Martes 11 de agosto | Mar del Plata
¡Seguinos!
21/12/2015

Mayo: el crimen de Mario Riera, licencia para exigir seguridad

Tres personas fueron detenidas por el asesinato del taxista en la Villa Mateotti, ocurrido el 9 de mayo. Su muerte impulsó medidas de fuerza y cambios en la Policía y la Secretaría de Seguridad. Reabrió el debate por el uso de mamparas y GPS.

Mayo: el crimen de Mario Riera, licencia para exigir seguridad
En Mateotti y Benito Lynch Mario Riera fue baleado en el interior de su vehículo (Foto: QUÉ Digital)

La noche del sábado 9 de mayo Mario Riera falleció en el Hospital Interzonal General de Agudos (HIGA) tras recibir dos impactos de bala al resistirse a un robo a bordo de su taxi licencia 0341 en Mateotti y Benito Lynch. A horas del crimen taxis y colectivos decretaron un paro con protestas incluidas que motivó cambios en la Secretaría de Seguridad del Municipio y la Policía Bonaerense, y reabrió la discusión en torno a las medidas de prevención y seguridad con las que deben o no contar los taxistas de Mar del Plata.

Riera, de 60 años, había llegado a la denominada Villa Mateotti entre 19 y las 20, cuando la empresa Taxicoop en la que trabajaba perdió comunicación radial con él.

La reconstrucción de los hechos indica que a metros del cruce entre ambas calles, forcejeó con -al menos- dos delincuentes, intentó defenderse rociándolos con un gas pimienta que llevaba en el auto y que quedó impregnado en las paredes del habitáculo y recibió dos disparos: uno que le perforó un dedo tras rebotar en su anillo y el otro, mortal, en el pecho tras atravesarle la mano con la portaba el aerosol.

Un compañero de la misma empresa se dirigió al lugar para buscarlo ante la falta de señales que daba. Al llegar encontró el taxi, un Renault Logan, con un disparo en la ventanilla de atrás, del lado del conductor, y a Mario Riera tendido en el piso.

Inmediatamente, el taxista que había arribado subió a la víctima al auto y se dirigió al HIGA, pero lamentablemente no pudieron hacer nada por él y falleció poco menos de dos horas después.

TAXISTA ASESINADO 3 ©

 

 PARO, PROTESTA E INTERNA SINDICAL 

“Vamos para la Muni”, decía a viva voz uno de los taxistas en el estacionamiento de la guardia del HIGA, repleto de techos amarillos, momentos después de confirmada la muerte de Riera. Una reacción espontánea con una manifestación en la esquina de Luro e Independencia, una concentración de otros choferes frente a la Jefatura Departamental de Policía en Entre Ríos y Gascón, y un tercer grupo en las puertas de la Municipalidad plasmó la bronca de los trabajadores del volante con un paro que no demoraría en anunciarse.

TAXISTA BALEADO 06 © (7)

A la medida de fuerza decretada, que se extendió hasta el lunes, se sumaron  también los remiseros y la Unión Tranviarios Automotor. La muerte de Mario Riera dejó la ciudad sin taxis, remises ni colectivos por varias horas. El paro se levantó después de velar los restos de Riera en la sala de Peralta Ramos 475.

De allí en más se reavivaría en el Concejo Deliberante el debate en torno al uso de mamparas en los taxis y la utilización de sistemas GPS, que desvió la atención del crimen hacia las internas gremiales que aún persisten entre los taxistas de Mar del Plata.

Al siguiente del hecho, Luis “Junior” Balbuena, de 24 años, fue detenido minutos después del mediodía durante un allanamiento en las inmediaciones de la Villa Mateotti por estar acusado de ser uno de los individuos que intentó asaltar y asesinó al taxista Mario Riera. Al declarar, negó su participación en el hecho.

Semanas después se dictó la prisión preventiva del imputado, sospechado de haber sido quien efectuó los disparos que terminaron con la vida del chofer. Su familia, tras la detención, fue víctima de reiteradas amenazas y actos de violencia. Su vivienda fue baleada y prendida fuego.

El otro joven sospechado de haber participado era un menor de 15 años que fue aprehendido días después, en la madrugada del 14 de mayo, luego de asaltar junto a dos hombres mayores de edad a un automovilista a punta de pistola. Se negó a declarar y luego fue liberado. El 9 de julio, luego de haber cumplido 16 años y ser punible, volvió a ser detenido tras robar un auto junto a otro delincuente de la misma edad.

Días antes, el 30 de junio, Alan “El Mono” Luna, un joven de 23 años, también fue detenido por la policía en el marco de la investigación y se negó a declararEn cuanto a las circunstancias que lo ubican en la escena del crimen, diversos testigos dieron cuenta de la participación del individuo como uno de los autores materiales del hecho, dado que entre los testimonios recibidos se logró determinar que unas horas antes el joven le robó su celular a un remisero y luego realizó la llamada solicitante a la central de taxis, viaje que fue cubierto por la víctima.

En ese sentido, también se estableció que momentos después del hecho, uno de los acusados habría llegado corriendo, alterado, y con los ojos irritados producto del gas pimienta arrojado por la víctima a un comedor situado en Benito Lynch entre Mateotti y Rafael del Riego donde habría reconocido su participación en la muerte de Riera. También sobre él se dictó la prisión preventiva.

 

JUSTICIA Y MENORES
En medio de las detenciones de acusados, las protestas de los taxistas se repitieron, aunque esta vez con pedidos explícitos para la Justicia por su accionar ante los menores de edad, por el crimen de Riera y por el de otros choferes asesinados en distintos hechos delictivos ocurridos durante los últimos años en Mar del Plata.

PROTESTA TAXISTAS PODER JUDICIAL 02

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,