Jubilado se encadenó en IOMA: “Ya no puedo asistir a mi hija”

Roberto Vega decidió protestar para exigir respuestas. Denuncia que la obra social no le paga a los profesionales que asisten a su hija discapacitada. Si no obtiene respuestas empezará una huelga de hambre.

05/01/2017
Jubilado se encadenó en IOMA: “Ya no puedo asistir a mi hija”
(Fotos: QUÉ Digital)

Ante la impotencia y la desesperación por no poder ayudar a su propia hija, y al no obtener respuestas por parte de IOMA, un anciano decidió encadenarse en la puerta de la obra social para exigir una solución. Según denunció, su hija –que tiene esclerosis múltiple- debió suspender varios tratamientos porque IOMA no le paga a los profesionales que se encargan de asistirla.

No es la primera vez que Roberto Vega toma una decisión drástica para evidenciar las falencias en el sistema de salud público. Sin ir más lejos, es el anciano que –meses atrás- se sumó a la protesta de los trabajadores del sanatorio Eva Duarte para exigir la reapertura del espacio.

Ahora, cansado de las evasivas y las respuestas del estilo “no depende de nosotros sino de La Plata”, Roberto decidió encadenarse en la sede de IOMA para exigir una solución a su problema. “Me voy a quedar hasta tener una respuesta; si no voy a empezar una huelga de hambre, aunque no quisiera tener que llegar a eso”, admitió.

De acuerdo a su relato, su hija Graciela tiene 47 años y presenta una compleja discapacidad –esclerosis múltiple-, que requiere atención domiciliaria. “Unos cuantos meses atrás le sacaron la asistencia de una empresa, creyendo que IOMA iba a tener menos gastos con otra; ahora se nos complicó porque el reintegro no llega y la persona que va a mi casa trabaja y necesita cobrar”, expuso.

En ese sentido, y pese a resaltar la buena atención del personal de la obra social en la ciudad, Roberto cuestionó las trabas burocráticas en el pago a los prestadores –como kinesiólogos y fonoaudiólogos- que en muchos casos no cobran desde agosto.  “Nosotros que somos jubilados, cobramos la mínima, no tenemos más recursos para pagarle a la gente que atiende a mi hija. Yo sufro una enfermedad, mi señora lo mismo, y ya no puedo asistir a mi hija como corresponde a esta edad”, se lamentó, entre lágrimas.

ENCADENADO IOMA  (1)

Al respecto, el anciano se refirió a las consecuencias que esta situación tiene en la salud de su hija: “No tiene fonoaudióloga, porque no tenemos para pagar, lo mismo pasa con su kinesióloga; su enfermedad es incurable pero lo que se hace es darle una calidad de vida”.

Y en esa misma línea, graficó: “Hoy ella las piernas las tiene entumecidas porque no va al kinesiólogo, porque no tenemos plata; nosotros no venimos para pedir un reintegro porque se nos rompió algo, venimos a pedir el reintegro del dinero para pagarle a las personas que cuidan a nuestra hija. Ese es el dolor, necesitamos que esto se solucione”.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Comentarios