Sábado 11 de julio | Mar del Plata
¡Seguinos!
14/12/2019

Pepe García, el generoso titiritero que cautivó a generaciones

Especial | Anuario 2019

Pepe García, el generoso titiritero que cautivó a generaciones
(Foto: Qué digital)

Este año la cultura marplatense estuvo de luto: el generoso y talentoso titiritero Pepe García falleció a los 86 años. El humor y solidaridad fueron sus estandartes para desarrollarse y acompañar por cincuenta años a generaciones de niños y niñas.

José Lucas García, conocido popularmente como Pepe, nació el 14 de febrero en Tucumán. Trabajó algunos años en oficinas de YPF hasta que se dio cuenta de que esa vida no era para él. En la década del ’60 decidió trabajar oficialmente como titiritero, pero tenía que buscar la forma de mantener a su familia, y hasta hubo momentos en los que caracterizó a Papá Noel.

Su amor por los títeres lo supo trasmitir a su familia, y junto a sus hijos Pablo y Cristina formaron la compañía “Los 4 gatos”, con la que realizaron funciones en la ciudad y alrededores. “La historia con mi papá empieza con mi niñez, él empezó con los títeres en el año ’66 y yo tenía cinco años, hacía cosas para chicos y yo estaba ahí en primera fila. Viví todas las etapas de mi papá, acompañándolo, sabía todas sus funciones de memoria, entonces compartí con él mucho trabajo”, recordó Pablo García, su hijo mayor, en diálogo con Qué digital.

De hacer títeres en la calle pasó a realizar funciones en Sacoa, lugar donde trabajó por más de 20 años. “Cuando trabajaba en Sacoa los dueños viajaban mucho y le traían títeres extraordinarios de otros países. Hay algunos de los Muppets”, rememorò Pablo. Una vez que logró estabilidad, Pepe y sus títeres hicieron temporadas de invierno y de verano en salas como la Biblioteca Osvaldo Soriano, el Teatro Auditorium, Villa Mitre, Villa Victoria, el Museo Castagnino y La Casa de Enfrente.

Pero su corazón solidario también lo llevó a barrios de la periferia, jardines de infantes y más de una vez colaboró en los ciclos de Arte x la Identidad. En el último tiempo, además, despuntó el vicio y realizó funciones para adultos en el “Cabaret clandestino”, de la mano de la periodista Susy Scándali.

Es que Pepe no sólo se hizo conocido y despertó el cariño de su público por la calidad de sus espectáculos, sino que era una persona comprometida con la realidad de la ciudad. “Nos enseñó sobre generosidad, el no trapacear, tratar de ver el lado positivo de las cosas y dar más de lo que uno espera recibir. También la historia de la honradez, de no engañar, un montón de virtudes que con el ejemplo también nos ha transmitido”, destacó el hijo del entrañable titiritero.

Una cualidad que distinguía a Pepe era su solidaridad. “Hablando de generosidad, papá me pidió a mí que registrara las obras a mi nombre”, recordó Pablo García sobre la época en la que trabajaban en el actual Centro Cultural Osvaldo Soriano. “Habíamos acumulado un montón de derechos de autor y las obras no estaban registradas, y me tomé el trabajo de registrarlas. La cantidad de material que ha hecho él me parece casi imposible poder encuadrarla”, agregó.

Más de cien títeres quedaron en el lugar donde vivió, algunos hechos por el propio Pepe, aunque él supo admitir que hacerlos no era lo suyo. Entonces muchos fueron fabricados por su hija y por sus hijos, otros son trabajo de otros titiriteros y algunos más exóticos fueron regalos para el artista. “Todavía no sabemos qué vamos a hacer con los títeres. Aunque algunas ideas rondan como hacer una especie de museo, de muestra itinerante de los títeres que él usaba, los más famosos para que la gente se acuerde. De ayer y de hoy”, sostuvo su hijo mayor, quien junto a su hermana realizarán funciones durante la temporada 2020 en Villa Victoria.

A los días del fallecimiento de Pepe, avanzó en el Concejo Deliberante un proyecto que fue votado por unanimidad y que establece que cada 14 de febrero se conmemorará el Día del Titiritero Marplatense. “Él sabía que estaba el proyecto y que iba a salir”, destacó su hijo.

Otra de las características que lo distinguió fue su militancia cultural y política. “Tuvo la certeza de que iba a ganar Alberto (Fernández). Se fue con esa tranquilidad. El macrismo lo torturaba”, enfatizó Pablo García y sumó: “Como es el peronismo, él siempre estaba pensando en el otro, en el que estaba sufriendo, hacía funciones en jardines de la periferia y notaba el problema que había, más con la niñez”.

Pepe era un personaje muy querido por lo que hacía detrás de su teatrillo y por fuera de él. Aún perduran en el recuerdo el olor a chocolate que desprendía su pipa. Las salas teatrales, bibliotecas y jardines notarán la ausencia de las distintas voces que interpretó Pepe García, ese gran artista que fiel a Perón y al vino se fue de gira, como se dice en el ambiente artístico. Pero sus relatos, personajes, cuentos y generosidad quedarán resonando por siempre en el imaginario colectivo marplatense.

Ver más: , , , , ,