Miércoles 27 de mayo | Mar del Plata
¡Seguinos!
14/12/2019

Situación de calle: entre la crisis, lo que se hace y lo que falta

Especial | Anuario 2019

Situación de calle: entre la crisis, lo que se hace y lo que falta
(Fotos: Qué digital)

Entre el invierno de 2016 y el de 2017 se registraron al menos 13 muertes de personas que estaban en situación de calle en Mar del Plata. Desde ese momento y hasta semanas antes de dejar la gestión, la Provincia lanzó un operativo conjunto con la Municipalidad en Plaza Rocha denominado Cerca de Noche para el traslado y la asistencia de personas que, por la circunstancia que fuera, atraviesan esa situación.

Durante el invierno de 2019 -mucho menos convulsionado en cuanto a fatalidades- y al cumplirse dos años del programa, Qué digital expuso a través de una serie de notas cómo se aborda desde el Estado y cómo se vive en la ciudad un flagelo tan complejo que, en tiempos de crisis y achicamiento del Estado, puede verse fuertemente influenciado y en consecuencia, requiere de un esfuerzo más por parte de sus trabajadores.

Por un lado está el “cómo se vive” en la calle. Y en la historia de Luis -un hombre que desde hace años no cuenta con un techo- entre adicciones, amistades y “las chicas” de la Noche de la Caridad que le acercan un plato de comida, se puede ver mucho de lo que los trabajadores de Cerca de Noche se encuentran hora a hora en la calle y en los paradores. Una realidad que no alcanza con ser explicada desde las carencias materiales, o al menos no sin tener en cuenta las afectivas y asistenciales, más allá de que por razones propias o de los propios paradores, muchas veces quienes viven en la calle se resisten a ser trasladados.

Pero casos como el de Luis, que se ajusta al estereotipo de persona en situación de calle, no pareciera ser lo que más se encuentra en una recorrida nocturna por ese mundo, mucho más heterogéneo de lo que se cree. Desde el Programa, más allá de las personas que “entran y salen” del circuito callejero a partir de los vaivenes estacionales, ven con gran preocupación cómo jóvenes de una franja etaria de entre 18 y 30 años, cada vez más desembocan con su desarraigo familiar, vincular y en la mayoría de los casos, con sus adicciones, al mundo de las frías y solitarias baldosas, bancos, plazas o cajeros.

Ante esta radiografía de la calle y del trabajo sobre ella, es inevitable enmarcar este fenómeno en la coyuntura política actual del cambio de gobierno, sobre todo teniendo en cuenta que el móvil de Cerca de Noche fue quitado a meses del fin de la gestión de Cambiemos.

Lo que está claro es que, a pesar de ser un fenómeno no directa y únicamente relacionado a la pobreza, sí puede decirse que aún falta mucho para hacer en su abordaje y que, pese a los esfuerzos y avances, el trabajo del Estado todavía sigue siendo insuficiente a la hora de dar una respuesta integral a cada uno de los hombres y mujeres que, con sus historias y particularidades, se suman y se encuentran cada noche en las veredas.

Y ante este panorama, cómo desplegarán las nuevas gestiones estos programas en los próximos cuatro años es una incógnita que deberá ser respondida a la brevedad. Porque en paralelo al turismo popular, pero también elitista que cobija Mar del Plata, el verano también es la época en la que la necesidad de trabajo hace, en muchos casos, que se incremente la cantidad de gente que elige o termina en la calle, muchos de los cuales se quedan después de la temporada y suman sus nombres a los censos, como el que indica que en Mar del Plata hay al menos 437 personas en la calle.

ESPECIAL | SITUACIÓN DE CALLE
  • Una historia de desarraigo, adicción y asistencia | LEER
  • Cerca de Noche, segundo invierno: “La calle es muy heterogénea” | LEER
  • Para sobrevivir en la calle, solidaridad, abrigo y contención | LEER
  • Cajeros, plazas, paradas: refugios en soledad para dormir en la calle | LEER

Ver más: , , ,