Playas públicas: llega el verano, vuelven los reclamos

El año pasado comenzó a tomar fuerza el movimiento en defensa de los espacios públicos. Actualmente, cientos de vecinos están en alerta ante los incumplimientos de los empresarios. Qué dicen las normas vigentes y dónde hay que denunciar.

29/11/2015
Playas públicas: llega el verano, vuelven los reclamos
(Foto: archivo / QUÉ Digital)

Con la llegada de la temporada de verano, y ante la decisión de una gran parte de los empresarios de aprovechar la ocasión y ocupar más espacio del permitido, los vecinos de la ciudad continúan en estado de alerta y atentos ante cualquier tipo de avasallamiento de los espacios públicos en playas. Incluso ya fueron efectuadas algunas presentaciones y en las redes sociales abundan las denuncias públicas y las convocatorias para defender los espacios.

En ese contexto, y luego de que el año pasado el tema estuviera en agenda gracias a las numerosas sombrilledas y protestas organizadas por vecinos autoconvocados en la zona sur de la ciudad, algunos actores de la comunidad, entre ellos la Defensoría del Pueblo, ya pusieron en marcha distintas acciones tendientes a evitar los incumplimientos.

En ese sentido, se encuentra habilitada una cuenta de mail para recibir denuncias defensoriadelturistamdp@gmail.com y, en paralelo, existen algunos grupos de Facebook donde los marplatenses se organizan y advierten ante irregularidades en cuanto al cumplimiento de lo establecido por ordenanza. Además, se pueden radicar las quejas llamando al Centro de Atención al Vecino (147).

El año pasado surgieron numerosas denuncias, en especial cuando los “empleados de seguridad” de los balnearios del sur de la ciudad comenzaron a intimar a los vecinos que se ubicaban sobre la zona de playa pública a correrse o a retirar sombrillas o reposeras, algo que es ilegal y debe ser denunciado. En esa misma línea, justamente, la Dirección de Derechos Humanos del Municipio emitió durante la temporada un dictamen en el que estableció que la arbitrariedad en el uso y la explotación de la arena constituye “un acto discriminatorio”.

Incluso en julio de este año, algunos vecinos de la ciudad comenzaron a advertir acerca de la situación en cuanto a las playas del sur y, mediante un mapa, expusieron cada una de las violaciones a las normativas municipales vigentes por parte de los empresarios que tienen sus balnearios en ese sector. La falta de bajadas públicas y la ausencia de balnearios públicos requeridos por las ordenanzas, son dos de los puntos que más se repitieron, según surge del trabajo.

UNA LÍNEA DIVISORIA

Para comprender los límites del sector público y privado hay que tener en cuenta la línea de ribera, esa que divide el espacio público del privado y surge del promedio de las mareas más bajas y las más altas. El problema es que la misma tuvo su última medición varios años atrás y ese límite quedó sumergido en el mar, producto de la erosión costera. A partir de allí, podría decirse, los dueños de los balnearios se creen dueños de todo el sector de arena.

PLAYA MARBELLA 00 B

En este punto se halla, entonces, la base del conflicto, si se tiene en cuenta el hecho de que de modificarse el límite de la ribera se reduciría claramente la propiedad privada de los grupos empresarios. En el caso del sur, se trata de Playas del Faro Sociedad Anónima Inmobiliaria, una empresa propiedad de los descendientes del fundador de Mar del Plata, Patricio Peralta Ramos y en cuyo espacio están instalados una treintena de importantes emprendimientos y balnearios.

ENTRE LO PÚBLICO Y LO PRIVADO

En Mar del Plata existe una ordenanza que contradice una normativa provincial. Se trata de la 8.434 sancionada por el Concejo Deliberante de 1991 que dispone una franja de arena para alquiler de espacios de sombra en la zona sur (entre el Faro y Los Acantilados), que de acuerdo al decreto 9.196, también debería ser público. Puntualmente, y según consta en la norma, se determinó que cada tres balnearios privados debe haber uno público.

Por otro lado, también se encuentra vigente la ordenanza 21.096 sancionada en 2012 y en la que se establece que en en la franja costera ubicada entre Punta Cantera Los Acantilados “se garantizará una bajada mínima por cada balneario o explotación turística existente en la franja costera”. En la norma se detalla que las aperturas deben tener como mínimo tres metros para cada bajada y que las mismas deben ir desde el trazado de la costa hasta donde empieza la playa de arena. Esto incluye, además, una batería de baños públicos de uso libre.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Comentarios