Domingo 19 de mayo | Mar del Plata
25/03/2022

“Deviniendo a Tato”, una obra que rinde homenaje a Pavlovsky

La pieza de Rodrigo Cárdenas y Gabriela Villalonga llega a Mar del Plata este sábado a las 20 en el Séptimo Fuego. En la previa, la palabra de su creadora.

“Deviniendo a Tato”, una obra que rinde homenaje a Pavlovsky
(Foto: prensa por Gabriel Insaurralde)

La obra “Deviniendo Tato”, un unipersonal evocativo de Eduardo Tato Pavlovsky -pionero del psicodrama en Latinoamérica- llega este fin de semana a Mar del Plata. La propuesta que crearon Rodrigo Cárdenas y Gabriela Villalonga es interpretada por Maximiliano Sarramone y se presenta este sábado a las 21:30 en el Séptimo Fuego.

Se tata de un unipersonal evocativo de lo que fue Pavlovsky y de lo que representa en la actualidad. El actor Maximiliano Sarramone interpreta a Tato y se multiplica en varios de sus pacientes. La acción transcurre en una sesión de terapia psicodramática a cargo del actor, dramaturgo y terapeuta. Es la evocación de dos ex pacientes suyos: Cárdenas y Villalonga, ambos dramaturgos de la obra, quien antes de la llegada a la ciudad remarcaron: “Tenemos muchas experiencias que tienen que ver con la ternura, con la salud mental, las emociones”.

“Deviniendo a Tato” se presentará en Mar del Plata este sábado a las 21:30 en El Séptimo Fuego, Bolívar 3675. La entrada a $600 se puede reservar a través de Instagram, Facebook o llamando al (223) 495 – 9572. Por la pandemia de covid-19 se solicitará el pase sanitario para asistir a la función.

La obra surgió a partir de textos dramáticos, artículos y anécdotas de Eduardo Tato Pavlovsky. También de situaciones de sesiones de psicodrama evocadas y recreadas por los autores de la obra que fueron pacientes de Tato durante varios años. Así, la pieza teatral es un reconocimiento y homenaje a todo lo vivido y trabajado en sus sesiones grupales.

“En principio fue un vínculo con el contrato que conlleva el grupo terapéutico, él era el terapeuta de grupos que trabajan con psicodrama y yo era paciente. Estuve cinco años participando de estos grupos con técnicas psicodramaticas y lo coordinaba Tato en su consultorio”, explicó en una charla con Qué digital la directora, Gabriela Villalonga.

El psicodrama es una técnica que se utiliza como terapia utilizando herramientas teatrales. “Se utiliza pasar a transitar episodios, fantasías, escenas temidas de las personas en grupos. Hay una técnica que inventó Pavlovsky junto con Kesselman y Frydlewsky que se llama Multiplicación dramática, es lo que transite en los grupos de Tato”, señaló Villalonga.

En concreto, la artista fundamentó que la multiplicación dramática incluye las dramatizaciones pero también la multiplicación por resonancia. “El protagonista de la sesión que llevaba un problema dramatizaba en el espacio de la ronda, el resto nos sentábamos en almohadones tal como se ve en la obra. Después los demás y las demás, que éramos el auditorio, pasábamos a ser lo que nos aparecía en el cuerpo a partir de lo que habíamos visto o escuchado de la compañera o compañero”, ejemplificó.

Con esta obra tenemos muchas experiencias que tienen que ver con la ternura, con la salud mental, las emociones. Es muy grato y creo que tiene que ver con la personalidad de Tato como dramaturgo, terapeuta y actor también

Deviniendo a Tato se presenta en Mar del Plata este fin de semana

“La experiencia era saludable, al punto como se ve en la obra nos reíamos mucho, sin embargo lo que llevábamos era triste. Pero con Tato aparecía la posibilidad de desiniestrarse, de salir de eso tan oscuro y empezar a ser patético a la propia mirada a partir del solo hecho de compartir”, reconoció la directora y una de las dramaturgas de “Deviniendo a Tato”.

Maxi Sarramane interpreta siete personajes, las y los pacientes incluido a Tato Pavlovsky. La dramaturgia de la obra es de Rodrigo Cárdenas quien también fue paciente del especialista en psicodrama. A modo de patchwork, elementos heterogéneos componen escenas. “La multiplicación tiene que ver con la multiplicidad de personajes pero también con el modo de escritura porque usamos las letras de distintas obras de Pavlovsky para que los personajes hablaran”. Así incluyeron “Potestad”, “Globos Rojos”, “Marguerite Duras” y  “Telarañas”.

“Fue muy interesante, apasionante y emotivo el proceso de releerlo, incluso muchas obras las vimos interpretadas por él. La verdad fue muy movilizante. Además pusimos anécdotas de las sesiones, cambiando los nombres y recreando la problemática”, subrayó y completó: “No contamos nada de nadie sino que es una obra de teatro que nació con un proceso de escritura diferente”.

En “Deviniendo a Tato” se desarrollan situaciones dramáticas a partir de las discrepancias de diferentes pacientes. Desde el momento que el terapeuta interviene con una propuesta que es una ejercitación, se presentan, a modo de resistencias a la tarea propuesta, diferentes oposiciones de parte de varios de los pacientes. El terapeuta explica, insiste y hasta confronta con integrantes del grupo. A partir de ese momento, el grupo accede a otro nivel de compromiso en la sesión. Se abordan padecimientos personales en relación a la vejez, los cuerpos y sus afecciones. También el miedo a la muerte. Es entonces que todos dramatizan la operación de una paciente del grupo que afrontará una cirugía a corazón abierto.

La propuesta cuenta con la asistencia de dirección de Malala Emanuele y el diseño y entrenamiento del lenguaje corporal de Silvia Spinelli. El diseño de luces lo realizó Gabriel Virtuoso, vestuario y escenografía es de Virginia De Los Santos.

Para finalizar, la directora afirmó que la pieza teatral cuenta con el acompañamiento de la familia de Eduardo Tato. “Martín Pavlovsky hizo la música original y Carolina Pavlovsky vino varias veces a verla, incluso con compañeros y compañeras de psicodrama. Susy Evans participó en la mesa de debate de la última función que hicimos con mucha ternura y emoción junto a Jorge Dubatti”, reconoció.

“Tato fue un antes y después, con Rodrigo tratamos de poner esta significación en la obra. Me enseño una manera distinta de ver la vida, de ver el mundo y se me quedó como acompañante interno. A veces me pasa que hablando de la obra uso palabras que él usaba. Está siempre presente”, cerró.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

25/03/2022