Vendedores del estadio: avanza su regulación para el verano

Fueron registrados como monotributistas sociales y el Sivara les entregará pecheras y carnets para trabajar durante el Torneo de Verano, además de cuidar que ganen no menos del 30% de lo que venden. Marplatenses, con prioridad.

22/10/2015
Vendedores del estadio: avanza su regulación para el verano
(Foto: archivo/QUÉ Digital)

Entre 50 y 60 vendedores ambulantes recorren las tribunas del estadio José María Minella durante el Torneo de Verano de fútbol. En el resto del año, según el partido que se juegue, puede haber entre 10 y 20 vendedores. Ante la proximidad de la temporada, desde el gremio que los representa vienen trabajando para regular su actividad, cuidar su ingreso y dale prioridad a los que todo el año acompañan a la hinchada.

El próximo verano será el segundo consecutivo que tendrá la nueva concesión del buffet, la cual está a cargo de un grupo de jóvenes comerciantes de Mar del Plata y fue elegida en el marco de una licitación que impulsó el Emder, luego de 15 años con los mismos concesionarios.

Hasta hace algún tiempo, la totalidad de los vendedores ambulantes del estadio “José María Minella” y del Polideportivo “Islas Malvinas” no tenía ningún tipo de relación de dependencia, lo cual impedía que los trabajadores pudiesen tener aportes u obra social.

El Sindicato de Vendedores Ambulantes de Mar del Plata y Zona Atlántica (Sivara) contribuyó a que los vendedores del estadio pasasen a ser monotributistas sociales para poder contar con una obra social y evitar problemas con el concesionario.

En este sentido, Ariel Greco, referente del gremio, explicó que los trabajadores temporarios que desarrollan su actividad como vendedores ambulantes durante el Torneo de Verano podrán presentarse a partir de la primera semana de noviembre en la sede social del gremio.

A partir del próximo mes “se comenzará a inscribir a los trabajadores y se hará entrega del carnet para desarrollar sus tareas en la próxima temporada”, precisó y aclaró que “es requisito fundamental contar con el monotributo social al día para estar dentro del marco de la regulación que inició el sindicato el verano pasado”.

También se realizará la entrega de la pechera correspondiente para que cada trabajador esté identificado como vendedor ambulante, la cual será de uso obligatorio ya que fue exigida por los organismos de seguridad.

En el último tiempo, desde el Sivara se mantuvieron conversaciones con el concesionario para “que ningún vendedor gane menos del 30% de lo que vende”, señaló Greco, quien además reconoció que “al principio costó mucho que los vendedores que están en el estadio hace años entendieran que era necesario poder tener aportes, obra social y sus derechos más cuidados”.

En este sentido señaló que muchos creían que simplemente por sus años de experiencia en el estadio y por ser reconocidos como vendedores sus aportes ya constaban. “Se les explicó que no tiene nada que ver y que de ser así les puede pasar que el día de mañana al jubilarse no se les reconozcan esos años pese a todo”, añadió.

VENDER EN EL ESTADIO: PRIORIDAD PARA LOS MARPLATENSES

En los superclásicos del último Torneo de Verano, los más convocantes, entre 50 y 60 vendedores ambulantes trabajaron en el estadio “José María Minella”. Durante el invierno, tanto en partidos de Aldosivi, Unión y Alvarado, entre otros, la cantidad oscila entre los 10 y los 20.

Pero durante el verano no solo se incrementan la cantidad de público y -en consecuencia- la venta de distintos productos, sino que también aumenta el número de vendedores que de otras ciudades vienen a Mar del Plata especialmente para trabajar y “hacer la temporada”.

Respecto del control que el gremio ejerce en este sentido, el referente del Sivara explicó: “Yo el verano pasado estuve en los ocho partidos, algunas horas antes de que empezaran. Y tras hablar con el concesionario para ver cuántos vendedores necesita, me quedo en la puerta y le doy prioridad a todos los de Mar del Plata, principalmente a los que van todo el año. Después, si se requieren más, se les da también la posibilidad a los que no vienen tan seguido o los que vienen de Buenos Aires”.

Ariel Greco reconoció que su preocupación por la defensa de los derechos de los trabajadores ambulantes parte de una raíz personal: su madre fue vendedora ambulante, él también lo fue durante su adolescencia y también algunos de sus hermanos tienen esa actividad.

“El monotributo social que hemos conseguido es un beneficio importante, porque así el trabajador no está en negro y el concesionario no se ve en la obligación de tener que blanquearlos por ocho partidos, aunque sí se les exige que el vendedor no cobre menos del 30% de lo que comercialice durante el partido”, completó.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , ,

Comentarios