo”, graficó, respecto a las características de la población, que en su mayoría son similares: familias que disfrutan del contacto con la naturaleza y la cercanía al mar, con posibilidades económicas para afrontar los elevados costos que implica una vida lejos de la ciudad.

En ese sentido, el titular de la sociedad de fomento destacó el crecimiento de “los emprendimientos y lugares de alojamiento”. “Ahora la idea es que no sea solo de temporada, se trabaja para crear un grupo de gente que se habitué acá, porque hacen falta restaurantes abiertos, aunque lo cierto estamos muy alejados. Esta es una zona en crecimiento, pero va a llevar mucho tiempo”, sostuvo.

SALUD, EDUCACIÓN Y SERVICIOS

En Playa Chapadmalal, una misma manzana alberga tres niveles educativos: escuela primaria y secundaria y jardín de infantes. La gran mayoría de los niños y adolescentes de la zona asisten a las escuelas provinciales y los vecinos aseguran que el nivel educativo es muy bueno.

En cuanto a salud, pese a que debería haber una posta sanitaria en la sociedad de fomento, en la mayoría de los casos la atención se concreta en las salas de salud de Colonia Chapadmalal o Playa Serena o en el Hospital de Miramar, todos ámbitos de menor distancia si se tiene en cuenta el Materno Infantil o el HIGA.

En lo que hace a servicios y conectividad urbana, el sector no cuenta ni con agua, ni con gas ni con cloacas, según precisaron lo vecinos. Cada usuario debe hacerse cargo de los servicios, a excepción de la luz, y es posible acceder a internet inalámbrico, televisión satelital y, en algunos casos de acuerdo a la zona, teléfono. En cuanto al transporte público de pasajeros, existen dos posibilidades: la línea 511 CH y el servicio de El Rápido del Sur.

EL RAPIDO RUTA 11 CHAPADMALAL

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Comentarios