Jueves 12 de diciembre | Mar del Plata
¡Seguinos!
09/10/2014

“Con los Fakires está pasando todo lo que me gustaría”

Skay Beilinson tocará el sábado a las 20 en el Polideportivo donde presentará La Luna Hueca, su último disco de estudio. Su música, la banda que lo acompaña, Oriente, internet, Rocambole y Cortázar.

“Con los Fakires está pasando todo lo que me gustaría”

“Con Los Fakires está pasando todo lo que me gustaría que pase: buena música, buena onda, buen espíritu”, dijo Skay Beilinson a días de tocar en el Polideportivo donde presentará La Luna Hueca, su último disco de estudio y agregó que “será un interesante encuentro con la gente de Mar del Plata”. Además contó que se encuentra en la pre producción de un nuevo disco.

Pasaron 5 años desde la última vez que Skay vino a Mar del Plata y 10 desde que debutó en la ciudad como solista en el teatro Roxy. Este sábado, desde las 20, será la primera vez que se presente como solista en el Polideportivo, su vuelta a un estadio en su etapa pos Redondos.

La Luna Hueca (2013) es el quinto disco de estudio de Skay y para esta placa decidió llamar a la banda que lo acompaña como “Los Fakires”. El disco es un viaje sin ruta, lleno de matices, guitarras acústicas e instrumentos musicales. Es un viaje a uno mismo.

Tuve la oportunidad de hacerle a Skay la siguiente entrevista que salió al aire para el programa Todo está al revés de radio MEGA 90.1.

La Luna Hueca lleva un año sonando, ¿cómo se acopló en los shows este material con el resto de tu obra?
-Se pone buenísimo. El trabajo en estudio es distinto que la performance en vivo, que es más un trabajo de laboratorio. Me gusta ir probando y sacarle el juego a las canciones. El momento de volcarlas al vivo hay que hacer una transformación. En el estudio sé que le pudo poner yo mismo seis guitarras a una canción, pero después hay que trasladarla al vivo. Entonces vemos cómo nos vamos dividiendo los roles y vemos cómo podemos hacer sonar las canciones.

-¿Cómo lográs que los guitarristas que te acompañan encuentren el mismo sonido?
-Se trata de entrar en la misma sintonía de la canción más que en el sonido. Para el sonido, son todos grandes músicos y todos tienen su sonido propio. Se transforma un poco que al de la grabación al vivo, pero esa también es la impronta interesante que tiene.

-¿Qué fue lo que te inspiró de la obra de Julio Cortázar para escribir La luna hueca?
-Fue curioso. Fue antes de que se recordase que se cumplían los 100 años de Cortázar, parece que me aviso antes. Me encontré con La vuelta al día en ochenta mundos, un libro que había leído hace muchísimos años. Me dio curiosidad por volver a leerlo y me cagué de risa.  De alguna manera me dieron ganas de escribir. Para mí Cortázar es un escritor de los grosos, tiene su imaginería, su manera de contar el mundo. Es muy gracioso y muy profundo, de repente irrumpe en la realidad, en los otros mundos que pertenecen al alma humana.

-En este disco aparecen sonidos que nos transportan al Medio Oriente. ¿Encontraste alguna respuesta en Oriente que no hayas podido encontrar en este lado del mundo?
-Más que respuestas encontré preguntes. Me dispara preguntas de todo lo que desconozco. En la pregunta está salir a buscar y ver lo que uno se encuentra. Como dice una canción: `Con más preguntas me voy, con más interrogantes´.

-En la canción “Ya lo sabés” mencionás “la red”, ¿cómo te llevas con Internet?
-Cuando escribí la canción no tenía pensado internet, cuando hablaba de la red hablaba de la cultura, como una tela de araña. Pero también es aplicable a internet. Con respecto a internet tengo mis recaudos. Yo elijo no participar del mundo virtual, he sido analógico, me interesa el mundo real. Vivimos en un mundo sobre estimulado, una estimulación hacia el afuera. Eso conspira contra el otro viaje, contra la introspección, que se pone más interesante, que para mí es más interesante.

-¿A qué te llevó ese otro viaje introspectivo?
-La introspección es lo que te permite es abordar la existencia desde otra perspectiva. El primer aporte que encontré fue el silencio, silencio mental. Que es un logro y una maravilla. Y desde ahí uno empieza a cambiar.

-En este disco aparece un tema que pudo haber salido de un western. ¿Cómo nace “El sueño del jinete”?
-El tema surgió musicalmente. Apareció el riff y me di cuenta de que había algo cabalgando y después pensé ´qué carajo quiere decir esa música´. Después apareció como Billy The Kid y esos personajes del oeste yanky. Y las películas western que son fascinantes.

-Rocambole hizo la tapa de La Luna Hueca, ¿cómo es laburar con él después de tantos años?
Siempre recurrimos a la tormenta de cerebros. Empecemos entre Rocambole, Poli y yo y hablamos de todo. Eso le sirve a él, siempre rescata algo. El nombre no lo tenía definido, abarajamos muchos. En el caso de Rocambole él define las imagines y yo las palabras.
Es un artista muy importante, muy vinculado a nuestra vida. Hay veces que yo no sé si le estoy poniendo música a las imágenes de él.

-En el 99 estuviste en el Patinodromo junto a Los Redondos. ¿Qué te acordás de ese show y cómo será la noche del próximo sábado en el Poli?
-De aquello me acuerdo bastante poco porque se me mezclan imágenes de todos los lugares. Con esta banda, con los Fakires, armamos un equipo en el que me siento muy a gusto. Está pasando todo lo que me gustaría que pase: buena música, buena onda, buen espíritu. Es un disfrute total. Son muchos los peregrinos que nos acompañan y será un interesante encuentro con la gente de Mar del Plata.
Vamos a pivotear sobre La Luna Hueca, pero vamos a hacer un poco de todo.

-¿Qué te espera para el resto de este año?
-Seguir tocando y ya empecé la pre producción de lo que será el próximo disco, así que este año me encuentra laburando.

Ver más: , ,