Heroico rescate en el mar en una playa del sur sin guardavidas

Cuatro adolescentes estuvieron a punto de ahogarse en Acantilados. La historia del guardavidas que de casualidad los salvó: “Si no estaba yo, se ahogaban”. Advirtió que “empezar el operativo de seguridad el 4 de noviembre es una locura”.

16/10/2018
Heroico rescate en el mar en una playa del sur sin guardavidas
(Foto ilustrativa: QUÉ Digital)
Gonzalo Gobbi

Autor: Gonzalo Gobbi

redaccion@quedigital.com.ar @gonzalogobbi

Durante el fin de semana largo, Nicolás, un guardavidas que todavía está recuperándose de una serie de graves lesiones laborales, rescató a un grupo de adolescentes que estuvo a punto de ahogarse en una playa del sur de Mar del Plata. La situación lo encontró “de civil”, mientras disfrutaba el día con su familia, ya que en ese sector de la costa -pese al calor y la concurrencia de marplatenses y turistas en esta época- no hay guardias mínimas y el servicio de seguridad comenzará recién en noviembre.

El heroico rescate tuvo lugar el sábado cerca de las tres la tarde. El día se presentó ideal para la playa y el movimiento turístico replicó en la ciudad una postal de verano. En la bajada del barrio Costa Azul, donde se encuentra la playa de Acantilados, una familia de Buenos Aires con cuatro hijos adolescentes, tuvo la suerte de que entre la multitud hubiera un guardavidas que si bien no estaba trabajando, reaccionó a tiempo.

“Si no estaba yo, se ahogaban”, reconoció Nicolás Bazán en diálogo con QUÉ Digital, quien advirtió la necesidad de rever la fecha a partir de la cual se implementa el servicio de seguridad en las playas de Mar del Plata.

“Yo estaba con mi señora y mis hijos pasando el día. Había bastante gente bañándose, entre ellos un grupo de cuatro chicos de unos 13 años que se metieron al agua y cuando se dieron cuenta que estaban con el agua al cuello, quisieron volver y el mar los empezó a llevar”, contó.

En esta playa del sur de la ciudad todavía no hay servicio de guardavidas. Ni siquiera guardias mínimas como en otros sectores. “Se iban a ahogar. Tragaron agua y no podían salir”, describió Nicolás.

Su reacción fue natural. Al ver la situación se arrojó al agua, braceó hasta llegar a donde estaban ahogándose estos chicos y logró alcanzar a una de las jóvenes. “La agarré y empecé a patear porque yo tampoco hacía pie. Les hice señas a los demás y entendieron para dónde tenían que ir”, siguió.

Guardavidas Nicolas heroico rescate Acantilados

En ese momento no había más guardavidas en esta playa de Acantilados; tampoco surfistas que pudieran ayudar desde adentro del mar. Todo recayó en Nicolás, que sin dudarlo se adentró en el mar y concretó un exitoso rescate sin elementos para lograrlo -no tenía salvavidas ni equipamiento alguno-.

“Los padres me agradecieron muchísimo y después retaron un poco a los chicos, porque el agua está a 12 grados nomás y no está para meterse tan adentro sin recaudo”, completó.

 “INICIAR EL OPERATIVO EL 4 DE NOVIEMBRE ES UNA LOCURA” 

Luego de este rescate, el guardavidas analizó lo que pasó y remarcó algo que hace tiempo él y varios de sus colegas vienen planteando: el calor y los días de playa comienzan mucho antes que el operativo de seguridad en la costa, lo que pone en riesgo la vida de quienes en esta época del año ingresan al mar.

Nicolás planteó en ese sentido que “iniciar el operativo de guardavidas un 4 de noviembre es una locura” y le pidió especialmente al intendente Carlos Arroyo que tenga en cuenta el reclamo de los trabajadores del sector y a su vez lo ocurrido este fin de semana en la playa de Acantilados, que claramente no es la primera vez que ocurre.

Al respecto, marcó que es necesario que durante los fines de semana largos que están por fuera de la temporada de verano haya guardas mínimas en toda la costa y no solo en sectores como Playa Grande y el Torreón. “El sur también existe”, remarcó Nicolás.

 UNA HERNIA DE DISCO, 4 TORNILLOS Y 2 BARRAS EN LA ESPALDA POR TRABAJAR SOLO 

Nicolás Bazán tiene 34 años y es integrante del Sindicato municipal de Guardavidas y Afines. Conoce bien el mar y sus peligros. De hecho la complejidad que envuelve a su actividad le provocó graves lesiones en el cuerpo de las que aún está recuperándose.

Hasta hace algunas temporadas trabajaba como guardavidas en Chapadmalal, donde usualmente el operativo de seguridad comienza en octubre debido a la actividad de los hoteles de la zona.

Sin embargo, en la temporada 2016 sufrió una hernia de disco que derivó en una delicada operación en la que le fijaron dos vértebras a raíz de las lesiones que presentaba su cuerpo.

PLAYA GUARDAVIDAS

“Fue una herida de trabajo, por la sobrecarga de trabajo en la playa; me cansé de pedir un compañero, nunca lo mandaron y quedé trabajando solo”, explicó Nicolás.

A pesar de haberle planteado a Nación -de quien depende ese sector de playas de Chapadmalal- los riesgos de la sobreexigencia por estar trabajando solo, su labor diaria siguió sin un compañero.

Luego de la operación, en la temporada 2017 regresó a la actividad pero una vez más en las mismas condiciones. Producto de esa situación la lesión se agravó y hace seis meses debieron colocarle cuatro tornillos y dos barras en la espalda para revertir el daño de la lesión.

Pese a la lesión que arrastra hace un año y medio, el joven guardavidas que concretó este último fin de semana largo un heroico rescate sin estar trabajando, asegura estar prácticamente recuperado y listo para volver a la actividad formalmente la próxima temporada.

En defensa de su trabajo y de la seguridad tanto de otros guardavidas como también de los bañistas que se meten al agua, exige reforzar el operativo de seguridad y rever su extensión: “Tuve la suerte de estar en el lugar correcto y en el momento indicado. De no ser así estaríamos lamentando una o un par de víctimas fatales”.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Comentarios