Persecución a artistas callejeros: otros tres casos en la ciudad

La tensa situación que vivió Gabriel, el guitarrista increpado por Inspección General y aprehendido por la Policía, se suma a una serie de hechos de hostigamiento en la Peatonal.

22/04/2018
Persecución a artistas callejeros: otros tres casos en la ciudad
(Foto: archivo/QUÉ Digital)

Los episodios de tensión que se vivieron este fin de semana en la Peatonal San Martín contra un artista callejero -a quien primero Inspección General quiso secuestrarle la guitarra y al día siguiente la policía lo aprehendió sin motivos claros- impulsaron a otros músicos y vecinos de Mar del Plata a convocar a una “gran guitarreada” que se realizará este domingo desde las 16 frente a la Catedral, en San Martín y Mitre.

El caso de Gabriel Bonomi se viralizó a través de las redes sociales fundamentalmente a raíz de haber sido filmado, pero las situaciones de persecución a artistas callejeros se repiten frecuentemente en el Peatonal, en Rivadavia y en otras calles del centro de la ciudad.

Ocurrió entre el viernes por la noche y el sábado por la mañana. Ayer, Gabriel se encontraba tocando la guitarra en la Peatonal cuando la policía montó un operativo, lo esposó y lo aprehendió aduciendo que se había puesto violento cuando Inspección General intentó labrarle una infracción. Lo redujeron en el piso mientras el joven gritaba “no soy un delincuente”. Decenas de vecinos intercendieron para frenar el procedimiento policial advirtiendo que el músico no había hecho nada.

Sin embargo, la tensión con la policía ya había comenzado el viernes por la noche, cuando inspectores municipales -junto a algunos policías- intentaban sacar de la Peatonal a Gabriel.

Además, según se observa en el video, lo seguían para sacarle el instrumento. Ante este hecho, un grupo de vecinos comenzó a interceder y a pedirle explicaciones a los inspectores y policías sobre el operativo.

Las situaciones que se vivieron este fin de semana no exceden a lo que ocurre generalmente en la Peatonal. Varios artistas vienen denunciando hace tiempo el hostigamiento tanto policial como del personal municipal de Inspección General y algunos de ellos participarán de la guitarreada prevista para este domingo a las 16 en San Martín y Mitre.

 GABRIEL 

Meses atrás, QUÉ Digital difundió la historia de Gabriel Pace, un “hombre estatua” que denunció que el gobierno municipal “le sacó el lugar a los artistas” y que los inspectores lo sacan “de manera prepotente”. Según contó, llegaron incluso al límite de intentar “secuestrarle el títere” que utiliza, por no tener permiso de Cultura, ya que la Secretaría dejó de otorgárselo por “no ser una estatua convencional”.

El “hombre estatua” que le da vida con su cuerpo a distintos personajes desde hace varios años, denuncia que no lo dejan trabajar: “Desde que asumió Arroyo no nos dieron más permisos y los cuestionamientos que nos hace Inspección General son insólitos”.

Dicho hostigamiento lo llevó a irse de Mar del Plata, debiendo alejarse de su familia para ir en busca del sustento económico. Trabajó sin problemas en otras ciudades y provincias, donde asegura que fue “muy bien recibido” y hasta promocionado por el área de Cultura de otros municipios, mientras en la Peatonal San Martín era permanente perseguido por inspectores.

ARTISTAS CALLEJEROS PEATONAL (1)

 JUAN JOSÉ 

También se sumó el caso de Juan José Agüero, de 76 añosEs jubilado, cobra la mínima y tiene una disminución visual. Fue “cantor” toda su vida y desde hace años se instala de a ratos por las tardes en la Peatonal San Martín a interpretar tangos y canciones melódicas, intercambiando su arte por una colaboración que le permite cubrir sus gastos para compensar una jubilación que “no alcanza”.

Según acusó, sufre el “hostigamiento” y la “prepotencia” del personal de Inspección General, que al verlo cantar le apaga el equipo delante de su público. Asegura que “la gente nunca se quejó; al contrario, me esperan y algunos se traen la sillita para ver el show”. Lo único que utiliza es un micrófono y un parlante para amplificar su voz, a un volumen “ranozable”, para que no moleste.

“Los inspectores vienen y me sacan o me apagan el equipo en pleno show. Y Cultura no me da el permiso. Es más, ni te atienden en Cultura cuando lo vas a pedir”, aseguró. Juan José Agüero, pide únicamente, que lo dejen cantar. Solo eso. “Con o sin permiso, pero que me dejen de sacar de manera prepotente”, reclama y repite: “Cantar me llena el alma, es lo único que quiero, que me permitan cantar”.

ARTISTAS CALLEJEROS PEATONAL (3)

 MARTÍN 

Anteriormente QUÉ Digital difundió la historia de Martín Falkenhagen, otro de los artistas de la Peatonal, padre de dos hijos adolescentes e hipoacúsico. Además de no renovarle los permisos, el mismo funcionario de la Dirección de Feria del área de Cultura, lo cuestionaba por pintar copias de superhéroes de origen estadounidense, aunque los diseños fueran exclusivos y de gran calidad, además de ser este talento su principal sustento de vida.

Martín advierte que no es “una persona violenta” y reconoce que se cansó de reclamar su permiso ante las autoridades del área que debe otorgárselo, que se lo negaron sin contemplar su talento, ni su disminución auditiva, ni su realidad como padre de dos hijos adolescentes, ni sus años sin quejas vendiendo cuadros en la Peatonal y mucho menos sus ganas de ganarse la vida haciendo lo que le gusta, sin molestar a nadie.

MARTIN PINTOR PEATONAL 00

La persecución y el hostigamiento de estos personajes del centro de Mar del Plata, según denuncian, vienen desde hace bastante tiempo y creció a fines del 2015, con el cambio de gobierno y la llegada de la gestión de Carlos Arroyo. A partir del caso de Gabriel Bonomi, ocurrido este fin de semana, por primera hubo una reacción que tendrá su punto de encuentro mediante una “gran guitarreada” convocada para hoy de manera espontánea.

La consigna consiste en llevar un instrumento a la Peatonal este domingo a partir de las 16 para visibilizar que la música no genera ningún daño y que no es motivo ni para ser hostigado por inspectores municipales ni para ser esposado por personal policial.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Comentarios