Lo redujeron y le apuntaron: “Los policías sabían que era inocente”

En el barrio El Martillo un joven que salía de trabajar fue demorado “violentamente” por personal de la Policía local que supuestamente buscaba a delincuentes. “Lo conocen y saben dónde trabaja, acá lo que hay es un nuevo caso de abuso policial”, denuncian.

19/08/2017
Lo redujeron y le apuntaron: “Los policías sabían que era inocente”
(Foto: archivo/QUÉ Digital)

Un joven de la Cooperativa Lucha y Organización fue “violentamente reducido” por personal de la Policía local a la salida de la bloquera en la que trabaja, en el barrio El Martillo. Desde el Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE), alineado a Patria Grande, donde el joven milita, denuncian que “lo conocen, saben dónde trabaja y que era inocente, acá lo que hay es un nuevo caso de abuso policial”.

El hecho ocurrió jueves a las 10 en Udine entre Gutemberg y William Morris. El joven fue interceptado “sin mediar motivo alguno” por cuatro efectivos de la Policía local. “Fue arrojado al piso y apuntado con un arma en la cabeza”, indicaron desde Patria Grande y detallaron que mientras esto ocurría, vecinos y compañeros de trabajo se acercaron para exigir los motivos por los cuales lo tenían reducido.

Rápidamente más efectivos y patrulleros se acercaron al lugar donde el joven permanecía tirado en el suelo. “La respuesta de la policía, como excusa de ese abuso policial, fue que actuaron ante un supuesto hecho delictivo del robo de una moto”, señalaron.

Enseguida, aclararon que “de antemano los policías sabían que era inocente y que no tuvo nada ver, porque lo conocen y saben del trabajo que realiza”, tanto en una planta que produce bloques para la construcción, impulsada por la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular; como además en el rol de entrenador de fútbol en ese mismo barrio de la escuelita “Jesús Te Ama”, a la cual asisten más de 140 chicos de diferentes edades.

Desde Patria Grande añadieron que estos mismos efectivos de la Policía local “están siempre en la zona de casi fija, en autos de civil y realizando tareas de inteligencia”, función que no tiene la fuerza de seguridad local.

Al día siguiente, por intermedio de la concejal Marina Santoro (Frente para la Victoria), se presentó en el Concejo Deliberante una comunicación y pedido de informes “en función de que la Policía local está subordinada a la jefatura política del Intendente Carlos Fernando Arroyo”.

Lamentablemente, este caso de violenta policial no es el primero. Advierten desde el Movimiento de Trabajadores Excluidos y Patria Grande que “son reiteradas las denuncias sobre el accionar indebido y de abuso de las fuerzas policiales con militantes y en particular con jóvenes”.

Por último, denunciaron y repudiaron que este hecho demuestra una vez más “el vaciamiento y la retirada del Estado en términos de promoción y protección de derechos y aumento de la cara represiva del Estado en concreto con más presencia policial, de todos los colores, y sin ningún tipo de control ni conducción”.

“Repudiamos los abusos cometidos por la Policía local. Exigimos la puesta en marcha del órgano de contralor externo de la Policía Local, establecido en los artículos 30 a 34 de la ordenanza N° 21.993, porque el control externo, civil y democrático de las fuerzas de seguridad es parte fundamental para poder pensar en políticas de seguridad respetuosas de los derechos humanos y la democracia”, completaron.

Ver más: , , , , , , , ,

Comentarios