Lunes 16 de septiembre | Mar del Plata
¡Seguinos!
27/06/2015

“Pepe es el Quijote de mi vida”

Cecilia Milone se presentará junto a Cibrián y Raúl Lavié esta noche en el Auditorium con “El hombre de la Mancha”, donde encarnará a Dulcinea. “Siento que esta es la mejor versión del musical”, dijo la actriz sobre la obra que tiene 50 años.

“Pepe es el Quijote de mi vida”
(Foto: Lucho Gargiulo)

Cecilia Milone está emocionada, ansiosa, contenta, entusiasmada. Esta noche volverá a interpretar a Dulcinea en El hombre de la Mancha, obra que Pepe Cibrián dirige, produce y también actúa. “Yo feliz de la vida de compartir escenario con Pepe, es como mi padre artístico”, cuenta la actriz.

Un casting es cuando actores y actrices se presentan y audicionan para hacerse de un papel. En el caso de Cecilia Milone y su Dulcinea fue bien diferente. Una noche, como tantas noches, Pepe Cibrián la llamó antes de dormirse y le contó que tenía ganas de hacer un musical y de protagonizarlo. Además le dijo que quería que ella estuviera con él. Pero no le decía qué musical, Cecilia tenía que adivinarlo, porque… bueno, así es Pepe, o al menos así es con Cecilia.

“Me di cuenta que era El hombre de la Mancha y yo feliz de la vida, porque Dulcinea es un personaje intenso, muy rico y poder compartir escenario con él que ha sido mi padre artístico… Yo siempre digo que estoy hecha con una costilla de Pepe Cibrián, me ha formado completamente”, recuerda Cecilia de esa noche en la que se volvió Dulcinea.

El Quijote de la Mancha es una de las obras más importantes de la literatura española (por no decir la más). Es la historia de un hombre, sus sueños, sus ideales y una sociedad que no entiende o acepta. Es la historia de muchos y es, también, la historia de Cecilia y Pepe. “Pepe es el Quijote de mi vida, me ha enseñado a soñar y me ha cumplido los sueños, con él cumplí el sueño más importante que era el de ser artista. Y con él aprendí a cumplir mis sueños, a autogestionármelos”, sostiene la actriz.

Así se empezó a gestar El hombre de la Mancha, una obra norteamericana que lleva 50 años, pero que en esta versión contaría con Pepe Cibrián como productor, director, Cervantes y Quijote y con Cecilia Milone como Dulcinea. Pero todavía hacía falta el escudero entre los escuderos, les faltaba Sancho.

“A la semana de la propuesta –cuenta Cecilia-, vamos a un estreno y coincidimos con Raúl Lavié. Pepe le cuenta la idea de hacer El hombre de la Mancha y Raúl se ofrece para ser Sancho. Son una dupla extraordinaria. El physique ya es estupendo, esa diferencia de altura queda excelente”.

-¿Cómo es tu Dulcinea?

-Mi Dulcinea es una dulcinea de Pepe Cibrián también. Tiene mucha poesía. Lo fantástico que hizo de esta versión, que si bien no es libre, fue exaltarle el romanticismo y el humor, por lo que se hizo más cervantina y se acercó más al Quijote.

-¿Qué podés decir de esta versión de El hombre de la Mancha?

-Siento que esta es la mejor versión de la obra, porque tiene la inteligencia y la precisión de los musicales norteamericanos, pero tiene la sensibilidad, el vuelo y la poética que solo alguien que entiende y ama al idioma español como Pepe puede lograr.

-¿Qué te parece el Quijote? ¿Es o se hace?

-Nunca sabré si Quijote ve los molinos de viento o en el fondo decide hacerse el loco. Pero lo que importa es ese mensaje permanente que nos da el Quijote a todos, que en la vida no importa ni perder ni ganar, importa buscar el sueño, el ideal, insistir en la búsqueda, en cada día ser mejor y hacer mejor al mundo. Un mensaje que nos viene muy bien a los argentinos en este año.

-Y en tu caso ¿ves molinos de viento?

-Creo que me hago la loca y algunas veces me invento mis molinos de viento. Creo que mis molinos de viento son esos, esto de complicar más las cosas complicadas para hacerlas una aventura y a las simples meterle también una complicación. Creo que esos son mis molinos de viento más valiosos. Que también tienen que ver con un romanticismo constante con la manera de vivir. Y tal vez uno se hace el loco porque en el fondo sabe que la vida es muy dura y prefiere enfrentarse a los molinos de viento que a los dolores reales.

La vida es demasiado dura dice Cecilia Milone y quién pudiera decirle otra cosa. Y a la vida también le hacen falta más musicales, como El hombre de la Mancha, que esta noche, a las 21.30, presentan en la sala Piazzolla del Teatro Auditorium junto a Sancho Lavié y Quijote Cebrián.

DE LA COSTILLA DE CIBRIÁN

La relación de Cecilia y Pepe es familiar, se nota amor cuando ella habla de él y también cuando están los dos en un cuarto, en el escenario, en donde sea. Es una relación tipo mamuschka, en la que se encuentran muchas relaciones.

-Con el Pepe director soy una nena, soy su hija y me dejo hacer, llevar y estoy completamente entregada. Con el Pepe compañero no me llevo tan bien, es muy desobediente de su propio director y yo soy más disciplinada. Me llevo fantástica, pero lo reto más a él.

-Y en la vida dejo de ser hija para ser su madre absolutamente porque lo protejo, le hago el té, le hago masajes. Creo que también es típico en las personas que tienen en lo profesional una exposición tan grande y un rol de que se come los chicos crudos, porque Pepe de verdad que es un rey, pero claro, cuando llega a su casa tiene que bajar de ese caballo y que lo mimen un poco.

Cecilia es la hija de Pepe, la mamá de Pepe y la hermana peleadora de Pepe.

Ver más: , , , , , , , , , , ,

Comentarios