Trabajadores tomaron “Pampita” ante la advertencia de desalojo

Se mantienen desde anoche en el local de Alvarado y Güemes. Desde mayo el dueño de la firma no tiene contrato de alquiler ni le abona al titular del lugar. Exigen respuestas y continuidad laboral.

05/09/2017
Trabajadores tomaron “Pampita” ante la advertencia de desalojo
(Fotos: QUÉ Digital)

Si bien hasta anoche el restaurante y parrilla funcionó con “normalidad”, la situación económica de “Pampita”, ubicado en Alvarado casi Güemes, no era buena hace meses. Incluso, los trabajadores aseguran tener que haber “cedido” para no perder el trabajo. Esa situación cambió completamente este martes cuando la falta de pago por parte del titular del comercio al dueño del local derivó en que oficiales de justicia llegaran con una orden de desalojo. Ante eso, los trabajadores mantiene tomado el lugar.

Hasta este lunes a la noche “Pampita” funcionó y abrió sus puertas. En la previa, los trabajadores ya habían sido alertados de la situación: este martes llegaría la orden de desalojo, y así ocurrió. “Esto se produjo porque los inquilinos, que son los propietarios del comercio, quedaron en cesación de pago con los alquileres. Ahora bien, en el medio hay 25 familias que dependen de este trabajo”, resumió un representante del Sindicato de Gastronómicos de Mar del Plata presente en el lugar.

En este sentido, explicó: “Por el momento, ninguno de los trabajadores tiene una respuesta tanto del titular de la propiedad como del fondo de comercio de cómo se va a indemnizar o cómo se va a llegar a un acuerdo con estos 25 trabajadores”.

PARRILLA PAMPITA (8)
PARRILLA PAMPITA (5)
PARRILLA PAMPITA (9)

De acuerdo al relato de los trabajadores en el último tiempo la actividad en el lugar “fue decreciendo”. “Con ello, todos fuimos cediendo cosas, pagos de aguinaldos, de vacaciones, plus de temporadas, para acomodarnos a la economía de este lugar y para no perder el trabajo. Todo el personal fue cediendo un poco, y cada vez más”, señaló.

Y en esa línea, lamentó: “Hoy nos encontramos con que después de tanto años de trabajo nadie está a disposición de decirnos cómo va a arreglar, si nos va a indemnizar o nos va a dar trabajo en otro lado”.

En detalle, el conflicto terminó por desencadenarse, según explicaron los trabajadores a partir de que al comercio se le terminó el contrato de alquiler del local en mayo. “No se renovó el contrato ni se pagó el alquiler”, contaron y detallaron que a quienes se desempeñan allí se les adeuda “un par de salarios, las vacaciones y algunas cositas más”.

Luego de la llegada al lugar, los oficiales de justicia se reunieron con los trabajadores y representantes del sindicato de Gastronómicos.

Ver más: , , , , , , , , , , ,

Comentarios