Domingo 20 de octubre | Mar del Plata
¡Seguinos!
08/03/2015

Habla Miguel Cantilo, se escuchan las palabras del rock

El músico publicó recientemente un nuevo disco y libro. De paso por Mar del Plata rememoró los veranos en el Teatro de la Comedia en la década del 70, evaluó al nuevo rock y adelantó que “recordará” a Pedro y Pablo.

Habla Miguel Cantilo, se escuchan las palabras del rock

Verano de 1972. El país está bajo el gobierno de facto de Alejandro Lanusse. En Mar del Plata el diario El Atlántico anuncia en su cartelera de espectáculos: “Trasnoche. Diariamente. Recitales beat con Pedro y Pablo. Grupo Sui Generis. Platea $5”.

En la peatonal San Martín un tipo gordo con pelo largo, repite una y otra vez la publicidad del volante que entrega a los peatones. Es el Gordo Pierre. El panfleto dice: “Teatro de la Comedia Marplatense. 0:30. Pedro y Pablo, La Cofradía de la Flor Solar, Sui Generis y otros”.

Es el Teatro de la Comedia, de Santa Fe y Rivadavia, ubicado debajo del bar “Teorema”. El director de la sala es Gregorio Nachman, un precursor de la actividad teatral y cultural en la ciudad. Más tarde, en 1976, sería secuestrado y desaparecido en manos de la dictadura.

Después de la medianoche, cuando ya pasaron las obras teatrales, es el turno de la nueva música: el rock. La primera parte del espectáculo la presenta el Gordo Pierre y anticipa que van a abrir el programa dos jóvenes promesas que todavía no han grabado material. Así aparecen en escena dos flaquitos: uno manipulando nerviosamente una flauta dulce y el otro empuñando una guitarra, con una mancha en la cara.

Charly García y Nito Mestre dan sus primeros pasos como “teloneros” de Pedro y Pablo, la banda de Miguel Cantilo y Jorge Durietz, que le puso letra al rock de denuncia y contestatario de los ’70.

Verano de 2015. Miguel Cantilo se presenta en la Villa Victoria con un nuevo disco bajo el brazo: “Canciones de la buhardilla”. Y en el marco de una serie de notas habla con QUÉ.  Pónganse de pie.

Esa época del Teatro de la Comedia me marcó la vida y cada vez que vengo a esta ciudad me acuerdo de lo que pasaba en ese entonces”, dice Miguel ni bien se le menciona aquel relato que escribió en su libro “¡Qué Circo! Memoria y presente de medio siglo de rock argentino”.

“El recuerdo de los años ‘70 es muy fuerte porque pasaban muchas cosas, con Gregorio Nachman que era el regente del teatro, que montaba unas obras revolucionarias y nos daba a nosotros la trasnoche para hacer los conciertos. Todo eso me marcó la vida y es indisoluble”, continúa.

Miguel Cantilo es uno de los historiadores del rock argentino. Ese papel lo desplegó de la mejor manera en el libro editado en 2011, pero lo hace a cada momento, cada vez que se le presenta recordar y describir al rock de ayer y al de hoy, al que sigue perteneciendo activamente.

Nosotros presentábamos como teloneros a Sui Generis que venían a veranear con la guitarrita y la flauta, tenían 17 o 18 años. Esa sala albergó también a La Cofradía, e iban como público algunos que no tocaban pero que veían a los recitales como Pappo, Ricardo Soule, Facundo Cabral, que se sentaban en las plateas a escuchar”, sigue.

Una de las patas fundamentales de aquella movida cultural eran los artesanos. “Estaban en un lugar que se llamaba Artesanata, que era una galería de artesanías, y todos terminaban de trabajar y venían a ver los conciertos”, completa.

– ¿Te sentís reconocido por el rock de hoy?

– A mí me importa más el reconocimiento del público que el de los artistas, porque entre los artistas siempre existe un grado de competencia que les impide reconocer si sus colegas son mejores  o peores. No es lo que me importa mucho. Por supuesto que tengo amigos artistas y me dan sus opiniones de lo que yo hago, pero en general yo apunto más al reconocimiento de la gente a la que le interesa acercarse a recitales, comprar los discos, escucharlos. Entonces estoy atento a eso. Y ese reconocimiento me parece que funciona, de hecho vivo de mis actuaciones y de mis discos. En todos estos años no he tenido que buscar otra fuente de ingresos y sigo sacando discos. Ya llevo 24.

– ¿Qué se ve al mirar desde atrás al rock actual?

– En los ’70 eran diez bandas a lo mejor que marcaban el nivel que había que seguir. Y después vino una camada enorme, sobre todo en la década del 80, con un recambio muy fuerte, que también aportó y sigue aportando. Hoy para una banda nueva es mucho mas difícil abrirse paso porque no hay diez grupos, hay de a miles, entonces hay que salir a abrirse paso en una maraña de bandas de todo tipo que realmente hace difícil el avance.

– La existencia de tantas bandas lleva a una dispersión mayor del público.

– Las bandas van convocando de a poco y llegan a una cantidad de 100, 200 o 300 que ya les hace sentir que tienen su público. Ese es el caminito que veo que hacen las bandas y ya los que juntan 200 0 300 están confiados en que pueden ir a más. Pero hay también una ansiedad por convocar y antes no estaba. A un tipo como Spinetta yo lo he ido a ver a un teatro con Pescado Rabioso con unas pocas personas. No había una psicosis  para ver cuánta gente meto y cuanta plata me llevo. Creo que eso es un poco lo que perjudica a la calidad, la presión por ver si puedo aumentar el volumen de mi público  y llegar al Luna y a River. Toda esa obsesión condiciona un poco la evolución musical de las bandas.

Miguel Cantilo con su banda

A los 65 años, Miguel Cantilo no sólo recuerda y no sólo observa desde afuera, sino que también proyecta, desde adentro. En 2014 publicó el disco  “Canciones de la buhardilla” y el libro “Jardines del Origen”.

¿Con el paso del tiempo se le sigue escribiendo a lo mismo, aunque de distintas maneras?

– No,  se le sigue escribiendo a lo que va pasando. Lo que pasaba hace 30 años no pasa y pasan otras cosas. Entonces es ridículo ponerte a cantar una canción de protesta contra el autoritarismo porque eso ya pasó. Creo que se le sigue cantando a lo que pasa y los chicos en sus canciones reflejan el mundo que viven hoy en día, o sea un mundo con mucha tecnología, con mucha imagen, con otras drogas, con otras costumbres y todo eso está reflejado en las canciones.

– ¿Vos a que le seguís cantando?

– A lo que me pasa a mí.  Es el reflejo de la vida que llevo, como siempre ha sido. En otro tiempo la vida que llevábamos era que la policía nos agarraba para averiguación de antecedentes, que había militares en el gobierno y reflejábamos que pasaba eso. Hoy me pasan otras cosas y reflejo lo que me ocurre. No estoy tan atento a la cosa testimonial – social – contestataria sino más bien a describir las vivencias que voy atravesando.

– Y el camino literario te encuentra con un nuevo libro

– Acabo de publicar una novela, “Jardines del Origen”. Es una novela en la que también hay muchas vivencias personales y recogidas de personajes de mi ambiente, muy criolla, muy porteña. Y la verdad es que es una nueva experiencia, porque hasta ahora venia escribiendo sobre el rock, los hippies y un poco la historia. Y esto es una novela de ficción donde hay personajes que interactúan y que escriben toda una historia en la que, por su puesto, el rock tiene participación en algunos tramos. Se trata de una aventura de meterme en la ficción y me seduce, por eso voy a seguir haciéndolo en paralelo con la música y las canciones, que son mi forma de vida.

Una forma de vida. Miguel Cantilo dice que la música es su forma de vida y quién se lo podría discutir. El año lo empezó por sur del país, siguió en Rosario, estuvo en Mar del Plata y ahora prepara la presentación “oficial” de su disco en Capital Federal. Y después seguirá recorriendo el país y a mitad de año, como lo hace habitualmente, se irá para España donde ya tiene un circuito de actuación que lo espera.

En medio de todo eso, Miguel cuenta que tiene algo más pensado para este año: recordar alguna época de Pedro y Pablo, como Conesa, aquel inolvidable disco de 1972. Entonces, Padre Francisco, Blues del Éxodo, Apremios Ilegales, Catalina Bahía y varias canciones más volverán a primera escena. Porque Miguel Cantilo, después de tanto, tiene ganas de que su forma de vida nunca se pierda.

Ver más: , , , , , , ,