En medio de la lluvia, la travesía de vivir en Jardín Stella Maris

Los vecinos denuncian la inacción del Estado: no pueden salir por el estado de las calles y piden soluciones urgentes. “Si llega a haber alguna emergencia y necesitamos la ambulancia, nos podemos morir acá”, aseguran.

27/06/2017
En medio de la lluvia, la travesía de vivir en Jardín Stella Maris
(Fotos: QUÉ Digital)

La esquina de Einstein e Isla de los Estados como reflejo de lo que pasa en los barrios de Mar del Plata. En medio de una intensa e incesante lluvia, las calles se inundan y las familias quedan atrapadas paredón adentro, imposibilitadas de salir de sus casas. Solución hay, es una sola y está en manos del Estado: arreglar lo antes posible las calles del barrio Jardín de Stella Maris, que desde hace dos meses atraviesa esta problemática y en donde los vecinos ya no saben qué más hacer.

No es la periferia marplatense, tampoco es un barrio cercano a Los Troncos ni a las zonas más iluminadas de la ciudad. Acá no hay servicios de cloaca, la luz se corta a diario, las luminarias suelen no funcionar y las calles no tienen el trato necesario como para que los vecinos puedan circular caminando; tampoco los camiones de basura pueden entrar a retirar los residuos. Pero los vecinos pagan mes a mes los impuestos, entre los que están incluidos, paradójicamente, el alumbrado eléctrico, el barrido y la limpieza. Aunque nada de esto es devuelto con trabajo, sino que son ellos mismos los que deben rebuscárselas para hacer alguna mejoría y así tener una mejor calidad de vida.

Todos estos problemas necesitan una respuesta inmediata. Con las calles así, los vecinos del barrio se ven imposibilitados de salir a trabajar, de pedir ayuda y de llevar a los chicos a la escuela. “Si llega a haber alguna emergencia y necesitamos la ambulancia, nos podemos morir acá porque no entra ni la policía, ni los remises, ni la ambulancia”, relató Mónica, una de las vecinas que desde hace dos semanas no puede salir por el estado de las calles y por el agua, que la tiene atrapada en su casa.

“Lo único bueno que tiene esto es que la inseguridad baja, porque con las calles así no se pueden meter”, comentó irónicamente el marido de Mónica en referencia a la problemática de la inseguridad, aunque destacó la organización de los vecinos para cuidarse mutuamente. Además el vecino cuestionó al actual gobierno tras explicar que “no se entiende por qué asfaltan las zonas más lindas de Mar del Plata y no las zonas que en realidad están necesitadas del arreglo de las calles”.

BARRIO JARDIN DE ESTELA MARIS BARRO CALLES (2)
BARRIO JARDIN DE ESTELA MARIS BARRO CALLES (4)
BARRIO JARDIN DE ESTELA MARIS BARRO CALLES (10)
BARRIO JARDIN DE ESTELA MARIS BARRO CALLES (9)
BARRIO JARDIN DE ESTELA MARIS BARRO CALLES (6)

En ese sentido, quienes viven en Jardín de Stella Maris también manifestaron su malestar con el director general de la Delegación Puerto, Fabián Ríos, quien frente a los reiterados reclamos por estos hechos les dijo que “si esperaron dos meses, pueden esperar otros dos”. Con este trato y sin tener respuestas por parte de la sociedad de fomento ni del Estado municipal, las familias que viven en el barrio no tienen dónde buscar una solución y la necesitan cuanto antes: para poder salir a trabajar, para ir al médico o para salir hacer las compras diarias.

Afortunadamente en el barrio aún no vivieron un hecho de emergencia, pero la lluvia los tiene atrapados y así se ven imposibilitados de salir a hacer sus tareas diarias. En el caso de necesitar una ambulancia con urgencia, cuentan, la misma se vería imposibilitada de entrar y así se podría llegar hasta a perder una vida, por el capricho de un Estado que una vez más se mostró ausente.

Como este no es un problema nuevo en el barrio, en los meses anteriores se hicieron algunas tareas para recuperar las calles, aunque lo realizado por los municipales y los fomentistas no dio soluciones, sino que empeoró la cuestión, según denunciaron. “En vez de tirar granza y tratar de recuperar las calles, tiran polvo de granza, que dicen que lo pagan, pero en realidad se los dan gratis. Y rellenan con más tierra, entonces llega un momento que las calles quedan más arriba que las casas y terminamos en lo que nos pasa ahora, que llegamos a tener 20 centímetros de agua adentro”, explicaron los vecinos que atendieron a QUÉ en una de las casas afectadas.

Solución es la que necesitan hoy estas familias, que saben que con las fuertes e intensas lluvias, hoy es imposible que se pueda trabajar en el área. Sin embargo, quienes sí tiene que trabajar son estos vecinos, que se las rebuscan para salir de sus casas, aunque a veces se torna imposible. Y así es como lo vive una de las vecinas, que es maestra en un colegio y que para llegar a la institución a dar clases, no solo debe hacer malabares para salir a la calle, sino que luego tiene que caminar hasta la avenida en medio del agua y los charcos de barrio que se forman con el estancamiento del agua.

“Salgo de mi casa con las botas de goma puestas y me llevo una muda de ropa en un bolso junto con unas zapatillas, así cuando llego a la escuela me cambio y puedo dar clases sin estar embarrada. Es imposible salir de acá y no tener toda la ropa sucia: pisás y te enterrás hasta los tobillos“, relató la maestra.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Comentarios