Sábado 14 de diciembre | Mar del Plata
¡Seguinos!
01/11/2018

“El diseño no es solo un producto, es un proceso de cultivo”

Lo señaló Anil Aykan en una entrevista con QUÉ Digital previo a su paso por el Trimarchi, que comienza este viernes. Dará una conferencia para mostrar su análisis sobre la presencia del diseño en las diferentes luchas sociales de la mujer.

“El diseño no es solo un producto, es un proceso de cultivo”
(Foto: página web Anil Aykan)

En horas comienza Trimarchi 18, y el mega evento que reúne a las diversas ramas del diseño trae una serie de conferencistas por demás interesantes como Anil Aykan, investigadora de Budapest y diseñadora editorial, quien arriba para mostrar su análisis que destaca la presencia del diseño en las diferentes luchas sociales de la mujer, partiendo de las sufragettes y su lucha por el voto.

“El diseño no es solo un producto, es un proceso  de cultivo e intelecto, una oportunidad para la colaboración, el trabajo social y, una forma de mostrar habilidades y una profesión para ganar capital, lo que significa libertad económica. Se puede ver el diseño servido para estos fines, en muchas ocasiones, en los sindicatos y movimientos de mujeres”, destacó Anil Aykan en diálogo con QUÉ Digital.

La investigadora compartió algunas intimidades de su investigación en un análisis muy interesante sobre el avance feminista ahondando en la raíces del movimiento: “Tengo un interés especial en la era entre finales del siglo XIX y principios del siglo XX, cuando la sociedad se transformó con la innovación tecnológica, cuando los imperios se enfrentaron durante la guerra mundial y causaron un gran cambio social. Esto produjo algunos de los diseños más interesantes y radicales”.

Mientras el movimiento feminista obtuvo derechos como el voto femenino, fue avanzando a paso firme acompañado por símbolos; algunos  cobraron más relevancia que otros como la figura de la mujer con el pañuelo y el lema “we can do it”.

“Este cartel simboliza cómo la percepción de las mujeres cambió durante la Primera Guerra Mundial y la Segunda Guerra Mundial: una escasez de trabajadores de sexo masculino les dio la oportunidad de demostrar que podían trabajar en todas las áreas de la vida para las que en ese momento se consideraban inadecuadas”, subrayó Anil Aykan.

Sufragettes

Sufragettes

– ¿Por qué abordaste por primera vez una investigación sobre las luchas feministas y el diseño?

– Ya que es fascinante observar cómo las cualidades básicas y mejoras de la profesión de diseño cobraron vida durante la lucha feminista, hay muchas lecciones que aprender de esta unión. Por ejemplo, el diseño es simplemente una herramienta para ser visto y escuchado; para discutir un tema, hacer una declaración, hacer una pregunta, crear una reacción, arriesgarse a lo escultural… Colocar un póster en la calle es lo más sencillo, pero los recursos deben ser creativos e innovadores. Cuando “la pregunta de la mujer” adquirió una creciente urgencia a principios del siglo XX para discutir el estado de la mujer, su educación, el trabajo, la participación política, la sexualidad y los cuerpos, las mujeres se convirtieron en pensadoras, escritores, pintores, impresoras y diseñadoras.

El diseño no es solo un producto, es un proceso para cultivar y mostrar intelecto, una oportunidad para la colaboración, el trabajo social y, una forma de mostrar habilidades y una profesión para ganar capital, lo que significa libertad económica. Puede ver claramente el diseño servido para estos fines en muchas ocasiones en los sindicatos y movimientos de mujeres.

Trabajar con el diseño es una muy buena respuesta a la pregunta formulada por la fundadora de la Liga de sufragios de artistas -ASL, por sus siglas en inglés- Mary Lowndes “¿Cuántas veces se les ha recordado a las mujeres – en temporada y fuera de temporada, en conversaciones, por oradores de la plataforma, impresos- que su sexo no ha producido a Miguel Ángel y que Rafael era un hombre?

– ¿Qué te impulso a iniciar tu investigación sobre las Sufragettes? 

– Tengo un interés especial en la era entre finales del siglo XIX y principios del siglo XX, cuando la sociedad se transformó con la innovación tecnológica, un momento en que los imperios se enfrentaron durante la guerra mundial y causaron un gran cambio social. Esto produjo algunos de los diseños más interesantes y radicales.

También los sufragistas, una de las organizaciones militantes que luchan por el sufragio femenino, fueron uno de los grupos principales que reconstruyeron la política de esta época. Cuando vine al Reino Unido hace cuatro años, una de las primeras cosas que me sorprendió en este país fue la posición de autoempoderamiento de las mujeres, no solo de la nueva generación, me parece que fue una pelea ganada hace mucho tiempo. No pasó mucho hasta que encontré mucha información sobre esta larga historia de emancipación.

– ¿Qué te llevó a centrarte en este tema?

– Lo que me atrajo a los sufragistas (en particular las mujeres militantes de la Unión Social y Política de Mujeres) fue que no solo transformaron el panorama político de su tiempo, sino que también crearon un lenguaje visual relacionado con nuevas herramientas para canalizarlo, mientras hacían con lo que estaban familiarizadas, subvirtieron el lenguaje de la clase media para colocar sus objetivos en el corazón de la familia. Actuaron de una manera únicamente femenina; manifestando oposición a una sociedad masculina dominante. Podemos rastrear el  diseño moderno de protesta directamente a las sufragistas.

Hoy en día, el activismo del diseño se vuelve más popular cada día. La tecnología digital ofrece formas más creativas de protestar con poderosos lenguajes gráficos que surgen como respuesta a las crisis financieras y políticas actuales. Creo que esto se puede remontar directamente a las sufragistas.

Poster we can do it

– ¿Conoces la historia de quién hizo la imagen de la mujer con el pañuelo y el brazo que dice: we can do it?

– El póster, creado por Howard Miller como un esfuerzo de guerra en la Segunda Guerra Mundial, con el fin de mejorar la moral de las trabajadoras. Esta fuerte imagen se hizo popular en los años 80 y desde entonces se ha utilizado para promover el feminismo e interpretarse de muchas maneras diferentes.

Este cartel simboliza cómo la percepción de las mujeres cambió durante la Primera Guerra Mundial y la Segunda Guerra Mundial: una escasez de trabajadores de sexo masculino les dio la oportunidad de demostrar que podían trabajar en todas las áreas de la vida para las que en ese momento se consideraban inadecuadas.

Hay una discusión en el Reino Unido de que a las mujeres se les dio el voto después de la Primera Guerra Mundial como recompensa por todos los esfuerzos que pusieron durante la guerra. Considero que este punto es muy bueno en términos de “Sí, podemos hacerlo si no se suprime”; sin embargo, no debería dar la impresión de que el movimiento sufragista fue inútil en el camino de obtener la votación. En cambio, diría que las mujeres simplemente estaban listas para jugar un papel importante en todos los ámbitos de la sociedad y la política; la escasez de la guerra creó una oportunidad para demostrarlo.

– El debate que tuvo lugar en Argentina sobre la legalización del aborto, surgieron símbolos como pañuelos verdes a favor de la legalización del aborto o naranjas para exigir un estado separado de la Iglesia. ¿Cuál es la importancia de los colores en el diseño?

– Los colores nos afectan profundamente, son arquetípicos, arraigados en nuestro subconsciente colectivo. En el diseño, el color desencadena una emoción, influye en el pensamiento, cambia las acciones e incluso provoca reacciones. Sin embargo, no puede “poseer” un color, (no importa cuánto pruebe una marca) porque se regenera con un nuevo significado.

En protestas, el color tiene un importante papel inmediato y unificador: el pañuelo verde que señala la luz verde para la ley del aborto en América Latina es un buen ejemplo de esto. Los colores son poderosos, incorporados en la creencia, las opiniones y la esperanza, son tan importantes como el mensaje; a través de ellos, puede comprender el apoyo a un mensaje sin que se repita de manera absoluta.

 PROYECTOS FUTUROS 

Actualmente Anil Aykan está trabajando en varios proyectos de libros. “Uno trata sobre magia, lo paranormal y la ilusión. Me fascina cómo el deseo de la gente es creer en esas cosas, tanto para el entretenimiento como para lidiar con la mortalidad”, adelantó. Otro proyecto es una una serie de libros para el editor de un artista en Milán. “En él puedo examinar el uso de la tipografía del lenguaje y experimentar con los diferentes materiales que se utilizan para hacer un libro”, explicó.

Sin embargo, el proyecto más importante ahora es la banda electrónica junto a su socio “Fragile Self”. “La música popular siempre ha sido un gran medio para llevar lo experimental a la corriente principal y dentro de él estamos explorando nuestras propias obsesiones visuales y musicales en una forma muy pura e intransigente”.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,