“Prefectura se cagó en los cuerpos y si había vida también”

Para Laura Vaccarezza, hermana de Pablo, el capitán del “San Jorge I” y uno de los desaparecidos en el hundimiento, el accionar de la fuerza fue negligente. “Quiero confiar en que la Justicia no se venda”, afirmó.

30/03/2015
“Prefectura se cagó en los cuerpos y si había vida también”
Laura Vaccarezza con la imagen de Pablo, su hermano. (Fotos: Lucho Gargiulo)
Julia Drangosch

Autor: Julia Drangosch

[email protected] @JuuDrangosch

Laura habla con tranquilidad y cuenta una historia. Es la suya, la de su familia, la de su gente. Por eso, y a pesar del dolor de la pérdida y de la incertidumbre de no saber qué pasó, dice y repite que no va a dejar que se ensucie el nombre y apellido de su hermano.

Su hermano es Pablo Vaccarezza, uno de los cuatro desaparecidos en el hundimiento del “San Jorge I” y quien también oficiaba de capitán del navío. Estaba por cumplir 40 años, casado desde hace 15 y con dos hijos, uno de 12 y otro de 8, trabajaba en el mar desde hacía más de 20. El de fines de febrero era el cuarto viaje que emprendía con el “San Jorge I” y también sería el último.

Hoy, su hermana dice que no va parar hasta que se sepa qué fue lo que pasó. “Sé que el seguro para cobrar la plata del barco necesita justificar por qué se dio vuelta y lo más fácil va a ser echarle la culpa al capitán; pero yo estoy segura de que mi hermano no tuvo la culpa, sé lo que hacía, sé que hubo otros factores y quiero confiar en que la Justicia no se venda”, asegura.

- ¿Cómo fue la experiencia en el mar de tu hermano? ¿Y en el “San Jorge I”?

– Mi hermano hacía más de 20 años que trabajaba en el mar, tenía 39 años y arrancó a los 17. De esos 20, hace unos 13 que era capitán. Algunos pensaron que no tenía experiencia por la edad, pero no. Arrancó terminando la secundaria, porque después de que falleció mi hermano mayor él quiso estudiar para capitán. Como experiencia, él pasó diez mil temporales afuera, ni hablar de Santa Rosa. Ha navegado en barcos muy seguros, tuvo una navegación excelente en barcos de primera categoría, nuevos prácticamente. Este barco era una experiencia “nueva”, pero no como capitán sino como oficio. Él nunca vino diciendo “Casi me ahogo”. Sí contaba anécdotas, porque adentro del mar no sabés qué es lo que puede pasar.

- Hace algunos días Prefectura confirmó la finalización de las tareas de búsqueda ¿están conformes con la actuación de la fuerza?

– Prefectura no hizo nada. Nosotros vamos a presentar una demanda -por parte de la familia Vaccarezza- contra Osiris López, quien me trató muy mal durante las primeras horas tras el hundimiento. Yo tengo amigos y familia dentro de la Armada Argentina, y ellos desde el minuto cero y por motu proprio ofrecieron y enviaron al lugar del hundimiento la corbeta.

Pero Prefectura nunca les pidió ayuda, en ningún momento los dejaron intervenir, a pesar de que estaban ahí. Cuando el barco estaba ahí todavía, ni siquiera se permitió golpear el casco para ver si había vida. Y esto no lo digo yo, hay testigos. Prefectura, desde el momento en el que el barco roló, no hizo nada. El barco se hundió y nadie descendió. Excusas hubo de todo tipo, pero la realidad es que el trabajo fue negligente. Incluso, después de que pidiéramos la intervención de la Armada, a uno de mis amigos de la fuerza lo llamaron por teléfono para amenazarlo por parte de Prefectura. Es una pica que tuvieron siempre.

CAPITAN SAN JORGE I ©

- ¿Y ustedes por qué piensan que pasó esto, habiendo vidas de por medio?

– Creo que Prefectura necesita llevarse los laureles, no puede hacer eso la Armada. Es una cuestión de jerarquía, de ver quién tiene más poder, quién encuentra los cuerpos. Prefectura se cagó en los cuerpos, y si había vida también. Y por eso yo quiero desmentir eso que López dijo respecto a los buceos que se hicieron, que solo 8 habían sido de la Armada: eso es mentira.

Igualmente, esto no es solo con Prefectura, también hay un tema de fondo que creo tengo muy claro y que tiene que ver con por qué el barco se dio vuelta. No lo puedo dar a conocer todavía porque está en instancia judicial en Dolores, no sé bajo qué carátula. El tema es que hasta que no se investigue a fondo no se va a saber qué pasó, porque lo que se hizo hasta ahora ha sido filmar todo el barco, pero hay una parte del barco que no está bien filmada, que es la bodega y es lo que mejor tendrían que haber filmado, no porque hubiera cuerpos ahí sino porque en la bodega se podía deducir por qué el barco se podía dar vuelta. Si es eso lo que sale a la luz, las respuestas están dadas ¿Por qué Prefectura no hizo nada? No sé, desconozco, estimo deben ser intereses económicos. La realidad es que quedaron cinco vidas en el camino, se encontró un cuerpo, se cagaron, no les importó. Yo tuve muy poco trato con los armadores, pero si para llegar a la verdad tengo que pasar por encima de un armador o de Prefectura, no me importa.

No quiero que se ensucie el apellido de mi hermano. Sé que el seguro para cobrar la plata del barco necesita justificar por qué se dio vuelta y lo más fácil va a ser echarle la culpa al capitán; pero yo estoy segura de que mi hermano no tuvo la culpa, sé lo que hacía, sé que hubo otros factores y quiero confiar en que la Justicia no se venda

- ¿Hasta ahora, pudieron tener algún contacto con los tres sobrevivientes?

– Nosotros en particular no, pero el armador me dijo que fue a hablar con los tres tripulantes y me contó que ellos, la versión que dieron al menos dos, es que mi hermano había autorizado un cambio de aceite y que aparentemente los chicos estaban en cubierta y mi hermano había quedado en sala de máquinas con el maquinista. Otros dicen que no era un cambio de aceite sino que el motor se había parado. La seguridad era que ellos dos estaban en sala de máquinas. El tema es que conociéndolo a mi hermano, nunca hubiera autorizado un cambio de aceite en alta mar. Y si fue que se paró el motor ¿qué tan válido puede ser un testimonio si cuando se entró a sala de máquinas no había nadie? Y las puertas estaban trabadas desde antes de que se diera vuelta el  barco, era imposible que alguien saliera, porque los dos accesos estaban trabados. Nunca hubo nadie ahí.

 - ¿Cómo vivieron todo el proceso de búsqueda? ¿Tuvieron contención?

– La verdad es que no tuvimos contención por parte del Municipio. Cuando fui a Canal 8 y lo dije en vivo ahí fue que me llamaron por teléfono desde Asistencia a la Víctima; les pasé los teléfonos de todos los familiares, les pedí por favor que los ayudaran porque son familias muy humildes, pero la realidad es que no hubo nada. Hoy en día mis padres están bajo tratamiento psiquiátrico, mi cuñada, mis sobrinos y yo con psicólogo, pero al menos tenemos una obra social. Fue muy difícil la verdad, desde cualquier lugar que lo veas.

UNA HISTORIA DE VIDA

En su corta vida, Laura se acostumbró a las tragedias. Es que, hace 20 años perdió a su primer hermano, Oscar, durante un accidente en el mar. “Se resbaló, se cayó y se ahogó. Estaba en el barco maniobrando, tenía la costumbre de ir al borde de la cubierta, fue un accidente laboral”, relató. El cuerpo de Oscar tampoco fue hallado, pero la joven sabe que se trata de dos situaciones totalmente diferentes.

“Tener el cuerpo es un cierre, para los hijos, para la familia. Lo digo porque ya lo viví, ya sabemos qué es lo que se viene, que no se cierra nunca. Sé que es diferente esto, porque lo de Oscar fue un accidente, nadie tuvo la culpa. Fue trágico y traumático, pero fue claro a la vez y acá no sabemos un montón de cosas”, reflexionó, y luego apuntó: “Yo no voy a parar. No sé si tengo fuerzas, pero me siento con valor, con un gran valor como el que me transmitió mi hermano. Quiero que se sepa qué pasó, pero no solo para mí, sino para el resto de las familias”.

 LA CAUSA JUDICIAL

De acuerdo a lo que precisó Laura, actualmente la Justicia de Dolores está analizando los videos filmados por las fuerzas y están corroborando que se haya registrado todo en detalle. “Hay algo que sé extrajudicialmente y es que como no se había filmado bien la bodega, el juez pidió que se vuelva a bucear porque no estaba bien filmada, porque no se podía acceder”, explicó la joven.

En cuanto a los pasos a seguir, en unos tres meses la Justicia le otorgaría a la familia el certificado de defunción. Y en paralelo, el juez a cargo de la causa deberá resolver si necesita mayores pericias, por lo que existe la posibilidad de que se tenga que reflotar el barco para efectuar las filmaciones.

Ver más: , , , , , , , , , , ,

Comentarios