Textilana: entre la precarización y derechos que penden de un hilo

Los trabajadores de la reconocida fábrica textil denuncian persecución de la patronal, malos tratos, salarios “miserables”, enfermedades profesionales sin cobertura e injustos descuentos del presentismo por realizar asambleas.

30/03/2016
Textilana: entre la precarización y derechos que penden de un hilo
(Fotos: QUÉ Digital)
Gonzalo Gobbi

Autor: Gonzalo Gobbi

redaccion@quedigital.com.ar @gonzalogobbi

No es casual que durante unos 30 años el complejo industrial Textilana/Mauro Sergio no haya tenido delegados. La comisión interna de trabajadores que en el último tiempo se formó dentro de la fábrica textil permitió denunciar y sacar a la luz los malos tratos, los salarios por debajo del convenio, el incumplimiento de derechos laborales, la persecución sindical, la falta de cobertura médica y hasta el descuento del presentismo por realizar asambleas. Sin embargo, con una patronal “muy cerrada” y un gremio que no termina de aunar esfuerzos, la situación de los casi 600 empleados es hoy por demás delicada.

A unas 20 cuadras de Juan B. Justo hacia el sur por ruta 88 funciona este gran complejo en el que se ejecuta la cadena de producción completa. A lo largo del tiempo Textilana adquirió todas las máquinas necesarias para no tercerizar ningún eslabón de la producción: desde el hilado hasta la confección de las prendas, proceso que se lleva a cabo en el edificio contiguo, de Mauro Sergio.

El empresario italiano Mauro Sergio Todisco es el dueño de la fábrica y de una de las marcas de indumentaria más reconocidas de la ciudad y el país. Pero adentro, la imagen de éxito y la calidad de las prendas no se condice con las condiciones laborales ni salariales de los casi 600 trabajadores de Textilana, de los cuales más del 70% son mujeres.

En aproximadamente un año la comisión interna de trabajadores de la empresa hizo unas diez presentaciones ante el Ministerio de Trabajo por diferentes irregularidades. Ninguna obtuvo respuesta y muchas de ellas fueron frenadas por la misma patronal.

PRESENTISMO: “NOS DESCONTARON 7% POR UNA HORA DE ASAMBLEA”

“La lista es larga”, adelanta María Demattei, una de las delegadas de los trabajadores antes de mencionar tan solo algunas de las irregularidades que desde hace meses -incluso años- persisten dentro de la empresa y que accedió a compartir con QUÉ.

“No pagan los días de enfermedad. La gente va a trabajar enferma porque ya sabemos que no los pagan. Tampoco nos permiten recurrir a la ART cuando tenemos un accidente o una enfermedad profesional. Hay serios problemas de seguridad e higiene. Hay una fuerte apretada que sufren varios sectores, como los tejedores, a quienes se les exige hacer tareas de lubricación que no corresponde. Estamos muy por debajo del convenio y encima ahora nos descuentan el presentismo si hacemos asamblea”, enumeró.

TEXTILANA 02

El problema de los descuentos aplicados por realizar asambleas legales, constitucionales y naturalmente contempladas en el convenio es uno de los más urgentes.

Ya ocurrió en dos oportunidades: al convocar a una asamblea con los trabajadores (en el horario de descanso para no atrasar la producción), los dueños le quitaron luego parte del salario a los trabajadores, aplicando descuentos (de hasta el 7%) en el monto que perciben por el denominado presentismo.

“Es el mismo descuento que se aplica por llegar un minuto tarde a trabajar”, contó la delegada y señaló que tiempo atrás plantearon la posibilidad de tener al menos 15 minutos de tolerancia para llegar tarde, debido a las complicaciones en el transporte para llegar hasta este punto de la Ruta 88. Sin embargo, en este sentido tampoco hubo respuesta.

ENFERMEDADES PROFESIONALES SIN COBERTURA

La aceleración del ritmo de producción para generar una mayor cantidad de materia prima con la cual se confeccionan las prendas derivó en el último tiempo en una mayor cantidad de enfermedades profesionales, entre ellas tendinitis y ruptura de los tendones.

Ante las lesiones y las enfermedades que regularmente se registran, la respuesta del dueño de la fábrica no es la que los trabajadores esperan: “Es una patronal acostumbrada a hacer lo que quiera. Entonces dice que es mentira, que la gente va a comprar certificados médicos, que es mentira que la gente tiene problemas médicos. Dice incluso que se hacen operar a propósito. Es una locura, un despropósito”.

A los trabajadores no se les permite recurrir a la ART y la empresa tampoco cuenta con un médico. Aún más grave y elemental, en la fábrica “ni siquiera hay un botiquín”.

“Es normal que las cortadoras nos cortemos, pero nos tenemos que llevar curitas nosotras porque ni eso hay”, explicó María Demattei y agregó: “La gente tiene que ir a trabajar enferma porque no te reconocen los días. La patronal no tiene médico y la jefa de personal te dice que no te pagan porque no quieren”.

BRUTO SALARIO

Hace años que los trabajadores de Textilana perciben sueldos muy por debajo del convenio. Según la delegada “no hay trabajadores en negro” y “los dos pesos que pagan, los pagan a tiempo”, pero naturalmente no alcanza.

El salario bruto promedio en esta fábrica de Mar del Plata no supera los 7 mil pesos. Las paritarias recién se discutirán en junio, pero pese al acuerdo que pueda alcanzar el sindicato (la Asociación Obrera Textil), presumen que seguirán por debajo del convenio.

En diciembre de 2015 los trabajadores exigieron el pago de un bono de 5 mil pesos de fin de año. Fue rechazado unilateralmente. Luego el sindicato hizo una presentación a nivel nacional, también descartada. Debieron conformarse con un bono de 2400 pesos (dividido en tres meses), la misma cifra que se había otorgado en 2014, aunque la patronal no reconoció la inflación generalizada ni el aumento de la canasta familiar que hubo a lo largo del año.

TEXTILANA 01

¿Y EL SINDICATO?

La Asociación Obrera Textil (AOT) es la organización gremial que nuclea a los trabajadores de Textilana. La falta de avances en varios puntos de reclamo con la comisión local llevó a la promesa de recibir la próxima semana a una delegación nacional del sindicato para discutir y mejorar las condiciones de trabajo.

En el medio, hasta ahora la patronal nunca accedió a recibir a la comisión de delegados. Más claro aún: el dueño de la fábrica jamás accedió a mantener una reunión con los trabajadores pese a los reclamos, las acciones gremiales y más de diez presentaciones en el Ministerio de Trabajo. El contacto solo es ocasional e informal.

Los trabajadores conviven en la fábrica con esa extraña sensación de no ser escuchados por su patrón y sentirse en parte abandonados por el sindicato que debería representarlos, producto de la falta de conquistas gremiales, de la ausencia de apoyo para decretar medidas de fuerza y de la escasa intervención en el “apriete” que sufren por parte de la patronal.

La próxima semana arribaría a Mar del Plata una delegación nacional de la Asociación Obrera Textil para comenzar a buscar soluciones en conjunto a las irregularidades expuestas y la precarización evidente que puertas adentro se vive en Textilana.

Ver más: , , , , , , , , , , ,

Comentarios