Degradación, violencia, un hada y un prócer en el discurso de Arroyo

En el acto por los 144 años que cumplió Mar del Plata, que se realizó en Plaza Mitre con la inauguración del Paseo de las Farolas, el intendente habló de la desmejora de la ciudad y del rol del Estado. Pidió “llevar a los hermanos indigentes a la educación y a la cultura”.

10/02/2018
Degradación, violencia, un hada y un prócer en el discurso de Arroyo
(Foto: prensa MGP)

El intendente Carlos Arroyo brindó este sábado por la tarde en Plaza Mitre un encendido discurso en el acto central por el 144º aniversario de Mar del Plata, que se celebró con la inauguración del Paseo de las Farolas.

Las farolas restauradas por Constanza Adiecchi se encendieron cerca de las 19 en un marco de festejo junto al gabinete municipal, concejales, el obispo Gabriel Mestre, la Banda Sinfónica Municipal y vecinos.

Luego del corte de cinta, el intendente tomó el micrófono en el centro de la Plaza cuando comenzaba a oscurecer y empezó a hablar.

Fiel a su estilo docente, repasó primero detalladamente los inicios de la ciudad con las expediciones de Juan de Garay en 1581, la fundación a orillas de la laguna Las Cabrillas (hoy Laguna de los Padres) de la Reducción de Nuestra Señora del Pilar, la llegada de José Coelho de Meyrelles a fines de 1856 y la fundación de saladero hasta el impulso que le dio Patricio Peralta Ramos para lograr reconocer a esta zona como un pueblo en 1874.

Seguido, incorporó a su discurso una serie de problemas que a su entender comenzaron a gestarse hace tiempo en Mar del Plata.

“Esta gran ciudad que tenemos, en algún momento comenzó a desmejorarse. Por algún motivo la violencia comenzó a ser -en muchos aspectos- una costumbre. Luego comenzó la degradación y la rotura de elementos públicos”.

Arroyo habló también del rol del Estado: “Los marplatenses tenemos que sacarnos la idea que nosotros estamos en un lado y el Estado, en el otro. En realidad, todo esto que está a nuestro alrededor -incluyendo estas hermosas farolas- son de cada uno de nosotros y cada uno de los argentinos. El Estado no es algo que está allá, sino que somos todos nosotros. Cuando hacemos daño a un elemento público –como ha ocurrido y como lo vemos-, nos estamos dañando a nosotros mismos”.

EL PRÓCER

El intendente aprovechó la ocasión para agradecer la presencia del reconocido arquitecto Roberto Cova, a quien le dedicó exclusivamente unas palabras: “Usted nos ha ilustrado con la historia de esta gran ciudad. Es una maravilla tenerlo aquí con nosotros. Usted es un prócer de Mar del Plata y se merece todo el respeto y el honor que nosotros hoy le brindamos”.

UN HADA

Debido a que la restauración de las 19 viejas farolas que hasta antes de mediados del siglo XX se lucieron en la Rambla fue una tarea que estuvo a cargo de la restauradora Constanza Addiechi, el intendente también habló de ella enfáticamente en su discurso.

“Es un hada. Ella apareció sorpresivamente un día vestida con mameluco, y cuando me explicó todo lo que sabía, los estudios que tenía, yo no lo podía creer. Y así comenzó una obra extraordinaria de recuperación de monumentos de Mar del Plata. Esta es su obra. Esta mujer demuestra la superioridad femenina porque fue capaz de trabajar en estas farolas, arriba de una escalera, horas y horas, mejor que cualquier hombre. Lo hizo con fuerza, dedicación, patriotismo. Así se hace patria, esta es la verdad. El objetivo es seguir embelleciendo la ciudad con obras como ésta y evitar que se destruyan monumentos o lugares públicos”.

POBRES E INDIGENTES

En el cierre del discurso del intendente por el cumpleaños de Mar del Plata, se refirió a los vecinos de menores recursos económicos de la ciudad.

“Tenemos que rescatar a los hermanos que tenemos en un estado de pobreza e indigencia. Tenemos que llevarlos a la educación y a la cultura. El problema grave de falta de educación es estructural, cultural y tenemos que poner toda la ciudad -sin ningún tipo de distinción- para sacar a estos hermanos del estado de pobreza en el que viven, para darles trabajo, la posibilidad de tener un hogar, mandar a sus hijos a la escuela como corresponde”.

Por último, solicitó respaldo a su gestión en ese sentido: “Nosotros estamos hoy empeñados en eso. Le pido a toda la ciudad que me acompañen en este esfuerzo. Tenemos que trabajar por nuestros hermanos, compañeros de ciudad, por los que viven al lado nuestro”.

Ver más: , , , , , , , , ,

Comentarios