En Textilana, cada empleado hace el trabajo de 3: hubo 50 despidos

La precarización en la empresa textil se incrementó con un nuevo sistema de producción: obligan a las trabajadoras a realizar una multiplicidad de tareas. Denuncian que cada día “echan a una o dos compañeras”.

07/07/2018
En Textilana, cada empleado hace el trabajo de 3: hubo 50 despidos
(Fotos: archivo/QUÉ Digital)

Hasta hace unos meses eran casi 600 las personas (la mayoría mujeres) que iban a trabajar diariamente a la planta de Textilana. Recientemente los hijos del fallecido empresario Mauro Sergio Todisco implementaron un nuevo sistema de producción por “celdas” que básicamente lleva a que cada empleado haga el trabajo que hasta hace poco hacían tres. La multiplicidad de tareas intensificó el ritmo de trabajo y derivó en el último tiempo en que al menos 50 personas fueran echadas.

Llegar un minuto tarde a la planta de Textilana ubicada sobre la Ruta 88 implica arbitrarios descuentos en el bajo monto que los trabajadores cobran en concepto de presentismo. En medio de un contexto económico adverso, sus salarios aumentaron solo un 13% y cada trabajador cobra $82 por hora de trabajo, con una importante recarga de tareas.

La precarización laboral dentro de la fábrica de la que salen al mercado nacional y al exterior la clásica indumentaria que se vende bajo la reconocida marca “Mauro Sergio” no hizo más que agravarse en el último tiempo.

TEXTILANA

La empresa está imponiendo un nuevo sistema de producción por “celdas”, que apunta a mantener la producción pero con menor cantidad de trabajadores: “Las compañeras que ya están dentro de este sistema están obligadas a producir cada una el trabajo de tres y a realizar una multiplicidad de tareas”, explicaron desde la comisión interna de Textilana.

Esta situación llevó a que se intensificaran los ritmos de trabajo y reforzar la excusa de la patronal para sostener que “sobra” una parte de los trabajadores debido a que su producción es realizada por otros. En los últimos 60 días, 50 mujeres y algunos hombres fueron despedidos. Son, en su mayoría, los que tienen menos años de antigüedad.

 “TODOS LOS DÍAS ECHAN A COMPAÑERAS” 

En diálogo con QUÉ Digital, María Demateis, delegada de la comisión interna de la fábrica, contó que “todos los días echan a una o dos compañeras” y detalló que los métodos para despedirlos rozan lo siniestro.

Sergio y Roxana Todisco, los hijos del fallecido empresario Mauro Sergio Todisco, son quienes hoy llevan las riendas de la fábrica.

A diario “echan gente”. Los despidos no llegan por telegrama, sino al término de la jornada de trabajo: “Hoy por ejemplo echaron a una chica a la que previamente le hicieron firmar las vacaciones y cuando salió de trabajar, la citaron a la oficina y la hicieron renunciar”.

El tema no queda ahí. “Les entregan una carga de recomendación y les dicen que si no aceptan los términos que les imponen, las van a escrachar para que no consigan trabajo en otro lado”, siguió la responsable de la comisión interna.

MAURO SERGIO TEXTILANA 2

Una vez comunicado el despido, a cada trabajador lo llevan al correo a firmar y luego les dan un monto de dinero en concepto de indemnización, aunque menos de lo que les correspondería.

“Ayer hubo otro caso: despidieron a un chico que al enterarse de que perdía el trabajo se descompensó. Lo llevaron igual en un remis al correo, después a la oficina y lo echaron”, continuó Demateis.

 EL GOBIERNO BENEFICIA A LA EMPRESA 

Solo gracias a la suba del dólar, de un 50% en los últimos seis meses, el stock de prendas acumuladas para exportar aumentó su valor en el mismo porcentaje.

“Con la excusa de la crisis económica, el gobierno benefició a la patronal con una rebaja de las cargas sociales que representan unos $2000 por trabajador”, además de otros beneficios y subsidios, según informaron desde la comisión interna.

A pesar de esos beneficios para sobrellevar la crisis, a los trabajadores de Textilana solo les aumentaron sus sueldos un 13% y esperan que en septiembre se les otorgue un 5% más, antes de volver a sentarse a negociar, con suerte en marzo del próximo año.

Mientras tanto, les pagan $82 la hora, pero al mismo tiempo la patronal les redujo las horas de trabajo, lo que en su conjunto deriva en una “abrupta caída del salario” mientras “están desguazando la cantidad de personas que trabajan en la fábrica”, según expusieron.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Comentarios