Jueves 18 de agosto | Mar del Plata
¡Seguinos!
02/10/2021

Festival Internacional de Cine de Mar del Plata: “Lo esencial es el encuentro”

El presidente Fernando Lima confirmó en una charla con Qué digital que este año las proyecciones volverán a las salas de la ciudad.

Festival Internacional de Cine de Mar del Plata: “Lo esencial es el encuentro”
(Foto: prensa Teatro Auditorium)
Alina Rodríguez Martín

Por: Alina Rodríguez Martín

Esta semana comenzó el ciclo “Camino al Festival”, una antesala de lo que será el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, con una selección de películas nacionales en el Teatro Auditorium. Y en este marco, el presidente del evento, Fernando Lima, confirmó que la 36° edición del 18 al 28 de noviembre va a ser presencial en las salas de la ciudad, tras una edición previa que estuvo basada en la virtualidad. “Estamos en ediciones de resistencia, de transición. El mundo está en eso pero estoy convencido de que le vamos a encontrar la vuelta”, afirmó en una charla con Qué digital.

“Estamos muy contentos y emocionados por estar viviendo este ‘Camino al Festival’ que para nosotros es muy importante porque tiene que ver con esta idea con la que venimos pensando, aunque las circunstancias no nos permiten implementar del todo, y es que haya actividades del festival todo el año”, señaló Fernando Lima.

En ese marco, este sábado a las 18 en la sala Astor Piazzolla del Teatro Auditorium se proyectará el “Isabella” de Matías Piñeyro, en tanto que “Camino al Festival” continuará el 27, 28 y 29 de octubre con la proyección de una selección de películas como “El exilio de Gardel”, “Sur” y “Volver”, que cuentan con banda sonora de Astor Piazzolla. Las entradas gratuitas se pueden retirar dos horas antes de cada función en la boletería del Teatro.

Por la pandemia de covid-19, las funciones se realizan contemplando los protocolos sanitarios vigentes por lo que hay que respetar el uso de tapaboca-nariz, alcohol en gel y distanciamiento social. Las funciones forman parte del ciclo organizado por el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (Incaa), el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, el Ministerio de Producción, Ciencia e Innovación Tecnológica bonaerense, la Secretaría de Cultura de Mar del Plata, el Teatro Auditorium y la Fundación Piazzolla.

Leer también:

“Seguramente no podemos hacer el festival que soñamos esta edición pero creo que se nota el compromiso, el trabajo y el cariño que ponemos en hacer lo que podemos, y lo que podemos va a estar buenísimo”, sostuvo el crítico de cine y agregó: “No todo lo bueno que soñamos pero va a estar buenísimo. Confiamos en que si siguen mejorando las circunstancias por ahí vamos a tener más sorpresas de las buenas”.

Desde 1954, el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata ha sido un referente en la región y el mundo. Es el único festival competitivo de Latinoamérica reconocido como clase A por la Fédération International des Associations des Producteurs de Films (Fiape) categoría que comparte con el de Cannes, Toronto o San Sebastián, entre otros. En este sentido, el actual presidente confió las dificultades de realizar un evento de este tipo. “No es fácil hacer un festival de este tamaño, en un país como el nuestro tenemos presupuesto en pesos y devaluaciones del cien por ciento, y de pronto hay trámites muy burocráticos para sacar un dólar fuera del país”, sostuvo Lima.

El sucesor de José Martínez Suárez sintetizó que el festival se hace gracias a un gran equipo de trabajo: “Hay un núcleo duro de 30 – 40 personas que trabajan todo el año, es mucho trabajo. Una hermosa retrospectiva que esperamos que se concrete y se pueda ver este año; se viene trabajando desde hace dos años, no es un dato menor para entender lo que hacemos”.

– Tras un año de impasse por la pandemia, ¿este “Camino al Festival” que comenzó en la plataforma de Cine.ar es una antesala de lo que será este festival?
– Exactamente, empezamos de manera virtual, todos los meses hubo programación de películas que pasaron por el Festival de Cine de Mar del Plata. Curadas por los programadores del festival, ahora nos permitió traer tres películas argentinas hermosas y muy distintas entre sí que pasaron por la edición número 35 y no pudieron verse en sala y ahora están acá en el Auditorium, con entrada gratuita y la posibilidad de charlas con los protagonistas, eso que tiene que ver con el festival. A fin de octubre lo vamos a repetir con proyecciones que tienen como dato común la banda sonora del gran Astor Piazzolla y en este año aniversario dialogar con eso y preparándonos para la edición del 18 al 28 de noviembre que va a ser presencial acá en Mar del Plata.

– ¿Habrá también una instancia virtual?
– Tiene que ver con estos años raros que venimos viviendo y en los cuales pensamos 28 festivales posibles viendo cómo se daban las circunstancias y que sabemos que hasta último momento todo puede cambiar. Con lo cual este festival igual va a tener una instancia online porque es lo único que nos podemos asegurar, vamos a tener libros con lo cual podemos trabajar pese a todo: van a ser tres libros hermosos, iban a ser cuatro pero no pudo ser y quedará para el año siguiente. Va a haber que ahorrar un poquitito para comprarlos porque van a ser piezas únicas que se van a vender en todo el mundo.

– ¿Qué sensaciones atraviesan este año?
– Te voy a ser sincero, en muchos momentos soñamos algo distinto. Nosotros soñamos con estar en todas las salas de Mar del Plata, con las salas llenas y volver a esa dinámica pero sabemos que de esa manera, por ahora, no va a poder ser. Pero al mismo tiempo es muy importante como hecho pero también como señal marcar que el festival se hace y que el año pasado también se hizo a pesar de todo. Todas las películas que forman parte de esta edición se van a proyectar en la ciudad de Mar del Plata, eso para nosotros es fundamental. Después internamente hubiéramos querido más y que sea distinto pero por otra parte el hecho y la señal de hacerlo nos parece relevante porque el festival es muy importante, no solo para el cine, para Argentina y para Mar del Plata.

Hay algo de reencuentro vital que es muy lindo y estamos muy contentos, estamos con muchas ganas de poder hacer todo lo que podamos.

– ¿Cuál creés que fue el aprendizaje que les dejó la pandemia?
– Por una parte hay algo que es lógico del funcionamiento de una institución tan grande y compleja, el Festival de Cine se hace porque es un programa del Instituto Nacional de Cine (Incaa) y en ese sentido es muy importante el compromiso real, político y presupuestario del Instituto por lo cual la última palabra la va a tener el presidente del Incaa y eso hay que destacarlo. Pero también me parece que nos dejó tomar conciencia de la importancia del festival en cuanto a cómo impacta en nuestras vidas. Desde la presidencia y la dirección artística somos los enloquecidos que queremos tener mil películas, doscientos mil invitados, dos millones de espectadores y desde producción nos dicen que somos delirantes porque está el tema del dinero y ahora la pandemia. Es la dinámica del corazón  y el bolsillo que nos pasa en la vida cotidiana, aun así hay una manera de encontrar un equilibrio posible que es muy saludable. El año pasado propusimos esa dinámica virtual con un poco de miedo porque no es lo que no encanta.

Leer también:

– ¿Qué balance hicieron?
– La recepción fue buenísima porque mucha gente que no conocía el festival se acercó y ese aprendizaje es importante. El año pasado tuvimos proyecciones en nueve provincias argentinas, desgraciadamente en la ciudad de Mar del Plata no se pudo y tuvimos la experiencia virtual. Y yo estoy convencido de que la persona que se acercó de manera virtual o que fue a una proyección en Tierra del Fuego se quedó enganchada y la vez que pueda va a venir a Mar del Plata. El que pasa por el festival se enamora, es un dato del que podemos dar fe personalmente quienes estamos en el festival, somos unos enamorados de la ciudad y del festival. Incluso para quienes tenemos desconfianza de la virtualidad creo que es una herramienta que hay que utilizar para que sume. Algo que veíamos con cierta timidez de cómo iba a ser recibido funcionó muy bien.

– El festival es venir a la sala y habitar el espacio ¿Creés que la virtualidad cambió el paradigma?
-Por supuesto que lo esencial del festival es el encuentro, vernos en una sala acá en Mar del Plata. Pero lo otro hay que usarlo para que sume, no para que reste. Obviamente si uno puede elige ver la película en la sala en Mar del Plata donde está el director presentando la película o hay un programador que tira unas coordenadas de cómo encontrar algo en la película o cómo dialoga con otra. Creo que se encontró una manera,  yo asistí a muchos festivales online desde mi casa pero se encontró una manera bastante consistente de reflejar lo que es el festival. Sigo viendo las charlas con Norma Aleandro, Manuel Antín y muchas sesiones de preguntas y respuestas con directores y creo que se consiguió, con la distancia que pone lo virtual, cierta cercanía.

Festival Cine Mar del Plata

Fernando Lima y Cecilia Barrionuevo en la trasmisión virtual del 2020.

– Mencionabas que ‘Camino al Festival’ va contar con proyecciones de películas que tienen como banda sonora a Piazzolla ¿Por el centenario hay propuestas en este sentido?
– En “Camino al Festival” tenemos este homenaje y actividades específicas. La intención es el 3 de noviembre anunciar la programación porque hay actividades que faltan cerrar. Pero hay una obra en vivo muy hermosa en relación a nuestro querido y admirado Astor Piazzolla que también va a llamar mucho la atención.

– En cada edición hay un país y artista invitado ¿Esta vez lo van a poder realizar?
– Estamos trabajando en esto. Nos estamos adaptando a las circunstancias, también es cierto que el festival tiene un apoyo constante de países como España, Italia, Francia, Corea, Canadá, Suiza, Israel. Son muchos países que se dan cuenta de la importancia que le damos al festival y siempre colaboran y ya los consideramos parte. Y algo que emociona mucho y que yo no pensé que iba a pasar tanto es que hay muchos directores, realizadores, productores, gente del mundo del cine que pregunta si va a ser presencial pero piden que no los invitemos, que vienen por sus medios. Estamos hablando de gente que tiene que viajar 15 horas en avión para estar acá. Hoy no podemos asegurar que puedan estar porque es el mundo que estamos viviendo por ahora.

Leer también:

– El año pasado surgió un rumor sobre eliminar el premio Piazzolla y además históricamente se siembra la idea de que el festival se va a hacer en Buenos Aires ¿Qué pensás sobre estas cuestiones?
– Es una lástima, pero por suerte el público pasa un poco de esto. Desde el año 1996 el festival continúa y pasamos por el 2001, pasamos por gobiernos que no tuvieron una relación tan buena, necesaria con la cultura, incluso con funcionarios que demostraron que el festival no les caía del todo simpático y lo decían, y el festival siguió. También es muy importante y lo digo honestamente, el festival  implica un hecho político, cuando digo política con mayúsculas: política cultural. Acá no debiera haber diferencias, cuestiones partidarias.

El festival es muy importante para nuestro pueblo, para el cine y gobierne quien gobierne el festival tiene que recibir el apoyo que se merece, no solo del Instituto, Nación, Provincia, la ciudad que de hecho participan. Tienen que comprometerse en la realización porque el festival  puede crecer más y para eso necesita apoyos reales. El festival nos representa en el mundo. Hay que volver a esta cosa de la ciudad tomada por el festival, que uno iba a comprar al supermercado y veía a la cajera mirando una grilla porque en cuanto terminaba su turno veía qué película podía ver, creo que eso habla de muchos años de construcción y hay que cuidarlo.

Se arman estas cuestiones, también es cierto que es mucho más fácil opinar en Twitter que hacer un festival, son las reglas de juego y queda lo importante. El festival ha logrado un estatuto que aun en el peor de los escenarios eventuales no se lo puede tocar porque se arma. Sin embargo, tenemos que estar siempre atentos.

– Tras el fallecimiento de José Martínez Suárez ¿cómo venís transitando la responsabilidad asignada en este rol?
– A José lo conocí como público, debo decir que si hay alguna continuidad es porque yo soy de Racing. Es un honor excesivo, hay algo que es compartido y es el amor y el compromiso hay cosas que creo que se notan. El compromiso con la ciudad y con el festival es de alma y de corazón, como lo tenía José, como lo tengo yo, como lo tiene Cecilia Barrionuevo, los programadores que realmente trabajan todo el año.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,


Comentarios