Tornado en La Trinidad: “Nunca imaginé vivir algo así”

Anahí perdió gran parte de su casa durante el fenómeno que azotó la zona norte de la ciudad. El día después de los destrozos, y pese al shock, ella y su familia están enfocados en volver a empezar. “Fue todo en un segundo”, asegura.

23/01/2016
Tornado en La Trinidad: “Nunca imaginé vivir algo así”
(Fotos: QUÉ Digital)

Anahí está parada en medio de su cocina, aquella que proyectó junto a su marido cuando construyeron su casa: a la derecha están las hornallas, la mesada y los elementos para cocinar; a la izquierda, el ingreso al resto de las habitaciones.  Sin embargo, hay algo que falta y no es para nada menor: el techo.

El tornado que afectó a la zona norte de la ciudad golpeó fuerte a esta familia del barrio La Trinidad y ellos todavía no entienden cómo pudo pasar lo que pasó. “Fue todo en un segundo”, dice Anahí con los ojos llenos de lágrimas y mientras mira el cielo, pero desde el centro de su cocina.

“En las películas ves estas cosas y te preguntás ¿cómo actuaríamos si nos pasara a nosotros?”. La frase la dijo tímidamente Damián, de 14 años y quien es el mayor de los tres hijos de Anahí y José. En medio de los escombros, su mamá ratifica sus dichos: “A nosotros nos gustan mucho las películas de desastres, las vimos todas, pero nunca imaginé vivir algo así”.

Según el relato de esta familia -que hace ocho años tiene su casa en el barrio ubicado unos kilómetros después del Aeropuerto- lo que pasó el viernes fue “inimaginable”. “Fue todo en un segundo; yo empecé a notar un viento muy fuerte y me di cuenta que algo pasaba. De un momento a otro, el viento nos arrancó el techo y lo único que pudimos hacer fue resguardarnos los cinco debajo de la mesa”, cuenta Anahí, respecto al paso del tornado.

En ese sentido, la mujer asegura “nunca haber sentido tanto miedo” y todavía shockeada le cuesta afrontar las pérdidas, no solo materiales sino de sus animales también. Es que, la familia se dedica a criar pollos y conejos y muchos de los animales murieron aplastados, como consecuencia de la voladura de techos. “Por suerte pudimos salvar a nuestros perros, los gatos y algunos de los conejos y pollos”, dice, un poco resignada.

TORNADO 02
TORNADO 01
TORNADO 08

Con la salida del sol, y la ausencia de nuevas lluvias, el panorama es mejor que ayer, pero bastante desolador: árboles que fueron arrancados, un colectivo arrastrado por la intensidad del viento, chapas y escombros por doquier. Mientas Anahí charla con algunas funcionarias de la Secretaría de Desarrollo Social, personal de Defensa Civil, la Cruz Roja y el Ente de Obras y Servicios Urbanos (Enosur) trabaja en el lugar.

“La verdad es que la solidaridad y el apoyo que tuvimos hasta ahora fue impresionante; vino gente de la Municipalidad, estuvo Vilma Baragiola y el propio Carlos Arroyo. Los vecinos también, todos vienen a preguntar cómo estamos, uno se siente acompañado”, cuenta Anahí, quien a pesar de su sonrisa amable no puede ocultar la angustia. Justamente mientras dice eso, una señora se acerca y le regala un paquete de yerba. Luego, otro vecino se ofrece a ayudar. La solidaridad en su máxima expresión.

Anahí dice que por ahora no necesitan nada, que les dieron muchas cosas y que les prometieron otras tantas también. Anoche, ella y sus tres hijos se quedaron en la casa de su hermana, mientras que José permaneció en la casa para cuidarla. Hoy, Anahí sabe que viene la parte más difícil: volver a empezar.

“Tengo que ponerme a ordenar y a acomodar, pero veo todo y me cuesta; es muy difícil”, admite y corre de un lado a otro para atender a sus animales e intentar empezar de nuevo, mientras su esposo y su hijo mayor ayudan al personal de Defensa Civil y el Enosur.

AYUDA Y SOLIDARIDAD

Más allá de la situación de Anahí, y pese a que su caso probablemente haya sido el más grave, otros vecinos de la zona también se vieron afectados por las tormentas y el tornado. Por eso, desde la Secretaría de Desarrollo Social convocaron a los vecinos a ayudar. Quienes quieran acercar donaciones podrán hacerlo durante las 24 horas en las oficinas ubicadas en Teodoro Bronzini 1147 / Victoriano Montes 1457 o comunicándose al teléfono 499-6394/499-6639/ 477-1923. Lo que más se necesita son colchones, ropas, frazadas, víveres y cualquier elemento para amoblar una casa (chapas, tirantes, tablado y membranas).

Ver más: , , , , , , , , , , , , ,

Comentarios