“Arritmia”, cuando el teatro interpela a la tercera edad

La obra que relata lo que viven dos ancianas en un geriátrico municipal se vuelve a presentar este fin de semana en el Galpón de las Artes. Valeria Guazzelli, actriz y directora, contó la intimidad de la producción local para QUÉ Digital.

21/09/2018
“Arritmia”, cuando el teatro interpela a la tercera edad
(Fotos: Marcelo Núñez)

Otro día en soledad

solo me queda esperar

sintiendo felicidad

buscando por dentro

otra tarde en soledad

“Viejo y cansado”, Flema

 “¿Y qué querés? si Mar del Plata es una ciudad de viejos”, es una de las frases más populares ante ciertos descontentos. Pero ¿cómo transitan las personas el paso del tiempo?. Ese, justamente, es uno de los interrogantes que abre “Arritmia”, la obra de teatro que desde lo tragicómico interpela al espectador. “Me da la sensación de que culturalmente no sabemos mucho de cómo atravesar ese momento, se vive como un ‘lo que toca, toca’ y hay cosas que sí se pueden elegir”, planteó Valeria Guazzelli, actriz y directora, en diálogo con QUÉ Digital.

“Arritmia” vuelve a presentarse este sábado a las 21 en el Galpón de las Artes, de Jujuy 2755, con entrada por cooperación solidaria y los lugares se pueden reservar a través de la web. La obra de teatro escrita por Leonel Giacometto, juega con las interpretaciones de Valeria Guazzelli -que a su vez asumió la dirección del espectáculo- y de Evelina Carozzo. Además, la pieza cuenta con la música en vivo de Axel Otarola.

La actriz y directora explicó el proceso creativo que atravesó la obra teatral de producción totalmente independiente y marplatense: “Parece que el universo conspira a favor cuando las cosas se hacen con tranquilidad y determinación, fuimos muy tranquilas desarrollando este proceso”. Y en ese sentido, confió: “Llegamos al estreno con la lengua afuera. Lo compartimos, a la gente le gustó: parece que al autor también le llamó la atención y va a venir en noviembre a dar un taller de dramaturgia, después se presentará ‘Arritmia’ y se hará un desmontaje de la obra”.

La pieza teatral plantea una situación común como es el paso del tiempo: sin titubeos, dos ancianas se sumergen en sus recuerdos vagos para abrazarse y continuar viviendo, desconfiando incluso de la medicación que les dan. “Hay un cliché con respecto a la tercera edad, como que uno dice que todo anciano por serlo es sabio y la verdad es que no es así; hay gente que según la vida que haya llevado y el trabajito consigo mismo podrá ser sabio a esa edad, pero la inmensa mayoría no”, explicó Guazzelli.

42134406_2208675089402487_2509224094524768256_n

- ¿Por qué te interesó trabajar esta pieza de Giacometto?

– Estaba buscando obras para trabajar con un grupo de alumnos y un compañero de Tandil, con quien hice la carrera, me mandó unas cuantas obras entre las que estaba ésta. Cuando la vi dije: “Esta la quiero hacer yo” porque me sentí identificada con el personaje que estoy haciendo. La idea era trabajar con una amiga pero los caminos se abrieron; la obra quedó ahí y cuando nos encontramos con Evelina para hacer “Petrushka”, empecé a ver que producía la misma condición energética que mi amiga, se lo planteé y después de leerla me dijo que sí y empezamos a laburarla.

- ¿Cómo es que surgió tener un músico en escena tocando?

– Tengo algo muy especial con la música, para mí es como un centro muy importante y me gusta mucho lo de la música en vivo. Entonces, el año pasado conocí a Axel Otarola y cuando lo escuché tocar me di cuenta de que era la persona con la que se podía armar el proyecto. No somos muy estructuradas y está bueno trabajar con alguien que nos diera aire y una vez que tuviéramos bien amasada la obra pudiéramos jugar con eso y no atarnos a una estructura rígida, sino mantenerla muy fresca y dinámica.

- ¿Se complicó mucho el doble rol de actriz y directora?

– En un comienzo me pregunté si había que llamar a alguien para que nos dirigiera pero después dije “la quiero hacer yo”, más con estas cosas que parten de la intuición, no desde el capricho. Fue todo un desafío pero también confiaba mucho, cuando intuitivamente lo ves no hay manera de que haya error y no quería ponerme a luchar con un director o directora porque lo estaba viendo.

Y después se termina de trabajar en la acción con el público, hay cosas que se van modificando, uno las recibe porque se construyen con el público. Si bien se va estructurando más, tiene un recorrido y un mapa de acciones; sin embargo estamos abiertas a las pequeñas cosas que puedan surgir.

-¿Cómo trabajaron la obra?

– El proceso fue bastante intuitivo, primero porque Evelina acababa de tener un bebé, entonces las posibilidades de ensayar y poner el cuerpo estaban supeditadas a los tiempos del bebé. Nos juntábamos en su casa, arrancamos aprendiendo el texto y lo pasábamos varias veces; así que empezamos a componer desde la voz. Iban surgiendo cosas porque Evelina es una mujer muy creativa, enganchábamos esa energía e íbamos jugando con las intenciones, los sonidos.

A partir de ahí se fueron construyendo los personajes siempre delante de León, el hijo de Evelina y era casi un juego para él, veíamos que le gustaba y me servía para decir que iba por ahí. Seguimos ese caminito y después de muchos meses decidimos hacer una partecita en el último Bohemian –ciclo que gestiona en el Espacio La Estrella sábado por medio- del año pasado y vimos que funcionaba, así que pusimos el cuerpo.

Arritmia obra de teatro

Fue un proceso lento y tranquilo, cuando podíamos nos juntábamos. ‘Arritmia’ fue muy intuitivamente armada.

La obra transcurre en un geriátrico municipal, en el centro de la escena hay una calesita de juegos con cuatro asientos, las ancianas están rodeadas por cientos de cajas de remedios y blísters ya utilizados. Cual circunferencia de brujería con sal, pero de laboratorio sintético.

- ¿Cómo trabajaron la puesta escenográfica?

-A fines de marzo, principios de abril, se sumó Mariano Castillo que es escenógrafo y nos propuso trabajar con una calesita de niños y ahí se volvió más expansiva la obra, porque produjo algo muy fuerte. Después convocamos a Mercedes Osta para armar una coreografía que terminó de definir y estructuró. Llegamos así al estreno con la lengua afuera.

La realización escenográfica de la idea de Mariano es de Pedro Terra y Lola Castillo. Pedro es un grande del teatro marplatense con toda su magia; la cuestión estética terminé de cerrar con el vestuario, su intervención fue fundamental porque es un hermano del corazón y del arte. La iluminación es de Gustavo Martincic, que nos acompaña siempre que hacemos la función en el Galpón de las Artes, otro maestro de la ciudad. La obra está contenida por todos los costados.

- ¿Qué sienten que van consiguiendo función a función?

– No puedo dar mucho porque es darle demasiada data al espectador y se pierde la intriga. Según lo que sucede en cada función, es como un viaje. Las primeras dos escenas son introducción, parece que se entra en otra dimensión y termina siendo un viaje donde el público transita lo que les pasa a estas señoras y el vínculo que tienen entre ellas y todo lo que se refleja en lo que no está dicho sino lo que acontece en esa relación.

Teatro Arritmia

Es muy lindo cómo se va definiendo todo a partir del encuentro con el público, la obra es muy intensa para nosotras y para el público. La disfrutamos mucho y creo que esa es la base para hacer cualquier cosa y que sea contagioso.

- ¿Qué significa “Arritmia”?

-En cuanto a lo personal tiene que ver con esto de que se abre un interrogante de qué pasa con la tercera edad, cómo llegamos, y si se puede elegir cómo transitar ese momento. Creo que culturalmente no estamos muy preparados para abordar esa etapa, somos como “lo que toca toca” y por ahí no necesariamente tiene que ser así.

También hay un cliché con respecto a la tercera edad, se dice que todo anciano por serlo es sabio y la verdad es que no es así; hay gente que según la vida que haya llevado y el trabajito consigo mismo podrá ser sabio a esa edad, pero la inmensa mayoría no. Me parece que está bueno preguntarse, hay muchos que tienen miedo; desde mi lugar también y por eso estoy haciendo la obra, tengo 50 años y siempre le tuve miedito a llegar a la vejez. Me gustaría elegir algunas cosas, si se puede, sobre cómo transitar esa etapa de mi vida.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , ,

Comentarios