Situación de calle: diez jóvenes se internaron para tratar su adicción

Formaban parte de los 70 que a diario son trasladados al Paraje San Francisco. “Están bajo tratamiento y aparecen sus personalidades y sus historias, es muy positivo”, evaluaron desde Posada del Inti.

19/06/2018
Situación de calle: diez jóvenes se internaron para tratar su adicción
(Foto: archivo/QUÉ Digital)

A menos de un mes de la apertura del nuevo parador para personas en situación de calle que funciona en el Paraje San Francisco de Mar del Plata, el lugar viene recibiendo diariamente a unas 70 personas que duermen bajo un techo, reciben alimento y acceden a una ducha caliente. Pero el dato que destacan los responsables del dispositivo es que diez jóvenes ya comenzaron a realizar tratamientos en Posada del Inti para abordar sus problemas con las adicciones al alcohol y las drogas.

El objetivo primario de este dispositivo es que las personas en situación de calle no duerman a la intemperie, pero el foco está puesto en el abordaje de las adicciones, algo que constituía hasta ahora una deuda pendiente para el Estado municipal en cuanto al problema con los vecinos que viven en la extrema marginalidad.

Diariamente entre 60 y 70 personas en situación de calle están siendo trasladadas al Paraje San Francisco por personal de Desarrollo Social. “Arrancamos el 21 de mayo y en menos de un mes logramos que diez personas estén realizando tratamiento en los distintos espacios de internación de la comunidad terapéutica”, explicó en diálogo con QUÉ Digital el titular de Posada del Inti, Fabián Messina.

La comunidad terapéutica se propuso “romper” o bien “fortalecer” el modelo asistencialista, acercando profesionales especializados en temas de adicciones debido a que un gran porcentaje de la población en situación de calle se encuentra atravesado por problemas con distintos tipos de adicciones.

Así, diez personas que hasta hace 20 días dormían en la calle, hoy no solo están accediendo a cubrir las necesidades mínimas sino que además están bajo tratamiento junto al equipo de psicólogos, psiquiatras y demás especialistas.

Al respecto, Messina contó que de los 10 jóvenes, seis tienen más de 30 años y los restantes entre 18 y 25. La mayoría de ellos expone consumos adictivos -principalmente- de cocaína y alcohol, como así también vínculos familiares deteriorados o destruidos.

POSADA DEL INTI 00 B

“En menos de un mes fueron derivados a los sistemas de tratamiento de Posada del Inti. Están internados haciendo tratamiento, con la motivación de hacerlo y de dejar el parador”, explicó el titular de la institución y aclaró que es la voluntad de recuperarse lo que hace que estas diez personas enfrenten el tratamiento, mientras que los demás por el momento son contenidos proporcionándoles una cama, una ducha y comida.

“Es lo que queríamos, que se les genere otra alternativa. Que se empiecen a consultar y a preguntar cosas de su historia, a replantearse muchas cosas”, agregó y comentó que cuando otras personas en situación de calle observan que hay jóvenes que empiezan a cambiar su condición al iniciar un tratamiento, “lo valoran y comprenden como algo positivo”.

Este nuevo parador enfocado en las adicciones permanecerá abierto todo el año, al menos hasta diciembre. Una vez concluido ese período se evaluará el funcionamiento del dispositivo para determinar su funcionamiento y así determinar su continuidad.

 “APARECE UNA ESTRUCTURA, UN INDIVIDUO Y UNA HISTORIA DE VIDA” 

Respecto al balance de estas primeras semanas, Messina remarcó que “hay una complejidad muy grande de la población de personas en situación de calle”, pero a la vez reconoció: “Estamos muy entusiasmados, creemos que vamos a tener un buen resultado; es un nuevo camino para nosotros pero vamos aceitando el funcionamiento y corrigiendo errores a diario”.

En la misma línea, el titular de Posada del Inti destacó que al iniciar un tratamiento en materia de adicciones, “hay cuestiones que empiezan a correrse para que aparezcan sus historias de vida”.

Es que, según los primeros resultados que vienen obteniéndose, “al tratar las adicciones aparece una estructura, un individuo, una historia de vida y complicaciones psiquiátricas que podemos identificar y atender”.

Como reflexión final, según Mesina esta experiencia ya comenzó a ser “muy enriquecedora” y “es una forma de dar un paso adelante para no quedarnos en lo malo”. En ese sentido, por último indicó: “Esta gente no está en la lona, está fuera del ring, totalmente fuera del sistema. Si los podemos subir al ring para que den pelea, ya es un triunfo”.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Comentarios